23/10/2020
viernes 23 de octubre del 2020 - T
23 octubre 2020 - T
lunes, 5 de octubre, 2020 - 10:02 hs.
Claridad informativa y serenidad para neutralizar una campaña contra la ciudad

Mar del Plata está en medio de un fuego cruzado que no puede traer ningún beneficio. Si a los embates y jugarretas que llegan desde la provincia le agregamos respuestas furiosas, estaremos en problemas.


Este es el momento en el que hay que mantener la calma, poner frío a los ánimos y confiar en que la gente no es tonta y sabe muy bien lo que está pasando. Ya habrá tiempo para desenmascarar a quienes ponen sus intereses políticos y personales por encima de los del conjunto.


Hubo una opereta grosera, absurda, planificada sin inteligencia ni capacidad y en la que se pretendió instalar un colapso del sistema sanitario que en los hechos no existe. Cuando se conozca la verdad de lo ocurrido los autores de esta maniobra van a tener que dar explicaciones.


Pero ni el intendente ni sus colaboradores tienen que entrar en el juego que les proponen. Gobernar requiere la capacidad de absorber cualquier golpe y estar dispuesto a obrar en el sentido que pide la gente. Y la gente quiere saber, entender y volver cuanto antes a su vida.


Eso si... debe informarse a los vecinos cual es el verdadero estado del sistema de salud. Nada nos acerca más a la verdad como el conocerla. Para saber que lo dicho es mentira o para comenzar a entender en donde estamos parados. La justeza informativa es también acción de gobierno.


Adrián Freijo
Periodista - Director de Libre Expresión
Twitter: @adrianfreijo

   


Compartir
Columnas anteriores
jueves, 8 de octubre, 2020 - 11:01 hs.

La pandemia nos ha servido para que quede en superficie la verdadera cara de cada uno de nosotros. Los que son capaces de pensar en los demás, los que solo buscan hacer lo que les gusta o les conviene, los que no son lo que suelen y quieren mostrar...


Y nuestra clase política no tenía porque ser la excepción. Este tiempo puso en superficie miserias, egoísmos, mentes y almas vacías, así como también nos mostró la cara comprometida de tantos servidores públicos que todo lo dejaron para ayudar al prójimo.



Muchos trabajaron sin descanso en contra de Mar del Plata. Su único objetivo era acercarse al poder y no dudaron en mentir, operar en contra de la ciudad, retacear el apoyo a quienes necesitaban de equipamiento, insumos y elementos para salvar la vida de sus semejantes.


Para los fanáticos -enfermos antisociales que nunca entenderán el valor de la vida comunitaria- solo importaba desgastar al "enemigo", cerrar el paso a cualquier alternativa que no les fuese propia, jugar con la vida de quienes eran gobernados por otro color político.


Sin importar si el precio de sus jugarretas era la misma muerte; sin pensar en el presente doloroso de la sociedad, convertida en un simple engranaje del camino al poder. Mentir, despreciar, manipular, evitar soluciones que no fuesen "propias", ocultar fracasos e inventar logros.


Dedicaron su tiempo a las inútiles luchas por el poder, inventaron una agenda autoritaria que puso en superficie su vocación de aprovechar la crisis sanitaria para quedarse con todo, lograr la impunidad de los corruptos y atropellar las instituciones de la república.


Pero la gente se dio cuenta y asumió sus bajezas como desafío a la grandeza. Nadie se detuvo a hacer de claque de esta macabra puesta en escena de los caranchos de la república, nadie perdió un minuto en dar contenido a sus abyectas pretensiones. Nadie bajó a sus miserias...


Tal vez ese sea la gran lección y el gran triunfo de los argentinos en esta hora tan oscura. Y seguramente la gran esperanza hacia el futuro la haya enseñado una sociedad que supo tomar el destino en sus manos, salió a reconstruirse y dejó solos a los mercaderes de la mentira.


Lo que no es poco...


Adrián Freijo
Periodista - Director de 
Libre Expresión
Twitter: @adrianfreijo


lunes, 5 de octubre, 2020 - 22:31 hs.

