23/10/2020
viernes 23 de octubre del 2020 - T
23 octubre 2020 - T
viernes, 9 de octubre, 2020 - 13:15 hs.
La desocupación no debe definirnos

El mundo ha sido impactado por la pandemia y sus efectos tremendamente lesionantes, a punto tal que la OIT prevé que se pueden perder unos 590 millones de empleos en el segundo semestre del año.


En lo que conforma la sexta edición del informe de la Organización Internacional del Trabajo sobre Covid-19, estima que la pérdida de horas de trabajo traerá aparejado un aumento del desempleo y de la inactividad, poniendo la atención en esta última variable como la principal consecuencia de la presente crisis laboral, “en la que es necesario hacer hincapié en el plano político”.


Señala también que la gran cantidad de horas laborales perdidas ha propiciado "una notable pérdida de ingresos provenientes del trabajo".


Estima el documento que la pérdida de ingresos a nivel mundial en los primeros tres trimestres del año se elevó en 10,7%, correspondiendo al 5,5% del PBI global para los primeros nueve meses de 2019, es decir, unos 3,5 billones de dólares.


La OIT explica que el universo de medidas fiscales motorizadas por muchos países para desacelerar los efectos negativos del mercado de trabajo, surtieron efecto y aguantaron el ingreso de las empresas.


De no haber acontecido esta intervención estatal, la pérdida de horas laborales hubiera llegado al 28%, aunque se deja en claro la disparidad de posturas en este sentido por parte de las naciones.


Para la Organización Internacional del Trabajo, deben tomarse "medidas de respuesta duraderas y eficaces" en el plano político.


En base a esta lectura, se disparan muchas reflexiones en torno al mundo laboral que mostró Argentina y General Pueyrredon en particular, donde el distrito dobló la media nacional y superó el 35% entre desocupación y subocupación.


Con profundos antecedentes y serios problemas estructurales, el núcleo Mar del Plata-Batán requiere de un análisis detallado de sus fortalezas y debilidades por parte de la conducción política y de los distintos sectores del trabajo y la producción.


No hay soluciones mágicas ni pociones sanadoras.


La formulación de un diagnóstico preciso y el diseño de una terapéutica reparadora de las redes sociales, en principio, para luego poner en práctica un plan maestro sostenido en obra pública e inversiones productivas apuntando a la generación de empleo, después, aparecen como claves ineludibles para abandonar este podio triste en el que siempre aparecemos.


La desocupación no debe definirnos.-


@danieltemperoni


 

   


Compartir
Columnas anteriores
viernes, 16 de octubre, 2020 - 13:12 hs.

Los datos duros del INDEC dejaron para el primer semestre del año un índice de pobreza de 40,9%, con un aumento de 5,5% respecto de igual período de 2019.


La indigencia trepó a 10,5%, contra el registro del 7,7% del año pasado.


Globalmente hablando, la economía cayó 19,1%, empujada sin duda por los efectos de la pandemia de Covid-19.


Al cierre de la mitad del presente año, la dependencia estadística aseguró que el 30,4% de los hogares argentinos son pobres, con ingresos familiares de $25.759, para afrontar una canasta básica total estimada en $43.785.


Según la Encuesta Permanente de Hogares, sobre un universo de 2.800.000 viviendas relevadas hay 754.000 en situación de indigencia, con ingresos de $10.301 frente a la canasta básica alimentaria de $17.625.


La ciudad de Concordia, en Entre Ríos, fue la que registró al cierre del primer semestre el mayor índice de pobreza con el 52,2%.


Los centros urbanos con menor índice de pobreza fueron la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el 17,3%; Río Gallegos, con el 28,7%; y La Rioja, con el 29,8%.


Con relación al AMBA, el índice de pobreza creció 3% en CABA y 7,7% en los partidos del conurbano bonaerense.


La contundencia de la realidad se traduce en que más de la mitad de las personas hasta 14 años son pobres, llegando a 56,3%.


El aumento mayor, 7,1%, se observó en los grupos de personas de entre 15 y 29 años que llegó a 49,6%, mientras que la franja de entre 30 y 64 años marcó una suba de 5,7% y pasó a 36,2%.


Sobre una población estimada en 45.000.000, las cifras del INDEC proyectaron cerca de 18.000.000 de personas sumergidas en la pobreza, abarcando al 30,4% de los hogares argentinos.


En ese total, 4.000.000 están en la indigencia.


Los números de desocupación y subocupación, los 9.000.000 de beneficiarios que accedieron al IFE y que no estaban registrados en ninguna base de datos, y centros urbanos como General Pueyrredon que duplicaron sus porcentajes de desfase social, ponen la mirada específica sobre las responsabilidades que habrá que activar para salir de la profundidad en la que estamos como sociedad.


Detrás de cada estadística hay seres humanos involucrados que esperan fuertes medidas de recuperación económica para quedar incluidos en la rueda productiva.


