04/08/2020
martes 04 de agosto del 2020 - T
04 agosto 2020 - T
jueves, 23 de julio, 2020 - 14:15 hs.
La importancia y los beneficios de ser Empresa B

No son lo que pensás. Ni son empresas que evaden al fisco, ni juegan en Segunda División. Es un nuevo modelo, un nuevo paradigma.


La Empresa B (o B Corporation) es un tipo de empresa que utiliza el poder del mercado para dar soluciones concretas a problemas sociales y ambientales.


La Empresa B opera bajo altos estándares sociales, ambientales y de transparencia y por sus estatutos toma decisiones corporativas legalmente vinculantes considerando no sólo los intereses financieros de sus accionistas, sino también otros intereses y de largo plazo tales como la de los empleados, los proveedores y clientes, la comunidad a la que pertenecen y el medio ambiente.


Ya son más de mil las compañías en todo el mundo que han obtenido la Certificación Empresa B, otorgada por la OSC B Lab. Este nuevo modelo protege la misión de la empresa, por estatuto, asegurándose de que esta cumpla su propósito social y ambiental.



Y una Empresa B, junto con otras, dan lugar a una comunidad de organizaciones que están apostando por redefinir el éxito en los negocios. Para formar parte de esta comunidad apuestas por cumplir unos altos estándares de transparencia, rendición de cuentas y de desempeño. Estar certificado como Empresa B te permite salir de un mercado saturado ofreciendo una visión positiva y una nueva manera de hacer negocios.


Es importante saber que las Empresas B tienen otra forma de entender el mercado menos egoísta y avariciosa, para potenciar la labor del emprendedor creando y apostando por valor para todos.


Una B Corporation se diferencia del resto de organizaciones por ser modelos innovadores que persiguen el Triple Impacto:
1. Propósito: Crear impacto positivo en el ámbito social y el ambiental.
2. Responsabilidad: Tener en cuenta como fin primordial los intereses de los trabajadores, la
comunidad y el medio ambiente.
3. Transparencia: Publicar informe anual sobre el impacto social y ambiental certificado por un
organismo externo e independiente que le de veracidad a tus datos.


Novedades al respecto:


El Banco Galicia lanza una línea de créditos que apunta a empresas certificadas en el Sistema B (o que estén en el proceso de certificar) o que, aunque no tengan la certificación, sean de triple impacto. Según Francisco Murray, director ejecutivo de Sistema B en Argentina “es la primera vez que un banco del tamaño de Galicia toma este liderazgo pero lo hace de la manera tradicional que es el RSE”.


Así nació “Línea +B”, un producto especial y exclusivo para este tipo de emprendedores y empresas con el propósito de apoyar los negocios sustentables e innovadores.


La línea incluye dos formas de instrumentación:
• Un préstamo inmediato a sola firma (sin garantías) a una tasa del 29% (sin comisiones de
instrumentación, lo que disminuyó casi entre 1,5 o 2 puntos el costo de la financiación).
• Un préstamo con garantía de SGR Resiliencia a una tasa del 24%.


Lorena Lastagaray
@lololabazka
2234212419
RSE en Acción

   


Compartir
Columnas anteriores
jueves, 9 de julio, 2020 - 09:22 hs.

Hay muchos motivos por los que podemos abogar por la responsabilidad corporativa y es que las empresas en primer lugar tienen como objetivo conseguir buenos resultados económicos pero también, apostando por una visión a largo plazo, fomentar los beneficios sociales y también medioambientales.


En este sentido, podemos enumerar los principales beneficios por los que implementar una estrategia de RSC:
• Mejora del clima laboral: un ambiente en el que los empleados se sienten identificados con los valores de la empresa, motivados, hace que la relación entre ellos y con la empresa mejore, y consecuentemente también mejora la productividad.
• Atraer talento: tener un plan enfocado a revertir beneficios a la sociedad nos posicionará como una empresa más atractiva ante futuros empleados.
• Fomentar la innovación: del mismo modo que la motivación genera más productividad, tener a los equipos motivados también ayudará a fomentar la creatividad y la innovación.
• Reducción del impacto sobre el medio ambiente: propuestas como la mejora de la eficiencia energética, mejor gestión de residuos, entre otras iniciativas hará que seamos una empresa sostenible y que se preocupa por minimizar el impacto sobre el medio ambiente.
• Ayuda a mejorar la imagen corporativa: todos los puntos anteriores, del mismo modos que ayudan a captar talento, también nos posicionan de forma destacable ante los clientes y clientes potenciales. Ello puede convertirse en una ventaja competitiva.
• Fidelización de clientes: no solo vamos a atraer clientes sino que vamos a conseguir una mayor vinculación de los clientes actuales.



