23/04/2021
viernes 23 de abril del 2021 - T
23 abril 2021 - T
miércoles, 24 de marzo, 2021 - 11:32 hs.
El Papa de las periferias y su contundente mensaje
La tierra que se considera la cuna de la humanidad y de la escritura, la misma que fue testigo de trece imperios, resultó la elegida por Francisco para empezar a recorrer el mundo después de quince meses.

La tierra que se considera la cuna de la humanidad y de la escritura, la misma que fue testigo de trece imperios, resultó la elegida por Francisco para empezar a recorrer el mundo después de quince meses.


Su objetivo principal fue llevar consuelo y respaldo a las comunidades cristianas, minoritarias en un país musulmán.


En Qaraqosh, desde una iglesia que fuera destruida por el grupo extremista Estado Islámico, sostuvo que “junto con todas las personas de buena voluntad, decimos no al terrorismo y a la instrumentalización de la religión”.


Agregó que "con mucha tristeza, miramos a nuestro alrededor y percibimos otros signos, los signos del poder destructivo de la violencia, del odio y de la guerra. Cuántas cosas han sido destruidas. Y cuánto debe ser reconstruido".


Fue contundente al señalar que "nuestro encuentro demuestra que el terrorismo y la muerte nunca tienen la última palabra".


"Aquí en Mosul las trágicas consecuencias de la guerra y de la hostilidad son demasiado evidentes", dijo el Sumo Pontífice, para pedir después "resistir a la tentación de la venganza".


Habló de las miles de personas que “llevan las heridas de la guerra y de la violencia, heridas visibles e invisibles" y señaló que "la tentación es responder a estos y a otros hechos dolorosos con una fuerza humana, con una sabiduría humana".


En apenas tres días trazó un recorrido por la geografía de una de las naciones más golpeadas por la guerra y la violencia extremista, dejando mensajes para toda la sociedad y también para los líderes políticos que operan desde hace décadas en ese convulsionado territorio.


En las entrañas de esa porción de tierra se estima que yacen 700.000 millones de barriles de petróleo y no han sido ajenas numerosas naciones en la intervención militar para asegurar ese preciado tesoro que nadie piensa desaprovechar.


Después de haber sido centro o parte integrante de una docena de imperios, en los inicios del Siglo XX fue el Reino Unido quien se hizo cargo de la explotación petrolífera y dejó armado un escenario monárquico para poder continuar con el negocio.


"El pueblo iraquí tiene derecho a vivir en paz, tiene derecho a encontrar la dignidad que le pertenece", sentenció Francisco en la audiencia general de regreso en el Vaticano.


El presente muestra que poco se avanzó en la pacificación social y que en el futuro nadie podrá dejar de escuchar las palabras del Papa de las periferias.-


@danieltemperoni


 
   


Compartir
Columnas anteriores
viernes, 9 de abril, 2021 - 08:42 hs.

Desde aquella reunión entre los ex presidentes Raúl Alfonsín y José Sarney, las aguas del Mercosur se han debatido entre períodos de calma y otros de extrema agitación.


Nunca fue fácil la relación, pero siempre se intentó equilibrar el peso específico de cada una de las naciones integrantes e igualar los desequilibrios propios de cualquier acción de conjunto.


Tal vez estos sean tiempos de abroquelarse y no de propiciar distanciamientos, a sabiendas de que los líderes políticos terminarán sus respectivos mandatos y que la estructura del bloque deberá permanecer para beneficiar a los millones de habitantes que residen en el área.


Ya en 2005 y en medio de la Cumbre de las Américas, por vía de los Estados Unidos, se intentó introducir un ariete que conllevaba la intención de celebrar acuerdos por fuera de los sellos regionales.


Esa acción por suerte no prosperó, pero los embates hoy llegan desde algunos de los socios del Mercosur y merecen un análisis despojado de ropajes ideológicos.


¿Alguien piensa que en el mundo actual algún país de la Unión Europea intentaría negociar por fuera de esa alianza?


Los más poderosos no querrían dejar de subsidiar a sus productores y los menos dotados económicamente jamás se perderían la gran oportunidad de utilizar la fuerza propia del Espacio Schengen.


La actualidad es un contundente ejemplo de lo anterior.


Las vacunas contra la Covid-19 que se producen en Europa se usan para aplicar a sus ciudadanos y por esa razón esperan tener en julio un 70% de su población inmunizada.


¿Podría haber resultado distinta la ecuación en los países sudamericanos si el Mercosur hubiera actuado en bloque para procurar comprar y producir vacunas?