Hoy la realidad nos marca que cuatro de cada diez argentinos son pobres.-


@danieltemperoni


 

viernes, 2 de octubre, 2020 - 13:17 hs.

Los efectos  totales de la pandemia se verán cuando el mundo científico desarrolle finalmente una vacuna.


Pero después de seis meses de emergencia sanitaria en el país, ya se puede ir definiendo el camino necesario e imprescindible para que la sociedad saque rédito positivo de tan tremenda e inédita experiencia.


Grandes centros urbanos como General Pueyrredon han mostrado sus fortalezas y debilidades, por lo que el futuro debería aprender del presente y del pasado para asegurar sus posibles logros.


Cerca de un millón de personas han convivido y conviven en un conglomerado que se viene manejando con lo que tenía antes de plantearse esta batalla contra el Covid-19, a lo que se ha sumado el Hospital Modular aledaño al HIGA.


Esto significa que pasada la pandemia, el distrito tendrá que discutir cómo sigue la atención médica pública y privada, qué renglones se vieron sometidos a tensión y cuáles fueron superados por la exigencia.


La municipalidad y la provincia se verán obligadas a rediseñar sus políticas de atención primaria y compleja, teniendo en cuenta que los nosocomios bonaerenses asentados en esta jurisdicción atienden también a otras 16 comunas en la región.


La confluencia con el sector privado, resultará vital para conformar un plan global de atención médico-hospitalaria que responda a los requerimientos más extremos.


La misma mirada se impondrá en problemáticas como la educación y la seguridad, también profundamente afectadas por la realidad en el marco del coronavirus.


Más y mejor infraestructura, conectividad, servicios atendidos de forma permanente y recursos humanos remunerados como corresponde, aparecen entre las prioridades de las futuras políticas de Estado.


Ya sabemos que el Censo Nacional 2020 se hará cuando finalice la emergencia sanitaria, en principio en marzo de 2021, lo que dejará números actualizados del crecimiento vegetativo que ha tenido nuestro municipio en la última década.


Cuando eso ocurra, muchas discusiones estériles quedarán en el camino y darán paso a lógicos reclamos en cuanto, por ejemplo, a la cantidad necesaria y suficiente de personal policial que requiere Mar del Plata-Batán.


Las autoridades comunales, provinciales y nacionales, tendrán sobre la mesa la experiencia, la estadística y el diagnóstico para decidir en consecuencia.


Será necesario el entendimiento y la decisión política para que este conglomerado del sudeste bonaerense termine de adquirir la importancia que siempre se le asigna desde lo electoral y salga de esta tormenta perfecta que conforman la desocupación y la pobreza.-


@danieltenperoni


 

viernes, 25 de septiembre, 2020 - 13:17 hs.

Nuevamente la palabra de Francisco estuvo dirigida a poner las cosas en su lugar con  respecto a la pandemia de Covid-19 y aquellas insolidaridades que salieron a la luz en distintos puntos del planeta.


Millones de personas alrededor del mundo demostraron que la empatía es el combustible necesario e imprescindible para generar la mejor barrera cultural contra el coronavirus.


Para los otros, el Papa tuvo un mensaje sin eufemismos.


Denunció  “el surgimiento de intereses partidistas y criticó a quienes aprovechan la situación actual “para fomentar divisiones”.


Jorge Bergoglio expresó que “la crisis que estamos viviendo a causa de la pandemia golpea a todos; podemos salir mejores si buscamos todos juntos el bien común”.


Las palabras resonaron en el Patio San Dámaso del Vaticano, en el marco de la audiencia general y que conformó la sexta catequesis de su ciclo “Sanar el mundo”.


“Por ejemplo, hay quien quisiera apropiarse de posibles soluciones, como en el caso de las vacunas. Algunos aprovechan la situación para fomentar divisiones: para buscar ventajas económicas o políticas, generando o aumentando conflictos”, aseguró.


También afirmó que “otros simplemente no se interesan por el sufrimiento de los demás, pasan por encima y van por su camino”.


Agregó que “si las soluciones a la pandemia llevan la huella del egoísmo, ya sea de personas, empresas o naciones, quizá podamos salir del coronavirus, pero ciertamente no de la crisis humana y social que el virus ha resaltado y acentuado”.


Francisco prepara una encíclica acerca de la fraternidad y el mundo postpandemia, y estos mensajes le darán base a esa reflexión final.


Tal vez lo medular de su idea pase por esta frase: "Si cada uno pone de su parte, y si no se deja a nadie fuera, podremos regenerar buenas relaciones a nivel comunitario, nacional, internacional y también en armonía con el ambiente".


Empatía, solidaridad, compromiso, fraternidad, quedan como claves de este mensaje de Francisco que intenta abrir aquellas mentes que nunca dejaron de calcular los efectos económicos de la pandemia, sin mirar siquiera los desastres sociales que está dejando a su paso.