Pasos para hacer un plan estratégico de RSC


Las empresas ya no piensan solo en su propio beneficio económico, sino que se centran en ser también socialmente responsables. El plan estratégico de RSC debe establecer un conjunto de directrices de gestión que garanticen el
respeto de principios éticos y del respeto a las personas, a la sociedad y al medioambiente.


La elaboración de un plan estratégico de RSC puede seguir los siguientes pasos:
1. Analiza la situación de la empresa. Es importante que sepas de qué situación partes para definir a dónde quieres llegar. Para hacerlo correctamente, tendrás que analizar:
• El impacto de la empresa en el medioambiente y en la sociedad.
• Qué acciones de RSC se han realizado hasta ese momento y qué resultado han obtenido.
• Lo que están haciendo tus competidores.


2. Definición de objetivos. Se trata de fijar los objetivos de la RSC a corto, medio y largo plazo respecto a cada una de las partes interesadas que se relacionan con la organización: empleados, proveedores, clientes, entorno social y gobierno.


3. Establecimiento de las acciones a realizar. El siguiente paso consiste en fijar las acciones que sean necesarias para alcanzar los objetivos. Algunos ejemplos de acciones pueden ser los siguientes:
• Apoyo a la participación de los empleados en causas sociales.
• Realización de donaciones para contribuir a la sostenibilidad.
• Promover el uso de energías renovables.
• Recaudar fondos para causas solidarias de ONG.
• Impulsar el reciclaje.
• Controlar el consumo de energía.
• Organizar carreras solidarias para recaudar fondos.
• Reducir la producción de residuos.
• Garantizar la igualdad de oportunidades en la empresa.
• Implantar medidas de conciliación de vida profesional y familiar.
• Profundizar el conocimiento del cliente.
• Evaluar de forma periódica el grado de satisfacción de los clientes.


3. Elaboración de un plan de acción. Cada acción debe integrarse en el plan, definiendo en qué plazo se va a realizar, de qué forma y por quién.


4. Elección de las métricas adecuadas. No sirve de mucho hacer todo el trabajo anterior, si no se mide el resultado de las acciones. Para ello se tendrán que elegir los métodos adecuados.


5. Impulso de la comunicación interna y externa. La comunicación interna facilitará que nuestros empleados se involucren en el plan estratégico de RSC y la externa que los clientes, proveedores y sociedad en general, conozcan lo que estamos haciendo. En este sentido, es fundamental la elaboración de una Memoria de RSC que de a conocer las acciones que se han realizado.


Las acciones no son difíciles de llevar a cabo, tampoco generan un gran gasto extra, sino por el contrario, es una inversión muy positiva para la empresa y los beneficios sociales y económicos son múltiples, entonces, ¿por qué no hacerlo?


Solo hay que tener ganas de cambiar el mundo, empezando por uno mismo y para ello ya ideamos un Plan que se ajusta a lo que tu empresa necesita.


Sabemos de recursos humanos y entendemos de Responsabilidad social. Podés contar con nosotros.


Lorena Lastagaray
@lolo Labazka

martes, 12 de mayo, 2020 - 12:51 hs.

El gran tema mundial es hoy el Covid 19. Ante un panorama muy complejo, surgen varios temas a tratar elucubrando cómo será un escenario futuro.


Las empresas, al igual que la sociedad en general, deberán contemplar distintos aspectos en los que reinventarse para salir con el menor daño posible de la pandemia y esto sabiendo que no será tarea sencilla, va tener que estar sujeto a una planificación certera en cualquiera de las áreas que se tengan que modificar.


Aquellas empresas que antes de la pandemia, ya habían iniciado su camino en la responsabilidad Social, tendrán sin dudas un panorama más claro al momento de evaluar cómo seguir y si bien no será fácil para nadie, aquellas que nunca entendieron ni incursionaron en dicho tema, no contaran con herramientas tan valiosas que facilitaran muchas de las tareas a realizar en un mundo post Covid 19.


Siempre mencionamos las ventajas de tener en las empresas un área de Responsabilidad Social y por supuesto a la vista de muchos empresarios, esto pudo parecer una moda, una tendencia que se manifestaba en algunos sectores más comprometidos de la sociedad, una opción costosa, un gasto innecesario y tantas opiniones más que a lo largo de estos años se ha escuchado a cerca de la Responsabilidad Social Empresaria.


Tal vez no se han contemplado las ventajas por varios motivos:
a) No se ha consultado a expertos
b) No se ha comprendido el concepto de RSE en su totalidad
c) No se ha priorizado la temática porque siempre hay temas más urgentes a resolver
d) No se ha cambiado la matriz asistencialista por una sostenible
e) No se ha querido averiguar sobre qué es la Responsabilidad Social, sus beneficios, las tendencias y el desarrollo que supone y las dimensiones que abarca al momento de posicionar una empresa a nivel local, nacional o mundial.