La respuesta está implícita en acciones tan contundentes como las condiciones  inaceptables que exigió la farmacéutica Pfizer a la Argentina, tan parecidas a la Ley de Enfiteusis de Bernardino Rivadavia.


La rica y dolorosa historia de América Latina nos enseña el camino correcto. 


Lo demás, como viene ocurriendo desde hace más de cinco siglos, son espejos de colores que sólo han servido para dividirnos, empobrecernos y enfrentarnos sin ningún sentido.-


Twitter: @danieltemperoni


 

viernes, 26 de marzo, 2021 - 08:26 hs.

Por Daniel Temperoni - Imaginar aquellas ideas que pueden motorizarse en beneficio del conjunto, es una apuesta fuerte a la integralidad del territorio.


Imaginar aquellas ideas que pueden motorizarse en beneficio del conjunto, es una apuesta fuerte a la integralidad del territorio.


Afianzar la concepción de federalismo, también conlleva implícito construir un esfuerzo medular para que las soluciones lleguen hasta el último rincón de cada una de las regiones.


Superar las diferencias ideológicas y partidarias, es un paso inexorable para poder concretar las políticas de Estado que están por encima de los gobernantes de turno y hacen a la esencia de la argentinidad.


Confrontar sistemáticamente sólo deja heridas y grietas difíciles de restañar en el tiempo, sobre todo teniendo en cuenta el costo que tuvo para la sociedad recuperar la democracia en 1983.


Cerca de 10 millones de argentinas y argentinos no estaban registrados en ninguna base de datos y más de 25 millones se encuentran inmersos en una profunda crisis social y económica.


De esto se trata hallar espacios para convivir en las disidencias y poner toda la fuerza y voluntad para incluir a estos compatriotas que están fuera del sistema.


Es imposible transitar una sociedad donde vayan por vías separadas los que están bien y los que sufren.


Nadie se salva solo, nunca.


Por eso, es imperioso que oficialismos y oposiciones, en el plano de la política institucional, se dispongan a enmarcar campañas en logros y deficiencias, pero no en acciones que tiendan a separar, sesgar, complejizar y obstruir los logros que dependen de todos.


La mejor política es la que trae respuestas a la gente, no importa su pensamiento o posición frente a la realidad siempre modificable.


Las necesidades son numerosas y muchas de ellas se han profundizado en la última década, generando que problemáticas de baja o media incidencia terminen siendo profundas y algunas hasta casi insalvables con el correr del tiempo.


La inteligencia se mide, también, por la capacidad de entenderse a través del diálogo.


Twitter: @danieltemperoni

viernes, 22 de enero, 2021 - 08:55 hs.

Un muy buen motivo para pedir y esperar que las acciones y actitudes que vayan a formar parte integrante de la campaña, se correspondan con el enorme esfuerzo que la ciudadanía viene realizando desde hace diez meses.


No hubo respiro, no lo hay todavía para millones de argentinas y argentinos, por lo que es necesario que la dirigencia partidaria formule propuestas ajustadas a superar las profundas necesidades que soporta la sociedad.


Los niveles de pobreza e indigencia existentes hablan claramente de falencias estructurales que vienen enraizándose con las últimas generaciones y requieren de una mirada amplia y reparadora desde los tres poderes de la República.


Las soluciones necesitan de acuerdos y coincidencias, por encima de lo que siempre se naturaliza como una puja inevitable desde lo electoral.


Nada puede impedir que se trabaje en una candidatura y también en la formulación de propuestas que pongan el listón lo más alto posible.


La realidad no admite chicanas ni bufonadas, porque son millones los que aguardan respuestas positivas.


Se puede pelear una posición política desde una base partidaria, sin olvidarse del contexto que ha moldeado esta pandemia y que viene empujando hacia abajo a vastos renglones sociales, sin tregua desde fines del primer trimestre del año pasado.


Todos aquellos que abrazan la política tienen la gran oportunidad de mostrarse mejores y avanzar definitivamente a posiciones enriquecedoras, sin dejar de lado aquellos mecanismos propios del debate de ideas.


La tribuna espera ansiosamente el discurso alzado que provenga de mujeres y hombres comprometidos a transformar las desigualdades existentes en todo el mapa nacional.


También en este desafío tienen que estar presentes los partidos políticos como herramientas de consenso, para que sus candidatas y candidatos estén comprometidos a hacer el mayor esfuerzo que promueva la inclusión de millones de connacionales que hoy están fuera del sistema.


Más que nunca, la esencia de la política tiene que traer transformaciones sociales.


@danieltemperoni

viernes, 15 de enero, 2021 - 13:45 hs.

