29/09/2020
martes 29 de septiembre del 2020 - T
29 septiembre 2020 - T
viernes, 14 de agosto, 2020 - 13:09 hs.
Otra Argentina es posible

La realidad que trajo la pandemia se juntó peligrosamente con aquella que ya venía mostrando nuestro país.


Un territorio en el que se despliegan enormes recursos naturales e ilimitadas proyecciones de producción industrial, desarrollo tecnológico y científico, expone también esa cruda fotografía de pobreza e indigencia que alcanza a uno de cada cuatro habitantes.


Siempre con el sayo puesto de una deuda externa ominosa e impresentable, la carga impositiva que siempre estuvo al servicio de los desbordes presupuestarios y un retraso en la actualización de haberes, jubilaciones y pensiones, el ahora aparece más complicado que lo que se adivinaba antes de la crisis sanitaria.


Por eso resulta imprescindible transitar un tiempo de acuerdo político e identificar rápidamente el diagnóstico para aplicar de inmediato la mejor terapéutica.


A nadie escapa que a la vuelta de la pandemia están las elecciones legislativas del próximo año y que esto traerá el lógico desgaste de oficialismo y oposición en un plano que la sociedad verá seguramente de reojo porque las prioridades serán otras muy distintas.


Sin embargo, los unos y los otros pujarán por engrosar sus bancadas en todos los niveles, ya que esto les asegurará mayor o menor poder a la hora de marcar sus distintas miradas de país.


En eso vamos a estar en los venideros meses post pandemia, con empresas que requerirán de todo el apoyo posible por parte del Estado, tal vez con una mirada más fina y segmentada que permita crear puentes de producción, consumo y exportación hoy extremadamente limitados.


El gobierno deberá ser inteligente mediador en la mesa de consenso entre sindicatos y entidades empresarias, necesitándose además una serie de proyectos que busquen la promoción de las pymes, líneas de crédito más blandas, distensión en las responsabilidades impositivas y apoyo fundamental a aquellos emprendimientos que generen divisas en base a productos diversificados y exportables.


Nos encontraremos en medio de una realidad inédita, acompañada de viejos resquemores y antiguos frenos a sueños que siguen costando visualizar entre distancias históricas.


Las necesidades básicas de una cuarta parte de la población y los esfuerzos hechos por el Estado durante esta pandemia, dejan muy en claro por dónde deberá transitar el debate de la política en los días por venir.


No hay espacio para especulaciones cortas ni para las consabidas chicanas que sólo sirven a los grupos que las promueven; otra Argentina es posible.-


@danieltemperoni         


 

   


Compartir
Columnas anteriores
viernes, 25 de septiembre, 2020 - 13:17 hs.

Nuevamente la palabra de Francisco estuvo dirigida a poner las cosas en su lugar con  respecto a la pandemia de Covid-19 y aquellas insolidaridades que salieron a la luz en distintos puntos del planeta.


Millones de personas alrededor del mundo demostraron que la empatía es el combustible necesario e imprescindible para generar la mejor barrera cultural contra el coronavirus.


Para los otros, el Papa tuvo un mensaje sin eufemismos.


Denunció  “el surgimiento de intereses partidistas y criticó a quienes aprovechan la situación actual “para fomentar divisiones”.


Jorge Bergoglio expresó que “la crisis que estamos viviendo a causa de la pandemia golpea a todos; podemos salir mejores si buscamos todos juntos el bien común”.


Las palabras resonaron en el Patio San Dámaso del Vaticano, en el marco de la audiencia general y que conformó la sexta catequesis de su ciclo “Sanar el mundo”.


“Por ejemplo, hay quien quisiera apropiarse de posibles soluciones, como en el caso de las vacunas. Algunos aprovechan la situación para fomentar divisiones: para buscar ventajas económicas o políticas, generando o aumentando conflictos”, aseguró.


También afirmó que “otros simplemente no se interesan por el sufrimiento de los demás, pasan por encima y van por su camino”.


Agregó que “si las soluciones a la pandemia llevan la huella del egoísmo, ya sea de personas, empresas o naciones, quizá podamos salir del coronavirus, pero ciertamente no de la crisis humana y social que el virus ha resaltado y acentuado”.


Francisco prepara una encíclica acerca de la fraternidad y el mundo postpandemia, y estos mensajes le darán base a esa reflexión final.


Tal vez lo medular de su idea pase por esta frase: "Si cada uno pone de su parte, y si no se deja a nadie fuera, podremos regenerar buenas relaciones a nivel comunitario, nacional, internacional y también en armonía con el ambiente".


Empatía, solidaridad, compromiso, fraternidad, quedan como claves de este mensaje de Francisco que intenta abrir aquellas mentes que nunca dejaron de calcular los efectos económicos de la pandemia, sin mirar siquiera los desastres sociales que está dejando a su paso.


