22 C
Mar del Plata
miércoles, marzo 3, 2021
Inicio InfoBlogs Daniel Temperoni Periodista El valor de la democracia debe ser defendido en cada acto ciudadano

El valor de la democracia debe ser defendido en cada acto ciudadano

La democracia se mantiene como el mejor sistema de gobierno en el mundo, mediante el debate de las ideas y la consolidación de la independencia de poderes.

La sucesión de ciertos eventos y procesos, así como la aparición de personajes que usan el orden democrático para avanzar con otras pretensiones que colisionan con los preceptos que lo sustentan, ponen sobre la mesa una discusión sobre el sistema en sí mismo.

El avance fáctico sobre un gobierno democrático en Bolivia, mostró rápidamente de qué se trataba y soportó sólo 11 meses hasta que se reinstaló plenamente un presidente constitucional en ejercicio.

Otros casos no han corrido la misma suerte y aparecen como ejemplos de nuevas corrientes de acción que aprovechan el entramado para echar sombras y dudas sobre las autoridades legalmente constituidas.

Sendas democracias en el mundo han sentido los rigores de sus mandatarios, como Brasil y Estados Unidos, donde los bordes sistémicos se ven agredidos de forma permanente por maneras de actuar que lejos están de los estatutos preestablecidos y le hacen daño a las previsibilidades propias de la democracia.

Con personajes reñidos con las prácticas habituales, se ha avanzado sobre las propias fortalezas del sistema y dejan a su paso nuevas debilidades que las realidades por modificar no llegan a corregir a tiempo.

Esa peligrosidad muchas veces no es advertida por la ciudadanía, porque se tratan de encubrir los manejos poco claros de la institucionalidad, casi siempre acompañados de campañas periodísticas y publicitarias que terminan por abortar cualquier posibilidad de esclarecer el panorama.

Ya no sólo son las democracias de países fuera del primer mundo las que peligran en su propio accionar contradictorio.

Estados Unidos siempre vendió la imagen de un sistema intachable y duradero, sin grietas aparentes en su manejo interno, aunque siempre dejó en claro su dudoso derecho a intervenir en otros procesos democráticos cuando no pasan su tamiz.

Ahora sufre en carne propia la aparición de un efecto devastador en 46 meses de gestión de Donald Trump, que tendrá que revertir Joe Biden y que se impone como la primera medida que le reclama mayoritariamente el electorado norteamericano.

La ciudadanía es el vector revitalizador y el presente impone generar anticuerpos contra la aparición de fenómenos que sólo buscan aprovecharse de las mayorías.

Como siempre, aún en esta modernidad, la democracia se hace y se defiende en cada acto ciudadano.-

@danieltemperoni