Por Daniel Temperoni - Atónitos quedaron muchos alrededor del mundo cuando la masa variopinta se trepó a las escalinatas y muros perimetrales del Capitolio estadounidense.


Atónitos quedaron muchos alrededor del mundo cuando la masa variopinta se trepó a las escalinatas y muros perimetrales del Capitolio estadounidense.


La reacción política internacional demoró varias horas en procesar el impacto que significó este hecho tremendo en la democracia que se viene mostrando como la rectora en materia institucional.


No son pocos los países que a la hora de definir y redactar sus Constituciones, miraron hacia el norte.


Ocurre que a otros tantos millones de personas no les llamó la atención que los convencidos de que el rey llevó un inmejorable vestido durante cuatro años, aunque en realidad estuvo desnudo, finalmente echaron abajo las puertas de la casa donde se debaten las ideas desde hace más de 200 años.


Shamanes, ex militares, nacionalistas acérrimos, estratos sociales que jamás se permitieron asimilar al resto de sus connacionales, amantes de las armas, potenciales granadas caminantes a punto de perder el seguro, seguidores de los rifles comprados por internet.


Esto reunió Donald Trump en su mandato, quien además dedicó todo su tiempo histórico a confrontar y forzar en lugar de debatir y acordar.


Para empeorar todo, no han sido pocos los mandatarios mundiales que expusieron sus ideas en paralelo con las del gobernante republicano, como el ejemplo cercano de Jair Bolsonaro.


La pregunta ahora es qué hará con su capital político cuando se vaya de la Casa Blanca y si sus seguidores mantendrán presencia en las calles de Estados Unidos, porque si esa va a ser la oposición no alcanzarán las mayorías parlamentarias de los demócratas para asegurar una gestión más o menos tranquila.


John Fogerty que escribió “Fortunate son” en plena Guerra de Vietnam, se sentó al piano esta vez y compuso “Weeping in the promised land”, donde repasó la situación en pandemia y apuntó al corazón del poder.


“Hijos de Dios, él se convierte en piedra/ enfermo y débil, bailando sobre sus huesos/ faraón gritando al curandero/ llorando en la Tierra Prometida/  faraón de lengua bífida, he aquí que viene a hablar/  llorando en la Tierra Prometida/ silbando y escupiendo, es poder lo que busca”.


El mundo miró estupefacto los años del rey desnudo y ahora espera los efectos sanadores de la democracia, esa que se jactó de ser la más sólida del planeta.-


@danieltemperoni

viernes, 8 de enero, 2021 - 11:12 hs.

Por Daniel Temperoni - Nadie pudo imaginar los efectos que traería consigo el 2020 y mucho menos animarse a adelantar hoy que será de este 2021.


El mundo cambió para peor y dejó como registro más de 77 millones de personas afectadas por Covid-19 y 1.700.000 fallecidos.


La economía global arrasó con las previsiones, borró del mapa millones de puestos de trabajo y desvencijó presupuestos de las potencias mundiales, para ensañarse con aquellas naciones de menor soporte económico.


Trajo mayor pobreza e indigencia, desnudó las falencias de conectividad y dejó blanco sobre negro en un planeta que volvió a respirar cuando la humanidad tuvo que guardar cuarentena por varios meses.


Mostró lo mejor y lo peor de la raza humana.


Los profesionales de la salud siguen dando la más grande batalla conocida hasta el momento.


Otro tanto hacen los educadores, echando mano a las herramientas conocidas y a todo aquel recurso pedagógico que permita no cortar el vínculo de sus alumnos con la escuela.


Todos los trabajadores esenciales nunca dejaron de ir a sus empleos y mantienen en movimiento la rueda productiva.


Hubo gobiernos y gobiernos, también.


Según el informe de la Universidad Católica Argentina, sin el aporte del Estado argentino, los niveles de pobreza e indigencia hubiesen sido mucho más estrepitosos de lo que fueron.


Países del denominado primer mundo, vieron superados sus recursos de atención médica cuando se desató la pandemia.


Con la vacunación en marcha y con todas las incertidumbres que se abren a cada paso, el mundo afronta el inicio de un año que nuevamente aparece como imposible de prevenir.


A esta lucha mundial, en nuestro caso se le agrega la urgente necesidad de fortalecer los niveles de producción y empleo, y hacer una sociedad más justa para todos, exigencias que arrastramos desde antes de la aparición del virus que cambió la historia.


@danieltemperoni

AUDIOS - RADIO BRISAS

Rogelio Frigerio en "Brisas Primera Edición"
Santiago O´Donnell en
Verónica Magario en "Brisas Segunda Edición"
Mercedes Giuffré en "Plan Luz"


VIDEO DESTACADO