Algunos de los beneficios de ser una Empresa Socialmente Responsable son:
1- Más productividad
Antes de ser responsables con la sociedad y el ambiente, las empresas deben comenzar siendo responsables con sus recursos humanos. Al crear un ambiente laboral donde se beneficien todas las partes, los empleados serán más productivos en el día a día. A mediano y a largo plazo, esto conduce a mejores niveles de retención; y, por lo tanto, menores niveles de rotación.
2- Clientes más leales
La regla básica para obtener clientes habituales es cumpliendo con tu promesa de calidad de servicio y productos. Si además de eso les demuestras que te preocupa el bienestar social, la lealtad de tus clientes alcanzará un nivel superior. Además de ser tus clientes regulares, se convertirán en promotores de tu marca.
3- Mejor imagen y mayor credibilidad
Las empresas que respetan a su recurso humano y a las comunidades que le rodean se ganan el respeto de la sociedad. Ser consistentes con las responsabilidades adquiridas genera confianza y credibilidad. Además, proyecta una imagen pública que contribuye a la sostenibilidad económica de la empresa.
4- Ventaja competitiva
Estudiosos del tema afirman que los consumidores establecen una relación positiva con las empresas socialmente responsables. La razón es que la RSE agrega valor al consumidor; ya sea valor emocional, valor social o valor funcional. En otras palabras, contar con clientes leales se convierte en un activo intangible para las empresas, lo cual les brinda una ventaja competitiva ante otras marcas.


Estos son solo cuatro de muchas ventajas que la RSE le proporciona a una empresa y para delinear un posible escenario luego de la pandemia, son herramientas que permitirán llegar más rápido y con más éxito a conseguir los objetivos que le darán al empresario la posibilidad de subsistir, resurgir y mantenerse en el mercado.


Los cuatro puntos anteriores, mencionados como ventajas, hablan de cuatro partes muy importantes de una empresa, los empleados, los clientes, la imagen y la competencia. Si decimos que la RSE mejora sustancialmente estos aspectos, no hay más nada para agregar, no hay más nada para acotar, no hay más nada para inventar y solo nos queda decir que la Responsabilidad Social, es un negocio redondo.

martes, 25 de febrero, 2020 - 13:41 hs.

Cuando hablamos de Responsabilidad Social, Cambio Climático y Sustentabilidad, es casi inevitable tener que dividir en sectores a la sociedad, ya que según sus creencias, valores, conocimientos y la importancia que les dan a los mismos son lo que determinan el tipo de acción o no acción que generan en la comunidad.


Sectorizar no es aquí una manera de discriminar, si no que es, a modo de análisis, evaluar según la región, el genero, la edad y el conocimiento para poder después, generar estrategias que a través de ciertos parámetros se pueda atacar el problema que hoy, como humanidad nos preocupa.


Ponernos en acción también depende de eso ya que no para todos los seres humanos tiene la misma relevancia esta temática que, para algunos sectores puede ser considerada una moda, una alerta, una realidad inminente o solo un ciclo de cambios en la Era, como lo fueron la mesozoica o la glaciar.


Cuando las situaciones a resolver son tantas y tan variadas, las personas comienzan a retrotraerse en el individualismo de pensar que, siendo tan complejo el problema, un simple ser humano, solo, no puede lograr cambios y es allí donde se abandona cualquier posible acción.


La búsqueda del desarrollo sostenible no fallará debido a la falta de conocimiento, sino más bien a la falta de acción.


Esto es especialmente evidente en el caso del cambio climático. La Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible nos ha dado una hoja de ruta para pasar del conocimiento a la acción en la forma de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).


Los ODS han demostrado ser beneficiosos, pero también plantean desafíos complejos y exigentes. No ha sucedido lo suficiente todavía para implementarlos. Las acciones concretas son raras. Todavía faltan vías efectivas, y la gente sale a las calles para protestar porque los políticos no responden con urgencia.


Ante un desafío tan ambicioso, lo mas importante es estar informando, tener capacidad de análisis y tomar acciones individuales, mientras en las altas esferas se pergeñan grandes soluciones globales para que luego nos lleven a buen puerto.


Es por eso que desde nuestro lugar, cada uno puede ser agente de cambios. ¿Somos consumidores? Seámoslo de manera consciente. ¿Somos usuarios? Marquémosle el rumbo a las empresas.


