jueves, octubre 21, 2021
19.6 C
Mar del Plata
InicioOPINIÓNUna aldea global que adolece de infinitas problemáticas

Una aldea global que adolece de infinitas problemáticas

En paralelo con la gestión de la pandemia de coronavirus a nivel global, la Organización Mundial de la Salud salió públicamente a marcar los límites de contaminación del aire en el planeta y consideró que se trata de una de las mayores amenazas para la salud de la humanidad.

Por Daniel Temperoni
Por Daniel Temperoni

La OMS decidió rebajar fuertemente los límites tolerados para contaminantes como el ozono, el dióxido de azufre, las partículas en suspensión, el dióxido de nitrógeno y el monóxido de carbono.

El organismo dependiente de Naciones Unidas remarcó que estos efectos provocan la muerte prematura a 7 millones de personas al año por la vía de enfermedades no transmisibles, particularmente en las naciones menos desarrolladas.

Si bien indicó que estas nuevas reglamentaciones no son de cumplimiento obligatorio, significan un marco de acción que los países deberían poner en marcha para asegurar el bienestar de sus habitantes.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló que esta última actualización de los índices de contaminación en los últimos 16 años, tienden a “proteger el medioambiente, reducir el sufrimiento y salvar vidas”.

“La contaminación del aire es una amenaza para la salud en todos los países, pero golpea especialmente a las poblaciones de los países con escasos recursos”, aseguró.

Para Hans Henri Kluge, titular de la Organización Mundial de la Salud para Europa, “el aire puro debería ser un derecho humano fundamental y una condición necesaria para la salud y la productividad de las sociedades”.

“Sin embargo, –dijo- aunque la calidad del aire haya mejorado un poco durante las tres últimas décadas, millones de personas siguen muriendo prematuramente, a menudo en poblaciones más vulnerables o marginadas”.

Pusieron a la contaminación ambiental en el mismo nivel de incidencia que el cambio climático.

Para comprender mejor esta problemática mundial, sólo basta con mencionar que en 2019 se registró que más del 90% de los seres humanos vivían en regiones donde la contaminación superó los niveles fijados por la OMS en 2005 en relación a la exposición prolongada a partículas finas PM 2,5.

Estas micropartículas pueden llegar a penetrar en los pulmones y en el sistema circulatorio, provenientes en su mayoría del uso de carburantes.

Los desafíos de los gobernantes no sólo pasan hoy por salir de la pandemia, hacer desaparecer las hambrunas y generar puestos de trabajo dignos.

También involucra esfuerzos destinados a pensar un mundo donde el consumismo demencial deje paso a un orden ambiental sustentable.

Twitter: @danieltemperoni

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com