jueves, septiembre 16, 2021
19.6 C
Mar del Plata
InicioOPINIÓNLa Corriente de El Niño y la Oscilación del Sur

La Corriente de El Niño y la Oscilación del Sur

Relación entre una de las anomalías climáticas más estudiadas, el Niño Jesús, el río Paraná y la hidrovía.

Por Pedro Mazza / Conductor de “El Señor del Tiempo”

Cuando los primeros españoles llegaron a suelo incaico se encontraron con un pueblo muy autoritario pero perfectamente organizado. Pocas sociedades pre colombinas contaban con una organización tal que permitía que las familias de los guerreros caídos en batalla contaran con una suerte de pensión, cosa que también sucedía con los ancianos, huérfanos y minusválido. Todos bien alimentados, vestidos y con salud aceptable. Esto a costa de un trabajo sacrificado y constante de todos aquellos en condiciones de trabajar para mantener, cuidar y hacer producir los frágiles ecosistemas andinos. Todo era importante. Desde los pocos árboles disponibles, hasta el guano depositado por las aves pues era el fertilizante por excelencia para una agricultura difícil de llevar por el camino del éxito. Lo escaso del agua y la pendiente del terreno eran, entre otros, obstáculos importantes a los cuales enfrentaron con creatividad, compromiso y sacrificio.

Sin embargo notaron que cada determinada cantidad de años todo escaseaba y la salud y el bienestar se veían amenazados.

Cerca de la fecha de Navidad la pesca donde las aves iban en busca de los deshechos para alimentarse desaparecía. No había peces. Y al no haber peces no había comida para las aves por lo que el fertilizante tampoco iba a estar disponible.

A la vez que sucedía esto en el sur del Brasil se producían lluvias torrenciales con consecuencias catastróficas para las sociedades que estaban comenzando a consolidarse en el nuevo mundo.

Llevó un tiempo pero la ciencia pudo conectar una cosa con la otra. El problema aparecía en el mar pero no frente a las costas occidentales de sudamerica, sino que comenzaba más al Oeste, sobre Oceanía.

El NIÑO Y LA OSCILACIÓN DEL SUR (ENSO por sus iniciales en idioma ingles) es lo que explica esta intrincada relación de cuestiones ambientales entre las que se destacan variables atmosféricas, climatológicas, económicas y sociales.

Corriente de El Niño

No se puede precisar cada cuanto tiempo sucede pero cada determinada cantidad de años, en una fecha próxima a Navidad (lo que origina su nombre: El Niño) una gigantesca “burbuja” de aguas cálidas se separa de la zona contigua a Oceanía y se mueve en dirección al Este llegando a las costas de Perú y Ecuador, lo que se ve favorecido por una disminución de los vientos alisios que en nuestro hemisferio soplan del Este a Oeste cerca del Ecuador.

Parece ser que esos vientos son los que mantienen esa región de aguas cálidas sobre la zona próxima a Nueva Zelanda /Australia.

De modo que cuando el viento disminuye la burbuja se mueve.

 

Esa superficie de aguas cálidas hace que sobre ella el aire también gane temperatura haciéndose más liviano (Disminuye la presión atmosférica) a la vez que los movimientos ascendentes del aire transportan cantidades colosales de vapor de agua hacia el seno de una atmósfera fría hasta que comienza la condensación y surgen grandes sistemas de nubes productoras de tormentas eléctricas. En la medida en que baja la presión atmosférica frente a la costa occidental de Sudamérica, aumenta sobre Oceanía: sube en un lado y baja en el otro a lo que se denomina Oscilación del Sur. Pero eso no es todo. El impacto es mucho más complejo y diverso. Se ha establecido una conexión estrecha entre la presencia de ENSO y las precipitaciones torrenciales que se dan cada indeterminada cantidad de años sobre el sur de Brasil, este de Paraguay y NEA lo cual lleva a desborde de ríos, inundaciones, desplazados. Muchas veces con pérdidas humanas y materiales.

Pero esto también tiene una “contracara” porque mientras que esto que describimos pasa por estos lares, en el norte de Brasil, en Australia, en el sudoeste de EEUU sobrevienen terribles sequías que dan lugar a incendios forestales que algunas veces son espontáneos y otras cuenta con un disparador que puede ser una conducta humana desaprensiva e inconsciente.

La otra cara de la monda

Entonces, cuando la temperatura de la superficie del mar sobre el Pacífico ecuatorial está por encima de la temperatura que tendría que tener, se dice que estamos ante la presencia de la Corriente de El Niño (fase cálida) y ocurre lo que hemos contado anteriormente. Ahora, cuando lo que ocurre es al revés: la temperatura de la superficie del agua de mar está por debajo de la que tendría que estar (La niña), pues entonces ocurre todo lo contrario: la superficie de aguas cálidas queda sobre Oceanía donde abundan las precipitaciones, mientras que sobre Sudamérica llegan períodos a veces muy extensos con falta de precipitaciones con todo lo que esto implica: sequías, parte alta de la cuenca de los ríos del litoral sin o con bajo caudal, menor disponibilidad de vapor de agua transportados hacia la Pampa húmeda y mayor probabilidad de heladas tardías y tempranas. Un perfecto efecto DOMINÓ.

La producción amenazada

Otra de las consecuencias de que se “apoye” esta burbuja gigante de agua caliente frente a las costas peruanas es la reducción de la fauna ictícola. Resulta que las corrientes de agua fría como la de Malvinas por ejemplo, son ricas en nutrientes ofreciendo variedad y calidad de especies.

La Corriente marina de Humboldt baña las costas de Chile llegando hasta Perú. Desde ahí vira a la izquierda o sea que dobla hacia el Este salvo que haya algo que no la deje llegar. Y justamente se “algo” resulta ser el agua caliente.

Resumiendo entonces:

Cada vez que estamos ante la Corriente De El Niño pasa lo siguiente:
• Disminuye la pesca sobre los caladeros peruanos que están entre los más importantes del mundo.
• Aparecen sequías con consecuencias dramáticas en Oceanía, norte de Brasil y sudoeste de EEUU.
• Se producen incendios de grandes magnitudes
• Se registran inundaciones sobre el NEA que muchas veces se conectan con períodos de importantes excesos de lluvia sobre la Pampa Húmeda. También con inundaciones y desplazados.
Por el contrario, cada vez que estamos en Fase Fría ocurre todo al revés
• Deja de precipitar sobre el sur de Sudamérica.
• Aumentan las precipitaciones sobre Oceanía.
• Baja notoriamente como ahora el nivel de los ríos mesopotámicos comprometiendo la salida de las exportaciones. Debemos tener en cuenta que el 80 % de la producción de Argentina es a través de la HIDROVÍA.

Situación actual

De acuerdo al análisis que un conjunto de países hace en pos del estudio y de la comprensión del fenómeno, y así advertir sobre los lugares que puedan resultar más afectados con la mayor antelación y precisión posible, podemos decir que hoy, finales de julio 2021 La Corriente de El Niño Oscilación del Sur se encuentra en fase neutra. Esto habla de un escenario para los próximos tres meses con precipitaciones y temperaturas dentro de los valores históricos para el sudeste de la provincia de Buenos Aires.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com