03/12/2020
jueves 03 de diciembre del 2020 - T
03 diciembre 2020 - T
viernes, 11 de septiembre, 2020 - 13:15 hs.
La agenda política

La agenda política de General Pueyrredon deberá ir filtrándose próximamente entre las rendijas que permita la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.


Muchos temas prioritarios que se fueron sumando en estos últimos seis meses, aguardando que las distintas miradas partidarias tuviesen cierta libertad como para maniobrar entre la pandemia, presionan fuertemente desde la propia realidad.


El Gran Mar del Plata sufre hace varios años el látigo de la desocupación y una subocupación que no logra poner a flote a vastos sectores sociales.


La pobreza y la indigencia son el resultado directo y tangible que deja esa marea nunca manejable y mucho menos analizada.


Un consejo económico y social es indispensable para que todos los vectores de la producción y el trabajo acuerden ante la mirada del Estado, el que deberá poner todas las herramientas disponibles sobre esa gran mesa de debate.


Las obras de infraestructura tienen que lograr pasar del plano dibujado y del discurso político, generar trabajo y proyectar una actualización de una gran urbe cercana al millón de habitantes.


La reestructuración del transporte público ya era urgente décadas atrás, por lo que se hace imprescindible que el tema sea debatido por el Concejo Deliberante y que el Departamento Ejecutivo baje rápidamente el nuevo pliego de licitación.


La seguridad del distrito requiere de un análisis profundo y de un entendimiento con la provincia para que se determine la cantidad de efectivos de la Policía Bonaerense, además de redefinir la figura de la Policía Local como puente de cercanía con los vecinos.


El desafío que viene significando la pandemia de Covid-19, nos pone en la obligación como sociedad de rediseñar aquellas soluciones sanitarias que surgieron como fallas en este cuadro de emergencia.


El municipio debe liderar una serie de replanteos ante los gobiernos provincial y nacional, poniendo en contexto la importancia que General Pueyrredon tiene en el sudeste bonaerense y las necesidades operativas que esta responsabilidad conlleva en sí misma.


Los barrios siempre esperan respuestas y un plan de pavimentación y puesta en valor que nunca se termina de consolidar en un presupuesto que tiene a la recolección y disposición final de residuos como el principal contrato de la municipalidad.


Redefinir la TSU, plantear un Código de Ordenamiento Territorial y Ambiental, y lograr finalmente la recategorización de las tarifas de gas también se imponen en una agenda política que fue absorbida por la pandemia y que ahora precisa de una activación inmediata.-


@danieltemperoni


 

   


Compartir
Columnas anteriores
viernes, 27 de noviembre, 2020 - 08:49 hs.

La democracia se mantiene como el mejor sistema de gobierno en el mundo, mediante el debate de las ideas y la consolidación de la independencia de poderes.


La sucesión de ciertos eventos y procesos, así como la aparición de personajes que usan el orden democrático para avanzar con otras pretensiones que colisionan con los preceptos que lo sustentan, ponen sobre la mesa una discusión sobre el sistema en sí mismo.


El avance fáctico sobre un gobierno democrático en Bolivia, mostró rápidamente de qué se trataba y soportó sólo 11 meses hasta que se reinstaló plenamente un presidente constitucional en ejercicio.


Otros casos no han corrido la misma suerte y aparecen como ejemplos de nuevas corrientes de acción que aprovechan el entramado para echar sombras y dudas sobre las autoridades legalmente constituidas.


Sendas democracias en el mundo han sentido los rigores de sus mandatarios, como Brasil y Estados Unidos, donde los bordes sistémicos se ven agredidos de forma permanente por maneras de actuar que lejos están de los estatutos preestablecidos y le hacen daño a las previsibilidades propias de la democracia.


Con personajes reñidos con las prácticas habituales, se ha avanzado sobre las propias fortalezas del sistema y dejan a su paso nuevas debilidades que las realidades por modificar no llegan a corregir a tiempo.


Esa peligrosidad muchas veces no es advertida por la ciudadanía, porque se tratan de encubrir los manejos poco claros de la institucionalidad, casi siempre acompañados de campañas periodísticas y publicitarias que terminan por abortar cualquier posibilidad de esclarecer el panorama.


Ya no sólo son las democracias de países fuera del primer mundo las que peligran en su propio accionar contradictorio.


Estados Unidos siempre vendió la imagen de un sistema intachable y duradero, sin grietas aparentes en su manejo interno, aunque siempre dejó en claro su dudoso derecho a intervenir en otros procesos democráticos cuando no pasan su tamiz.


Ahora sufre en carne propia la aparición de un efecto devastador en 46 meses de gestión de Donald Trump, que tendrá que revertir Joe Biden y que se impone como la primera medida que le reclama mayoritariamente el electorado norteamericano.


La ciudadanía es el vector revitalizador y el presente impone generar anticuerpos contra la aparición de fenómenos que sólo buscan aprovecharse de las mayorías.