Hay una lenta pero sostenida caída de los casos en Mar del Plata. Y eso no lleva a un desafío común que tenemos que asumir todos y cada uno de nosotros: cuidarnos. Estos días hemos estado pendientes de las noticias que daban cuenta de un colapso en el sistema de salud. ¿Y ahora?


Ahora demostremos que somos capaces de administrar nuestro destino, cuidarnos y cuidar al otro, entender que la baja de la curva de contagios es una oportunidad y no un salvoconducto, pero sobre todo demostrar que sabemos y podemos manejar nuestra vida sin tutelas ni iluminados.


No se trata de marchar, manifestar, pelearnos en las redes ni sobreactuar nuestra "marplateneidad". Se trata de actuar con la responsabilidad del ciudadano que conoce los límites, respeta las leyes de la convivencia y entiende el concepto de comunidad.


Y eso incluye denunciar al que viola las normas, entender que el interés del conjunto está siempre por encima de cualquier justificación individual y sobre todo recordar cada momento que el enemigo que enfrentamos viene a llevarse nuestra vida. Nada menos que eso...


No se trata de "K" ni anti "K",de "ciudadanos de bien" o "negros de mierda"; se trata de seres humanos, argentinos, marplatenses, amigos, familiares, vecinos, hijos que necesitan que entendamos, actuemos en consecuencia y avancemos juntos en un tiempo nuevo, distinto e inevitable...


El amesetamiento de los contagios -que todavía tiene que confirmarse- nos da tan solo una oportunidad de tiempo y espacio que nosotros debemos aprovechar con inteligencia y sentido común. Los gobiernos hacen etapas, las sociedades historia. Así de simple...


Adrián Freijo
Periodista - Director de
Libre Expresión
Twitter: @adrianfreijo

lunes, 28 de septiembre, 2020 - 17:02 hs.

Parecía un libreto preparado para que se luciera el kirchnerismo. Entre la tibieza inentendible del oficialismo y los errores de parte de la oposición el FdT logró todos sus objetivos.


Horacio Taccone (AM) pisó el palito y lo hizo dos veces. La primera fue cuando en la reunión de Labor Deliberativa creyó en la palabra de Marcos Gutierrez (FdT) que le aseguró un voto positivo a su proyecto a cambio de una actitud similar con el que su sector había presentado para la creación de los corredores gastronómicos.


No pasaría mucho tiempo antes que el concejal, tal vez llevado por su inexperiencia o por que aún no ha entendido el disvalioso orden de prioridades de la vida política, explotó en el recinto ante el incumplimiento de aquel compromiso y lanzó una desafortunada frase que dio paso a dos largas horas de reproches, puestas en escena y falsos enojos que tuvieron un único sentido: dejar las cosas como estaban y cerrar el paso a cualquier posibilidad de ampliar el beneficio al sector gastronómico al cual el proyecto kirchnerista acababa de utilizar con la única intención de condicionar, y de ser posible desgastar, al intendente.


Gutierrez sabe jugar bien el juego que más le gusta al kirchnerismo y que seguramente le indican desde provincia y nación. Como ocurriese con el falso compromiso asumido por Cristina Fernández según el cual en las sesiones virtuales del Senado solo iban a debatirse cuestiones referidas a la pandemia -lo que una vez reunido el cuerpo fue atropellado por la reforma judicial, el traslado de tres jueces afectados a las causas que la tiene como protagonista y varias más que convirtieron al cuerpo en un instrumento de sus propios intereses y necesidades- el presidente del bloque del Frente de Todos no dudó en asumir con Taccone un compromiso que sabía que no iba a cumplir.


Así como la semana anterior no dudó en abandonar la Comisión de Reactivación Económica, privando a la ciudad de un instrumento ágil e idóneo que parecía el más adecuado al momento en que vivimos, no iba ahora a tener prurito alguno en aceptar acuerdos que luego, una vez conseguido el objetivo buscado, serían lanzados al cesto de los papeles.