Seguramente esto suena a premio y castigo, pero yo prefiero verlo como una manera simple de exigir y marcarles la cancha a los que tienen el poder y toman las grandes decisiones.


Definitivamente la tendencia está marcada: Si los cambios no se hacen desde arriba hacia abajo, habrá que hacerlos desde abajo hacia arriba.


¡Así que cambiemos nosotros y seamos ese cambio que queremos ver en el mundo!


Lorena Lastagaray
@lolo Labazka

domingo, 9 de febrero, 2020 - 14:52 hs.

El campo de la sostenibilidad está en constantes actualizaciones, cada día descubrimos nuevas tendencias, nuevos enfoques y nuevas personas haciendo algo para que podamos vivir en un planeta sostenible.


El nuevo concepto que se incorpora desde el 2013, aunque llevemos muchos años de retraso, es el ESG. Pero en América Latina aún es novedoso, aunque desde el 2017 viene avanzando en Argentina. El ESG, por sus siglas en inglés Ambientalismo, sociedad y gobernanza, se resume en 4 aspectos críticos:


1. Fondo de inversiones o accionistas.
2. El informe financiero por el que la gobernanza toma sus decisiones a nivel transparencia.
3. Los informes integrados de los diferentes reportes a través de las normas a las que se accede (GRI, ISO etc).
4. La cotización en bolsas de valores a través de un Bono Verde para un proyecto de impacto socio ambiental a través de organismos multilaterales.


Esto abre una serie de posibilidades para los profesionales de la sostenibilidad que deberán prepararse para este nuevo enfoque, ayudando a las empresas a utilizar los criterios ESG.


La responsabilidad social representa el esfuerzo que realiza una compañía para obtener un impacto positivo. Es más una forma de asunto regulación, con la que la mayoría de las empresas informa anualmente cómo y por qué está haciendo cosas en favor de la comunidad y los ODS.


Desde el lado de la ESG, se miden estas actividades para llegar a una evaluación precisa respondiendo al cambio climático, el trato a sus trabajadores, la generación de confianza y el fomento de la innovación y la administración de las cadenas de suministro. Siendo así una pieza clave para el buen desarrollo de las empresas que pretenden estar en el camino de la responsabilidad social.


Los conceptos han avanzado, todavía tenemos una gran cantidad de empresas que ni siquiera han incursionado en la responsabilidad social, pero los estudiosos del tema ya están cambiando los paradigmas y están tomando a la ESG como un concepto superior que ayuda a la responsabilidad
social de las empresas.


Pensaste en consultar con los profesionales que saben para ver como pueden ayudarte?


El mundo cambia y éxito de tu empresa hoy mas que nunca, está íntimamente ligado a las acciones que realices en favor de la Comunicad y el Medioambiente.


Lorena Lastagaray
@lolo Labazka

martes, 7 de enero, 2020 - 14:30 hs.

Todo lo que una empresa pueda hacer en Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es algo que vuelve a la sociedad.


Por supuesto que cada acción es importante y mas importante es que los actores de esta sociedad, ONGs, empresas y Estado actúen mancomunadamente.


Conocemos a diarios actividades que realizan diferentes empresas de la ciudad, en favor de la RSE. También estamos al tanto de lo que el Estado realiza y día a día comunicamos las actividades de las ONGs que se concretan por sus esfuerzos particulares vinculados con estado y empresas.


El punto de pensamiento hoy es simplemente, después de poner en juego y a la vista todo lo que se hace, sostenerlo en el tiempo y formar alianzas para que perdure con mayor solidez.


Uno de los factores mas importantes en esta trama invisible que se ha creado en la sociedad es indudablemente la confianza. La confianza es la que va a garantizarnos como sociedad, mantener fuertes los hilos de esta trama y para que haya confianza es necesario que los actores sean responsables y cumplan cada uno con su parte.


Desde los Medios de Comunicación también hacemos lo propio y desde este medio en particular nos comprometemos a contarte todo lo que investiguemos en relación a los temas que nos ocupan y nos hacemos responsables de informarte de todo lo bueno que esté pasando al respecto. Y como es lógico, también seremos críticos incansables al momento de evaluar todo aquello que no se esté haciendo como corresponde y trataremos que se mejore para que juntos hagamos una ciudad mejor, un país mas confiable y una sociedad que deje huellas de las que nos sintamos orgullosos.


Vos, hoy, ya hiciste tu parte?


Lorena Lastagaray
@lolo Labazka

AUDIOS - RADIO BRISAS

Nicolas Trotta en "Brisas Primera Edición"
Viviana Bernabei en "Plan Luz"
Jorge Macri en "Brisas Primera Edición"
Alejandro Rabinovich en "Brisas Segunda Edición"


VIDEO DESTACADO