Como siempre, aún en esta modernidad, la democracia se hace y se defiende en cada acto ciudadano.-


@danieltemperoni

viernes, 13 de noviembre, 2020 - 13:52 hs.

El debate por el nuevo pliego de licitación del transporte público de pasajeros, abre una gran oportunidad para que finalmente General Pueyrredon tenga el servicio que se merece como núcleo urbano en permanente crecimiento y evolución.


Por Daniel Temperoni


La experiencia de concesión que se encuentra extendida hasta 2021, abrió en su momento una gran expectativa que se fue diluyendo con el correr de los años.


Se necesita una discusión profunda sobre los requerimientos de la población y la implementación de cambios operativos y logísticos que demuestren que el objetivo incluye en primera persona al usuario que, en definitiva, es el que sostiene el sistema.


Décadas de reclamos sobre los recorridos y las frecuencias, el valor del boleto y el estado de las unidades.


Los colectivos se transformaron en un clásico de la protesta y siempre resultaron favorecidos en desmedro de los vecinos que dependen de su buen funcionamiento.


Es el momento de poner sobre la mesa todas aquellas herramientas que ya dieron resultados satisfactorios en otras comunidades y que forman parte de una mejora inexorable que se debe el transporte desde hace muchos años.


No hay lugar para excepciones, prórrogas ni apaños.


La sociedad se merece un servicio de primer nivel, acorde con los cambios que se vienen dando en el eje Mar del Plata-Batán y que están exigiendo centros de trasbordo, líneas troncales, boleto estudiantil, reestructuración de recorridos y análisis de circulación en función de las nuevas exigencias en materia de tránsito.


La ciudad está en un punto de inflexión en cuanto al movimiento vehicular y los alcances del debate sobre el transporte público de pasajeros no pueden quedar ajenos a este replanteo.


El Departamento Ejecutivo y el Concejo Deliberante necesitan nutrirse de la información que proviene de quienes usan el colectivo para transportarse diariamente, por lo que imaginar una serie de audiencias públicas estaría acortando las distancias entre la contundente realidad y el dibujo que muchos hacen de ella.


La Universidad Nacional de Mar del Plata tiene que ser tenida muy en cuenta en la elaboración de una fórmula a través de la cual se pueda evaluar de forma razonable el valor del boleto, de acuerdo a un estudio de costos ajustado a la verdad operativa de las empresas.


Aunque no sea necesario recordarlo, el municipio es el poder concedente y el único que define sobre el servicio.


La política institucional tiene, nuevamente, una gran oportunidad.


 


Twitter: @danieltemperoni

viernes, 6 de noviembre, 2020 - 13:17 hs.

Todo es día a día y paso a paso, aunque las directrices para la próxima temporada han arrojado ciertas certezas para los operadores turísticos de la costa atlántica.


Los protocolos presentados por hoteleros, gastronómicos y responsables de balnearios, seguramente se irán ajustando a medida que se vaya acercando la fecha de arranque de la ventana veraniega.


Los intendentes tendrán una meridiana y decisiva actividad, porque serán los evaluadores de la marcha del verano de acuerdo al flujo de viajeros que elijan a las distintas playas bonaerenses.


Sin duda, la expectativa es muy alta para aquellas actividades permitidas, aunque todo dependerá de la decisión de cada futuro veraneante a la hora de viajar a uno u otro punto, además de definir la cantidad de días que dispondrán para ese tan ansiado descanso.


Así como este año está transcurriendo de una manera nunca antes imaginada, el próximo verano tendrá un pulso que pocos se animan hoy a adelantar, ya que todo está imantado de esta enorme imprevisibilidad que nos viene acompañando desde mediados de marzo pasado.


Enorme tarea recaerá en las municipalidades a la hora de diseñar y poner en marcha los protocolos respectivos, pero también al momento de estructurar las acciones que acompañen un buen desempeño del manejo de la masa turística en los espacios al aire libre.


Deberán los municipios poner la mirada sobre la playa pública y aquellas zonas concesionadas a los privados, teniendo en cuenta que cualquier plan sanitario puede desequilibrarse si se entromete la irresponsabilidad en medio de una sociedad que camina diariamente al filo del contagio.


Se anunciaron aumentos en la línea de atención médica, previendo un plan de contingencia que incluirá la posibilidad de tener sitios predeterminados para aislar a personas que den positivo de coronavirus.


Todo lo que se pueda bosquejar de forma anticipada, dependerá inexorablemente del comportamiento de cada persona en función del grupo cercano con el que vaya a vacacionar y en relación al resto de la sociedad.


Ningún programa, protocolo o plan resultará exitoso sin la ayuda de residentes y turistas, por lo que las autoridades tendrán que activar mecanismos de prevención y disuasión para que todo resulte de la mejor manera posible ante una situación de emergencia que nadie nunca imaginó que podría acontecer.


La temporada de verano impondrá que todos actuemos con responsabilidad.-


@danieltemperoni


 

viernes, 30 de octubre, 2020 - 13:13 hs.