Y en su avance sin freno -sostenido en la tibieza de un oficialismo que a nueve meses de sentarse en sus bancas no ha encontrado la forma de marcar el paso en el Concejo, marcar agenda y cerrar acuerdos sólidos que le permitan construir una mayoría confiable- se permitió atacar a la concejal Mercedes Morro por su ausencia en la sesión, acusándola de «castigar» a los gastronómicos por razones que tampoco atinó a explicar. A esa hora la edil estaba en aislamiento por el diagnóstico de COVID-19 positivo de un contacto estrecho y a la espera del resultado de sus propios análisis. Una verdadera bajeza que pinta de cuerpo entero al personaje y a su visión de la política.


De cualquier manera la reacción de Taccone fue reprochable y desmesurada. El recinto debe quedar al margen de las explosiones personales y el debate, por alzado que sea, necesita mantenerse dentro de límites y carriles civilizados. Su explosión de disgusto, sus palabras y su insistencia en remarcar la violación a un acuerdo previo por parte de Gutierrez sumió al recinto en una discusión kafkiana acerca de sanciones, intenciones solapadas y alusiones a una convivencia en la que ciertamente nadie parecía creer demasiado.


Y en medio de semejante escenario, hecho a la medida de las intenciones del kirchnerismo que demostró habilidad para conseguir sus objetivos, quedó en claro una circunstancia que puede ser determinante en el tiempo que viene: Nicolás Lauría, llegado a Juntos x el Cambio de la mano del Partido Fe del dirigente sindical ruralista «Momo» Venegas, ya funciona como un concejal más del Frente de Todos y es parte de las estrategias de ese sector político. Su salto formal es solo cuestión de tiempo y, como Ariel «Cholo» Ciano, terminará siendo apéndice de las estrategias políticas del peronismo aunque nunca sea reconocido como propia tropa y, tal cual le ocurre al ex presidente del cuerpo y funcionario del gobierno de Gustavo Pulti, se convierta en dúctil actor de reparto en una puesta para la que ni siquiera es consultado.


Poco a poco va cambiando la relación de fuerzas y las dubitativas intervenciones del jefe de la bancada oficialista Alejandro Carrancio no dejan de ponerlo en evidencia. Sus buenas intenciones en la búsqueda del diálogo chocan con la indiferencia de la oposición y la tibieza insoslayable de una UCR que no termina de asumir plenamente su condición de aliado. Y no muestra muñeca ni enjundia para reformar la realidad que los demás le imponen.


Cristina Coria se pasó toda la caliente sesión acercando aportes reglamentaristas, Vilma Baragiola levantó la voz para dar tono a una posición generalista y de escaso compromiso con lo que realmente estaba pasando y el presidente del HCD, Ariel Martínez Bordaisco, puesto a atajador de penales, pareció por momentos dejarse llevar por el ritmo y el temario que otros le imponían. Muy poco para un partido centenario que la sabe larga de esto de manejar una sesión, apoyar o retacear el acompañamiento.


Para el intendente ha llegado el momento de barajar y dar de nuevo. Debe ajustar la organización de su apoyo político, tejer alianzas sólidas y permanentes y abandonar el tono displicente con el que el PRO ha sabido tratar a «la política y los políticos». Aquella ingenua frase de Gustavo Béliz, quien se ganó el apodo de “zapatitos blancos” porque “no quería meterse en el barro de la política” demostró no ser el camino más adecuado para esquivar un mundo de zancadillas, trampas y traiciones.


Montenegro está solo, sin espadas propias de un volumen suficiente para encarar lo que viene, y si no apura su propia organización interna caerá preso de las intenciones del Frente de Todos que tiene un solo objetivo por delante: hacerle imposible la gobernabilidad.


La tensa sesión de ayer puso en superficie la voracidad de algunos, la ingenuidad de otros y la incapacidad de quienes debían sostener la integridad del Ejecutivo.


O simplemente...hacer política.


Adrián Freijo
Periodista - Director de Libre Expresión
Twitter: @adrianfreijo


Columna de opinión previamente publicada en el sitio Libre Expresión

sábado, 5 de octubre, 2019 - 19:58 hs.

Propuso un gobierno de unidad, se comprometió a convocar radicales, peronistas e independientes y rechazó contestar la “campaña anónima en las redes”.