Lamentablemente estos pocos son los que tienen un manejo superlativo de las llaves mundiales, pero nada está perdido cuando el que intenta convencer está persuadido de su prédica.-


@danieltemperoni


 

viernes, 18 de septiembre, 2020 - 13:16 hs.

Seguimos inmersos en esta lucha de la sociedad contra el coronavirus y algunas herramientas aparecen como imprescindibles para dar batalla en la continuidad de la emergencia.


Mientras el esfuerzo de millones de mujeres y hombres se reproduce en cada medida de seguridad sanitaria, usando tapabocas, manteniendo el distanciamiento social y evitando encuentros sociales, se impone la necesidad de continuar siendo responsables desde lo individual y fortificar el contexto colectivo.


En paralelo, la realidad del distrito nos muestra cómo dos grandes centros productivos como el puerto y el parque industrial que contienen diariamente a más de 6.000 trabajadoras y trabajadores, respetan protocolos que hasta el momento no han mostrado fisuras.


Sin embargo, otras actividades económicas están resentidas y no han podido reiniciarse en los últimos seis meses.


El Estado está presente y significa un soporte muy importante para millones de personas, aunque hay renglones de la sociedad que siguen necesitando de apoyos y fortalezas para continuar este combate contra una enfermedad que convulsionó al mundo.


En General Pueyrredon, la mesa del asociativismo y la economía social responde a una convocatoria del espectro productivo y laboral, que deberá elaborar maneras de salir de esta coyuntura cuando el horizonte sanitario quede despejado.


Desde el municipio sería oportuno que partiese un llamado al consejo económico y social, en el que se vean representados todos los sectores sociales, incluyendo las universidades, los consejos profesionales, las sociedades de fomento y todas las formas de organización que hoy nutren a los efectivos Comités Barriales de Emergencia.


La salida de esta crisis global es reunir a todas las miradas y a las ideas que residen en cada una de las entidades.


El significado de la palabra consejo es en sí misma una definición: Conjunto de personas que se encargan oficialmente de informar al gobierno sobre determinada materia de la administración pública antes de tomar decisiones.


Ojalá que podamos conciliar esfuerzos y expectativas.


Sería una muestra de adultez política y ciudadana, y una herramienta sólida para elaborar un futuro más tangible y solidario.-


@danieltemperoni


 

viernes, 11 de septiembre, 2020 - 13:15 hs.

La agenda política de General Pueyrredon deberá ir filtrándose próximamente entre las rendijas que permita la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.


Muchos temas prioritarios que se fueron sumando en estos últimos seis meses, aguardando que las distintas miradas partidarias tuviesen cierta libertad como para maniobrar entre la pandemia, presionan fuertemente desde la propia realidad.


El Gran Mar del Plata sufre hace varios años el látigo de la desocupación y una subocupación que no logra poner a flote a vastos sectores sociales.


La pobreza y la indigencia son el resultado directo y tangible que deja esa marea nunca manejable y mucho menos analizada.


Un consejo económico y social es indispensable para que todos los vectores de la producción y el trabajo acuerden ante la mirada del Estado, el que deberá poner todas las herramientas disponibles sobre esa gran mesa de debate.


Las obras de infraestructura tienen que lograr pasar del plano dibujado y del discurso político, generar trabajo y proyectar una actualización de una gran urbe cercana al millón de habitantes.


La reestructuración del transporte público ya era urgente décadas atrás, por lo que se hace imprescindible que el tema sea debatido por el Concejo Deliberante y que el Departamento Ejecutivo baje rápidamente el nuevo pliego de licitación.


La seguridad del distrito requiere de un análisis profundo y de un entendimiento con la provincia para que se determine la cantidad de efectivos de la Policía Bonaerense, además de redefinir la figura de la Policía Local como puente de cercanía con los vecinos.


El desafío que viene significando la pandemia de Covid-19, nos pone en la obligación como sociedad de rediseñar aquellas soluciones sanitarias que surgieron como fallas en este cuadro de emergencia.


El municipio debe liderar una serie de replanteos ante los gobiernos provincial y nacional, poniendo en contexto la importancia que General Pueyrredon tiene en el sudeste bonaerense y las necesidades operativas que esta responsabilidad conlleva en sí misma.


Los barrios siempre esperan respuestas y un plan de pavimentación y puesta en valor que nunca se termina de consolidar en un presupuesto que tiene a la recolección y disposición final de residuos como el principal contrato de la municipalidad.