Frente a la pandemia que puso al mundo en situación de crisis total, es necesario remarcar que la responsabilidad sigue siendo el mayor activo que la humanidad tiene en esta circunstancia.


La postura individual sigue siendo decisiva para poder torcer los índices de contagio de la enfermedad.


Los rebrotes muy fuertes que se vienen registrando en Europa, demuestran que cualquier flexibilización debe hacerse bajo estrictos protocolos sanitarios y regulados de acuerdo a vectores epidemiológicos preestablecidos.


Significa que los niveles municipal, provincial y nacional deben continuar alineados en las políticas y en los objetivos globales, más allá de las tonalidades partidarias y de las miradas particulares acerca de cómo administrar recursos y medidas preventivas frente al coronavirus.


El mundo está asistiendo a distintas experiencias donde se confrontan ideas diametralmente opuestas y son pocos los países que han encontrado líneas de acción consensuadas.


Que los 23 gobernadores y el jefe de Gobierno porteño sigan avalando las decisiones tomadas por el presidente Alberto Fernández, tras más de siete meses de áreas con distanciamiento y aislamiento social, demuestra que la política es un factor determinante para el ordenamiento de actividades productivas, educativas y sociales.


Ejemplos tan desagradables como Estados Unidos y Brasil generan tangibles grietas, provocando en su efecto dominó la aparición de vivezas partidarias que sólo sirven para aquellos propósitos de base electoral que están totalmente desfasados en la prioridad de la sociedad.


Llegará el momento de poner sobre la mesa las propuestas para las elecciones legislativas del año próximo, pero hoy lo primero es la salud de la población y la búsqueda de protocolos que progresivamente nos permitan acercarnos a una nueva normalidad hasta que llegue alguna vacuna o terapéutica para cerrar esta triste historia que vivimos en el mundo.


El análisis permanente de la evolución de casos es tan importante como la decisión de buscar contagios en el territorio mediante el trabajo de profesionales y voluntarios.


Otras acciones que aparecen como oportunistas y sectoriales, sólo le dan oxígeno a ciertas actitudes individualistas que no ayudan al esfuerzo colectivo.


Hoy más que nunca la responsabilidad también es política.-


@danieltemperoni


 

viernes, 16 de octubre, 2020 - 13:12 hs.

Los datos duros del INDEC dejaron para el primer semestre del año un índice de pobreza de 40,9%, con un aumento de 5,5% respecto de igual período de 2019.


La indigencia trepó a 10,5%, contra el registro del 7,7% del año pasado.


Globalmente hablando, la economía cayó 19,1%, empujada sin duda por los efectos de la pandemia de Covid-19.


Al cierre de la mitad del presente año, la dependencia estadística aseguró que el 30,4% de los hogares argentinos son pobres, con ingresos familiares de $25.759, para afrontar una canasta básica total estimada en $43.785.


Según la Encuesta Permanente de Hogares, sobre un universo de 2.800.000 viviendas relevadas hay 754.000 en situación de indigencia, con ingresos de $10.301 frente a la canasta básica alimentaria de $17.625.


La ciudad de Concordia, en Entre Ríos, fue la que registró al cierre del primer semestre el mayor índice de pobreza con el 52,2%.


Los centros urbanos con menor índice de pobreza fueron la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el 17,3%; Río Gallegos, con el 28,7%; y La Rioja, con el 29,8%.


Con relación al AMBA, el índice de pobreza creció 3% en CABA y 7,7% en los partidos del conurbano bonaerense.


La contundencia de la realidad se traduce en que más de la mitad de las personas hasta 14 años son pobres, llegando a 56,3%.


El aumento mayor, 7,1%, se observó en los grupos de personas de entre 15 y 29 años que llegó a 49,6%, mientras que la franja de entre 30 y 64 años marcó una suba de 5,7% y pasó a 36,2%.


Sobre una población estimada en 45.000.000, las cifras del INDEC proyectaron cerca de 18.000.000 de personas sumergidas en la pobreza, abarcando al 30,4% de los hogares argentinos.


En ese total, 4.000.000 están en la indigencia.


Los números de desocupación y subocupación, los 9.000.000 de beneficiarios que accedieron al IFE y que no estaban registrados en ninguna base de datos, y centros urbanos como General Pueyrredon que duplicaron sus porcentajes de desfase social, ponen la mirada específica sobre las responsabilidades que habrá que activar para salir de la profundidad en la que estamos como sociedad.


Detrás de cada estadística hay seres humanos involucrados que esperan fuertes medidas de recuperación económica para quedar incluidos en la rueda productiva.


Hoy la realidad nos marca que cuatro de cada diez argentinos son pobres.-


@danieltemperoni


 

AUDIOS - RADIO BRISAS

Rogelio Frigerio en "Brisas Primera Edición"
Santiago O´Donnell en "Embón Registrado"
Verónica Magario en "Brisas Segunda Edición"
Mercedes Giuffré en "Plan Luz"


VIDEO DESTACADO