jueves, septiembre 16, 2021
19.6 C
Mar del Plata
InicioEL MUNDOUna atleta bielorrusa que temía por su seguridad obtuvo la visa de...

Una atleta bielorrusa que temía por su seguridad obtuvo la visa de Polonia

La velocista bielorrusa Kristina Timanovskaya protagonizó el caso más político de los Juegos Olímpicos de Tokio al refugiarse en la embajada de Polonia en Japón y recibir una visa humanitaria tras evitar ser enviada de manera forzosa a su país.

Bielorrusia, una exrepública soviética bajo sanciones de Occidente, es gobernada desde hace 24 años por el presidente Alexandr Lukashenko, acusado de persecución política y de haber cometido fraude electoral en los últimos comicios para garantizar su reelección en el cargo.

De acuerdo con cifras difundidas por organizaciones de derechos humanos, en mayo de este año Bielorrusia mantenía al menos 400 personas detenidas por razones políticas, muchas de ellas arrestadas durante la ola de protestas populares que siguió a la cuestionada reelección de Lukashenko en los comicios del 9 de agosto de 2020.

La atleta de 24 años debía participar, de una de las competencias, pero ayer se presentó en la Villa Olímpica personal del Comité Olímpico bielorruso, que encabeza Viktor Lukashenko, hijo del presidente, para decirle que su participación en los Juegos había terminado e iba a ser enviada de urgencia a la capital de su país, Minsk.

Días antes, Timanovskaya había criticado duramente a la Federación Bielorrusa de Atletismo por obligarla a participar en el relevo de 4×400 metros, cuando en principio debía correr los 100 y 200 metros. Según ella, el cambio se debe a que otros dos atletas no habían superado un número suficiente de controles antidopaje.

Sus comentarios desataron una ola de críticas contar ella en los medios estatales de Bielorrusia, y esta situación hizo que la velocista temiera que, una vez arribada a su país, quedara presa como tantos otros críticos de decisiones o acciones del Gobierno.

La atleta fue escoltada al aeropuerto de Tokio por funcionarios del Comité Olímpico Nacional de Bielorrusia, y debía pasar la noche en un hotel de la estación aérea antes de regresar a su país.

Pero, según dijo Anatol Kotau, de la Fundación de Solidaridad Deportiva de Bielorrusia (BSSF), quien está en contacto directo con Timanovskaya, la atleta evitó tomar un vuelo hacia Estambul y se acercó a un oficial de policía japonés para pedirle ayuda.

Finalmente, acudió a la embajada polaca en Tokio y el Gobierno polaco anunció que le había concedido un visado humanitario.

“Temo que me puedan encarcelar en Bielorrusia”, dijo Timanovskaya ayer en una entrevista con el sitio de noticias deportivas bielorruso Tribuna.

“No tengo miedo de que me despidan o echen de la selección nacional. Estoy preocupada por mi seguridad. Y creo que en este momento no es seguro para mí en Bielorrusia. No hice nada, pero me privaron ya del derecho a participar en la carrera de 200 metros y querían enviarme a casa”, agregó.

El Comité Olímpico Internacional (COI) dijo que Timanovskaya había pasado la noche en un hotel del aeropuerto y estaba en manos de las autoridades japonesas.

El portavoz del COI, Mark Adams, agregó en una rueda de prensa diaria que el COI ha pedido al Comité Olímpico Nacional de Bielorrusia un informe escrito completo sobre la situación.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com