“En primer lugar, nos comprometemos con todos los vecinos y vecinas a llevar adelante un gobierno de unidad marplatense. Vamos a convocar a los mejores de cada partido, provengan de dónde provengan, siempre y cuando estén preparados para la gestión pública. Vamos a convocar, también, a los independientes, sin condiciones partidarias”, señaló Pulti y aclaró que el Partido de la Ciudad propone “que los marplatenses de distintos sectores y actividades puedan sumarse a un gobierno para tener un tiempo mejor en Mar del Plata”.


A su vez, y sin profundizar en el origen de la campaña “sucia” en su contra, aseguró: “Vemos una costosa y anónima campaña en redes sociales contra nosotros y quiero responder con seriedad y responsabilidad: nosotros no vamos a atacar a nadie, nos dirigimos a los marplatenses con propuestas, con proyectos y con esta vocación de formar equipos diversos, con los mejores marplatenses, para que los vecinos y vecinas puedan vivir cada vez mejor”.


Y concluyó: “Entendemos que hay quienes quieren profundizar conflictos y disputas. Nosotros no estamos para eso. Queremos saltar por encima de todas las grietas, superar todas las disputas llevar adelante el proyecto marplatense, entendiéndonos con la Argentina y con el mundo” dijo y aseguró que "no voy a dedicar ni un minuto de mi gobierno a descalificar al que se va; son tantas las urgencias que vamos a concentrarnos en trabajar para solucionarlas desde el instante mismo del comienzo".


En cuanto a su relación con los poderes centrales Pulti recordó que "a Alberto Fernández lo conozco desde hace quince años y con Axel Kicillof tuvimos una relación impecable durante su gestión como Ministro de Economía y la mía como intendente. Además aprendí que las buenas relaciones funcionales se dan con los buenos proyectos que seamos capaces de presentar. Descuento entonces que va a ser óptima; en ese aspecto no tenemos nada que demostrar".


"No es serio plantear eso de que hay que pertenecer a un espacio para lograr los objetivos. ¿No era Bronzini de un signo político distinto a los poderes centrales?, ¿no lo era Lombardo?, sin embargo fueron dos grandes intendentes, progresistas y que llenaron de obras la ciudad en conjunto con quienes tenían la administración en la nación y en la provincia" recordó. "Y miren ahora, un solo color político en las tres jurisdicciones y la ciudad es un himno al atraso y la inacción" concluyó.


También se refirió a la mentira "del equilibrio fiscal anunciado por el actual intendente" para sostener que "es una barbaridad tener 300 millones en el banco mientras en el CEMA ya no se hacen mamografías, no funciona el tomógrafo y no se cumplen con las prestaciones básicas".


"El superávit de una gestión está dado por los servicios y obras que se le dejan a la comunidad" dijo Pulti. "Durante nuestra gestión el CEMA detectó 290 casos de tumores en las mamas y eso representó 290 vidas que se salvaron. ¿No es un crimen dejar de realizar esos estudios y además sostener que eso se resolvió para evitar que las mujeres además de tener un cáncer se enteren que lo tienen, como afirmó el Secretario de Salud actual?".


También recordó que "durante nuestro gobierno Mar del Plata tuvo financiamiento externo como nunca antes en la historia. El Banco Mundial y el BID aportaron obras de asfalto, de cloacas, de saneamiento, de semaforización y de todo tipo con líneas que además no eran reembolsables, así que al municipio no le salieron ni un solo peso". Para recordar que "todo eso se dejó de lado, pese a que al irnos le dejamos al intendente Arroyo las carpetas con el detalle de lo que estaba en progreso. Así fue como se perdieron esos financiamientos, como ocurrió con el Polo Informático que hoy está abandonado".


"Cometimos errores" reconoció. "Tal vez uno de los más serios fue no comunicar bien el proyecto vinculado con la publicidad estática que con el tiempo comprendí que debió ser más consensuado con los sectores interesados".