Lamentablemente estos pocos son los que tienen un manejo superlativo de las llaves mundiales, pero nada está perdido cuando el que intenta convencer está persuadido de su prédica.-


@danieltemperoni


 

viernes, 18 de septiembre, 2020 - 13:16 hs.

Seguimos inmersos en esta lucha de la sociedad contra el coronavirus y algunas herramientas aparecen como imprescindibles para dar batalla en la continuidad de la emergencia.


Mientras el esfuerzo de millones de mujeres y hombres se reproduce en cada medida de seguridad sanitaria, usando tapabocas, manteniendo el distanciamiento social y evitando encuentros sociales, se impone la necesidad de continuar siendo responsables desde lo individual y fortificar el contexto colectivo.


En paralelo, la realidad del distrito nos muestra cómo dos grandes centros productivos como el puerto y el parque industrial que contienen diariamente a más de 6.000 trabajadoras y trabajadores, respetan protocolos que hasta el momento no han mostrado fisuras.


Sin embargo, otras actividades económicas están resentidas y no han podido reiniciarse en los últimos seis meses.


El Estado está presente y significa un soporte muy importante para millones de personas, aunque hay renglones de la sociedad que siguen necesitando de apoyos y fortalezas para continuar este combate contra una enfermedad que convulsionó al mundo.


En General Pueyrredon, la mesa del asociativismo y la economía social responde a una convocatoria del espectro productivo y laboral, que deberá elaborar maneras de salir de esta coyuntura cuando el horizonte sanitario quede despejado.


Desde el municipio sería oportuno que partiese un llamado al consejo económico y social, en el que se vean representados todos los sectores sociales, incluyendo las universidades, los consejos profesionales, las sociedades de fomento y todas las formas de organización que hoy nutren a los efectivos Comités Barriales de Emergencia.


La salida de esta crisis global es reunir a todas las miradas y a las ideas que residen en cada una de las entidades.


El significado de la palabra consejo es en sí misma una definición: Conjunto de personas que se encargan oficialmente de informar al gobierno sobre determinada materia de la administración pública antes de tomar decisiones.


Ojalá que podamos conciliar esfuerzos y expectativas.


Sería una muestra de adultez política y ciudadana, y una herramienta sólida para elaborar un futuro más tangible y solidario.-


@danieltemperoni


 

viernes, 11 de septiembre, 2020 - 13:15 hs.

La agenda política de General Pueyrredon deberá ir filtrándose próximamente entre las rendijas que permita la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.


Muchos temas prioritarios que se fueron sumando en estos últimos seis meses, aguardando que las distintas miradas partidarias tuviesen cierta libertad como para maniobrar entre la pandemia, presionan fuertemente desde la propia realidad.


El Gran Mar del Plata sufre hace varios años el látigo de la desocupación y una subocupación que no logra poner a flote a vastos sectores sociales.


La pobreza y la indigencia son el resultado directo y tangible que deja esa marea nunca manejable y mucho menos analizada.


Un consejo económico y social es indispensable para que todos los vectores de la producción y el trabajo acuerden ante la mirada del Estado, el que deberá poner todas las herramientas disponibles sobre esa gran mesa de debate.


Las obras de infraestructura tienen que lograr pasar del plano dibujado y del discurso político, generar trabajo y proyectar una actualización de una gran urbe cercana al millón de habitantes.


La reestructuración del transporte público ya era urgente décadas atrás, por lo que se hace imprescindible que el tema sea debatido por el Concejo Deliberante y que el Departamento Ejecutivo baje rápidamente el nuevo pliego de licitación.


La seguridad del distrito requiere de un análisis profundo y de un entendimiento con la provincia para que se determine la cantidad de efectivos de la Policía Bonaerense, además de redefinir la figura de la Policía Local como puente de cercanía con los vecinos.


El desafío que viene significando la pandemia de Covid-19, nos pone en la obligación como sociedad de rediseñar aquellas soluciones sanitarias que surgieron como fallas en este cuadro de emergencia.


El municipio debe liderar una serie de replanteos ante los gobiernos provincial y nacional, poniendo en contexto la importancia que General Pueyrredon tiene en el sudeste bonaerense y las necesidades operativas que esta responsabilidad conlleva en sí misma.


Los barrios siempre esperan respuestas y un plan de pavimentación y puesta en valor que nunca se termina de consolidar en un presupuesto que tiene a la recolección y disposición final de residuos como el principal contrato de la municipalidad.


Redefinir la TSU, plantear un Código de Ordenamiento Territorial y Ambiental, y lograr finalmente la recategorización de las tarifas de gas también se imponen en una agenda política que fue absorbida por la pandemia y que ahora precisa de una activación inmediata.-


@danieltemperoni


 

AUDIOS - RADIO BRISAS

Verónica Magario en "Brisas Segunda Edición"
Mercedes Giuffré en "Plan Luz"
Daniel Gollán en "Embón Registrado"
Gabriel Felizia en "Brisas Segunda Edición"


VIDEO DESTACADO