25.2 C
Mar del Plata
miércoles, marzo 3, 2021
Inicio InfoBlogs Daniel Temperoni Periodista Una declaración binacional que imaginó las bases del Mercosur

Una declaración binacional que imaginó las bases del Mercosur

Cuando los ex presidentes Raúl Alfonsín y José Sarney se encontraron en Foz do Iguazú el 30 de noviembre de 1985, sabían fehacientemente que no iba a resultar sencillo llegar al sueño del Mercosur.

Sin embargo, el 26 de marzo de 1991 en Asunción, Argentina, Brasil y Paraguay plasmaron el acuerdo sobre el que seis años antes se había rubricado el acta en territorio brasileño.

Como suele decirse, demasiada agua ha pasado por debajo de este puente regional.

También, sin duda, mucho de lo que ocurrió debió haberse trabajado con mayor esmero, pero en ciertos momentos las actitudes individuales mellaron la coraza del conjunto.

Los furibundos intentos norteamericanos y los más delicados pero de igual magnitud mostrados por la Unión Europea, para tratar de desvencijar la defensa sudamericana, nos han hecho perder demasiado tiempo en este juego mundial que requiere de un equipo para salir adelante.

Múltiples fueron los embates para que los países integrantes forjaran acuerdos parciales con los dos polos comerciales, ahora tentados por un tercer jugador como China que aparece con otro rostro pero con una estrategia similar a la de sus contendientes.

En un mundo cada día más complicado, donde la globalidad arrasa con cualquier maniobra que intente desmarcarse del libreto, es indispensable estar asociado, agrupado y contenido.

Esto no significa arriar banderas, dejar de lado objetivos nacionales o bajarse de los propios sueños.

Debe entenderse como un esfuerzo multiplicador más allá de los colores que gobiernen eventualmente a los países comprometidos en el marco del Mercosur.

No resulta fácil ponerse de acuerdo con aquellos que, tal vez, piensen distinto, pero es inexorable buscar los puntos necesarios sobre los cuales asentar los pasos que nos lleven a resultados satisfactorios para todos.

De eso se trató fundamentalmente aquel encuentro de Foz do Iguazú y resulta imperioso que hoy se profundicen los entendimientos regionales para que las soluciones salgan de esta tierra y no de los escritorios ajenos que siempre terminan cobrándonos punitorios.-

@danieltemperoni