Ya en el terreno político admitió que "estamos en conversaciones con sectores del peronismo y también del radicalismo. Los radicales siempre han estado presentes en la política de la ciudad, como Acción Marplatense, y no quiero que nos pase como a Perón y Balbín que se encontraron cuando ya no tenían tiempo de cerrar aquella grieta histórica" sostuvo. "Quiero que estemos juntos ahora, que tenemos tiempo, para aportar cada uno lo suyo en beneficio de Mar del Plata y Batán" afirmó, aunque reconoció que "los nombres y sectores de ambos partidos con los que tenemos hoy un diálogo hacia el futuro los haremos públicos después del comicio; hoy la prudencia indica que esos acuerdos no deben servir para enturbiar el proceso electoral; nosotros no actuamos por especulación, ambición e impotencia como hacen otros candidatos que solo piensan en quedarse solos para generar un estilo de poder absoluto que no es el que Acción Marplatense ha cultivado desde su fundación".


 

sábado, 27 de abril, 2019 - 19:16 hs.

En su reciente experiencia literaria la ex presidente Cristina Fernández sostiene que «entregar los atributos» a su sucesor sería visto como una rendición. Grave desconocimiento de la historia.


Cristina Fernández de Kirchner atraviesa serios problemas y la mayoría de ellos devienen de su confusión conceptual entre lo público y lo privado, lo que la ley nos obliga a hacer y aquello acerca de lo que podemos elegir libremente y las responsabilidades funcionales del cargo que se ejerce, máxime cuando se trata de uno por mandato popular.


Tal vez por ello le cuesta tanto comprender que la sociedad observe con disgusto un enriquecimiento imposible de explicar desde la lógica y que haya juzgado con tanta dureza su manera autocrática de ejercer el poder, su constante muestra de un sentido de superioridad sobre el resto y su negativa a rendir cuentas ante la justicia de aquellos actos de corrupción por los que ha sido señalada.


Las afirmaciones acerca de que resolvió no hacerse presente en la entrega de los atributos de mando a su sucesor porque «muchos esparaban la escena como un acto de rendición» pone en blanco sobre negro una personalidad ajena de los mínimos estándares de convivencia democrática: para ella la política -y por consiguiente la sociedad- es una opción binaria entre amigos y enemigos y por tanto un acto protocolar, fijado por la costumbre y por la ley, no responde a una continuidad del sistema y las formas democráticas sino a una rendición ante el enemigo.


Triste visión en un país al que dejó partido en dos por una grieta de odios y enfrentamientos y que a lo largo de la historia ha tenido un solo combate sin tregua posible y fue entre los demócratas y los tiranos.


Rendición, ojalá que definitiva, fue aquella que nos devuelve la imagen que ilustra este editorial. Un dictador, Reynaldo Bignone, hoy condenado por delitos de lesa humanidad cometidos durante su paso como director del Colegio Militar de la Nación, entregando mansamente aquellos mismos atributos a un hombre de la democracia, encarnada en esas horas por la figura del primer presidente constitucional del nuevo tiempo, Raúl Alfonsín.


Era el fin de una era de «iluminados» que cada tanto resolvían que no eramos capaces de disponer sobre nuestro destino y entonces lo hacían, en nombre de Dios y de la Patria, sobre nuestras vidas.


A partir de ese momento todo debió ser una fiesta de continuidad institucional, más allá de los barquinazos de un tiempo de libertad que aún no ha dado las respuestas de libertad, calidad y desarrollo que los argentinos nos merecemos.


Hasta en los días aciagos de 2001-2002, aquellos de los cinco presidentes en una semana, la ceremonia de los atributos que iban de mano en mano representaba la búsqueda de una solución al estallido que no se apartara de las normas constitucionales. Y vaya si se logró…


Confunde entonces la ex presidente al enemigo. No es Macri ni lo es nadie que se presente a elecciones para que sea el pueblo quien resuelva quien debe gobernarlo.


El verdadero enemigo es quien no entiende la importancia del la convivencia, el respeto a las formas y el fondo de una república y el valor de entender a quien piensa distinto como un adversario y no como un enemigo.


Algo que Cristina no supo, no sabe ni sabrá nunca medir en su verdadera hondura e importancia.


Y que sería letal que pasase inadvertido para los argentinos amantes de la democracia, la dignidad y los derechos humanos.

AUDIOS - RADIO BRISAS

Verónica Magario en "Brisas Segunda Edición"
Mercedes Giuffré en "Plan Luz"
Daniel Gollán en "Embón Registrado"
Gabriel Felizia en "Brisas Segunda Edición"


VIDEO DESTACADO