jueves, septiembre 16, 2021
19.6 C
Mar del Plata
InicioDEPORTESTokio 2020 se muestra al mundo pero de espaldas a su gente

Tokio 2020 se muestra al mundo pero de espaldas a su gente

La organización de los Juegos Olímpicos apostó a seguir adelante y no cancelar la cita, pero las limitaciones opacan el desarrollo y ponen a los locales en contra. ¿Fue una buena decisión?

Por Florencia Cordero (Enviada Especial a Tokio)

El calendario de Tokio 2020 avanza tal como estaba previsto y la televisión emite al mundo las imágenes de las competencias. Si bien los japoneses están orgullosos de mostrar que son capaces de llevar adelante estos Juegos, la realidad es que estamos muy lejos de hablar de una situación normal en cuanto a lo que la cita olímpica representa.

En principio, los grandes escenarios vacíos son la muestra más acabada de que estamos en presencia de un evento deslucido. El alma de los Juegos es el público. Ese intercambio entre los países, la confraternidad, el contacto, el abrazo, la cercanía entre culturas diversas. Todo estas cosas que no suceden por estos días, en estas condiciones, con la prohibición de la llegada de espectadores extranjeros y entre los que asistimos para cumplir una determinada tarea.

Pero la decisión de ratificar la ausencia de hinchas japoneses para minimizar los riesgos de contagio, terminaron de darle el golpe mortal al escaso brillo que podría tener Tokio 2020 en este contexto de pandemia. Así las cosas, los locales siguen con su vida cotidiana lejos de la actividad olímpica y en Estado de Emergencia con más limitaciones.

Con el correr de la competencia queda en claro que hay escenarios gigantes y otros al aire libre que podrían haber contado con público local sin problemas. Pero las autoridades se mantuvieron firmes para no cargar con el costo político que implicaría la expansión del COVID a causa de los Juegos. Dadas las circunstancias, se aceleró el ritmo de vacunación exponencialmente y se espera que Tokio 2020 provoque el menor daño posible a la gestión actual.

Uno de los argumentos fuertes para avalar la realización tiene que ver con respetar el trabajo que los atletas vienen realizando desde hace más de 4 años. No hubiera sido justo cancelar y tirar a la basura el esfuerzo y la dedicación que cada uno puso en su objetivo de llegar a los Juegos. Ahora bien, tampoco es justo que un deportista quede eliminado por COVID positivo o ser contacto estrecho. Y es algo imposible de controlar. Nadie gana con unos Juegos en estas condiciones.

El agotamiento mental y emocional de la población local por la pandemia y el estado de estrés que se genera entre los visitantes (deportistas, dirigentes y periodistas) nos hace dudar seriamente si llevar adelante los Juegos en estas condiciones fue una idea acertada. Esa sensación de creer que Tokio 2020 no debía ser una hecho existió desde siempre, pero hoy con los Juegos en marcha es algo más que una certeza.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com