Redefinir la TSU, plantear un Código de Ordenamiento Territorial y Ambiental, y lograr finalmente la recategorización de las tarifas de gas también se imponen en una agenda política que fue absorbida por la pandemia y que ahora precisa de una activación inmediata.-


@danieltemperoni


 

viernes, 4 de septiembre, 2020 - 13:16 hs.

La pandemia de coronavirus impactó negativamente en muchos renglones de la sociedad y profundizó un sinnúmero de problemáticas.


Según informó el ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad, la línea 144 que asesora en materia de violencia de género, recibió 55.715 llamados entre enero y junio.


Este volumen de comunicaciones aumentó 28% desde el inicio de la cuarentena.


Durante el primer semestre del año, fueron 14.955 personas las que pidieron asistencia del Estado.


También se informó oficialmente que desde el 20 de marzo, cuando arrancó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, y hasta el 30 de junio, se acumularon 34.494 consultas.


El informe del ministerio indicó que el 98% de las personas que se contactaron fueron mujeres, de las cuales el 63% tiene entre 15 y 44 años, 357 estaban embarazadas y 387 tenían algún tipo de discapacidad.


Un total de 1.215 personas que recibieron asistencia ante situaciones de violencia de género, ya tenían medidas de protección en vigencia.


La línea 144 recibe las consultas y brinda asesoramiento a personas que a veces no dejan sus datos personales.


Asimismo, interviene cuando alguien solicita ayuda y da información que permite su derivación para que reciba asistencia.


En este sentido, el ministerio comunicó que el 73% de las llamadas recibidas en el primer semestre correspondieron a consultas.


Durante la cuarentena fueron recepcionadas 2.326 comunicaciones más que en igual período de 2019, mientras que la tendencia se mantuvo en mayo y junio.


Puntualmente, en mayo último se recibieron 2.580 consultas más que en el mismo mes del año pasado, en tanto que en junio el incremento fue de 2.217 contactos telefónicos.


La estadística oficial indicó que el 92% de las agresiones fueron provocadas por hombres.


La problemática está identificada y el diagnóstico precisó que fueron muchas las mujeres que sufrieron hechos violentos aún cuando ya estaban bajo medidas de restricción vigentes.


El Estado y la sociedad deben trabajar en conjunto para prevenir y evitar que sigan ocurriendo estas aborrecibles formas de violencia de género.-


@danieltemperoni


 

viernes, 28 de agosto, 2020 - 13:14 hs.

Un claro contrapunto en medio de la pandemia se puede observar en General Pueyrredon.


Por un lado, esta simple apreciación de que las calles muestran vecinos que respetan el uso de tapabocas, el distanciamiento social y no tienen contactos directos con personas que no son los miembros de su grupo de convivencia; por otro, aquellas que hacen todo lo contrario.


Como elemento novedoso y para destacar en el distrito, sin duda están los comités barriales de emergencia.


Un municipio que tiene fuertes y sólidos antecedentes en materia de fomentismo, a punto tal que el Acueducto Sur nació del empuje que a mediados de la década del ´80 realizó un grupo de vecinalistas.


Este puente tangible entre el Estado y las necesidades de los marplatenses, nació de la propia organización de las entidades vecinales, movimientos sociales, fuerzas políticas, credos, ONG´S y Universidad Nacional de Mar del Plata.


Cientos de personas reciben ayuda solidaria, alimentos y atención específica, porque otros tantos vecinos se pararon solidariamente frente a la pandemia.


Aquellos que adscriben a la visión compartida de la sociedad, destacan claramente en un panorama global que aparece complicado por las consecuencias directas e indirectas que trajo aparejada la crisis sanitaria.


En tanto, resultaría oportuno trabajar sobre la conciencia de los que no hacen lo que tienen que hacer para que el conjunto esté mejor, haya menos contagios y muchas actividades económicas retomen el ritmo previo al ASPO.


Estas distancias entre actitudes sociales deberían ser evaluadas por las autoridades, ya que el compromiso fundamental de unos contrasta tácitamente con el desparpajo de otros.


Los cambios en el medio que compartimos sólo vendrán de la mano de la responsabilidad individual y con una mirada solidaria, y esta situación de emergencia es el escenario que tenemos por delante para crecer como sociedad.


Nadie se salva solo y aquel que está convencido de esta postura necesita replantear su lugar como individuo gregario y necesario en un engranaje que requiere del esfuerzo de todos.


Resultaría penoso echar por la borda el esfuerzo de miles de vecinos por la errónea interpretación de otros.


Hablamos de empatías y de insolidaridades.-


@danieltemperoni


 

AUDIOS - RADIO BRISAS

Débora Indarte en "Brisas Segunda Edición"
Andrés Malamud en "Brisas Primera Edición"
Estela Díaz en "Plan Luz"
Gustavo Carrión en "Brisas Segunda Edición"


VIDEO DESTACADO