09/04/2020
jueves 09 de abril del 2020 - T
09 abril 2020 - T
viernes, 20 de marzo, 2020 - 13:38 hs.
Violencia epidémica

La sociedad argentina atraviesa una oleada de violencia que observa distintas manifestaciones pero que anida un fuerte y unívoco desprecio por la vida del prójimo.


El asesinato de Fernández Báez Sosa, las golpizas que se registran entre jóvenes en Mar del Plata o en cualquier otro punto del país, los más de 70 femicidios en lo que va del año, las reacciones virulentas tras cada situación conflictiva en el tránsito cotidiano, son todos frutos peligrosos del mismo árbol sociológico.


Ese golpe, esa puñalada, ese disparo, repercuten en víctimas de carne y hueso, y se repiten hasta el cansancio en pantallas de tv, celulares y notebooks.


Son estertores de una misma agonía que aún no alcanzamos a dimensionar como conjunto social y nos debatimos entre seguir mirando o decidir actuar en el momento justo antes de que ocurra si somos testigos de un hecho dramático y violento.


La reflexión que sigue a cada episodio tiene como corolario casi siempre una misma frase: “Pude haber sido la víctima”.Y casi nos contentamos en nuestra propia ignorancia involutiva: “Por suerte no me tocó esta vez y sigo vivo”.


Así continuamos nuestro camino y, a veces, nos preguntamos qué podemos hacer como individuos para mejorar nuestra baldosa y ayudar al conjunto de la vereda a la que pertenecemos.


Exigimos que el Estado esté presente donde corresponde para prevenir, aunque íntimamente descreemos del sistema y vivimos persuadidos de que poco y nada va a cambiar en nuestro entorno.


Sabemos que debemos inocularnos para frenar esta epidemia, pero le asignamos poca injerencia a la vacuna cultural que debería empezar a reforzar nuestro desgastado cuerpo social.


Decidimos hacernos más individuos y menos colectivos, imaginando que el aislamiento es una forma efectiva de contener este virus masivo.


Perdimos gran parte de nuestra capacidad de asombro, porque el hematoma es golpeado todos los días y ya no siente el dolor.


Por suerte, aún nos juntamos en las plazas y exhibimos el juicio crítico que conlleva la protesta.-


@danieltemperoni


 


 


 

   


Columnas anteriores
viernes, 3 de abril, 2020 - 13:18 hs.

La inmensa mayoría del pueblo argentino acató el aislamiento social obligatorio determinado por el presidente de la Nación para hacerle frente a la pandemia de coronavirus que azota al planeta.


En el marco de la desgracia que esto viene significando para la humanidad por las personas que han fallecido a causa de este virus, las medidas que tomó el gobierno argentino permitieron adelantarse a cuadros de situación que en algunos países centrales como Estados Unidos y varias naciones europeas ya se salieron de la lógica exponencial del contagio.


Sin embargo, miles de malos connacionales tomaron el camino de la individualidad y decidieron hacer caso omiso a las restricciones establecidas para la circulación de personas, violentando varios artículos del Código Penal y poniendo en riesgo la vida de todos.


Un joven que embarcó en un ferry en Colonia, Uruguay, hizo que se disparara el protocolo de cuarentena para las 400 personas que viajaron con él.


Un alto ejecutivo de un grupo oleaginoso y textil, fue conminado a entrar en confinamiento cuando rompió el aislamiento al salir a navegar con su yate por el Paraná, y días después se lo detuvo en la vía pública manejando a alta velocidad un auto de alta gama acompañado de una mujer.


Un hombre de 70 años y su grupo familiar que viajaban por Europa, escondieron a las autoridades que había tenido fiebre alta al abordar un avión de Aerolíneas Argentinas que los repatrió junto a otros 290 argentinos. En pleno vuelo, dos médicos le salvaron la vida y pudo llegar compensado a Ezeiza, donde se determinó que todos quedaban aislados. A los pocos días falleció.


Un odontólogo se hizo pasar por médico e intentó sacar a su esposa de un hotel donde estaba separada con otras personas, lo que obligó a que ambos quedaran recluidos en una habitación con custodia policial en la puerta.


Un joven que circulaba en camioneta desde Brasil y que ingresó por Panamericana terminó con causa judicial, en tanto un empresario rosarino recibió condena en juicio sumarísimo por romper la cuarentena catorce veces en diez días.


Otros miles de malos argentinos nos pusieron en riesgo, deberán enfrentar causas federales y cargarán con esos antecedentes el resto de sus vidas.


La inmensa mayoría entendió que en este barco estamos todos y que nadie se salva solo.-


@danieltemperoni


 

viernes, 27 de marzo, 2020 - 13:22 hs.

El presidente Alberto Fernández fue claro desde el principio de la aplicación de las medidas especiales en el país para hacer frente a la pandemia de coronavirus.


“No toleraré que los vivos tomen de bobos a los argentinos”, afirmó el jefe de Estado.


La primera referencia estuvo dirigida a aquellos comerciantes y empresarios que pensaran en aprovecharse de esta emergencia remarcando precios por las dudas.


Pero también le apuntó a ese pensamiento nocivo que subyace en el inconsciente colectivo y que ha perdurado por generaciones, encumbrando a los denominados piolas por encima del resto de los argentinos que trabajan, estudian, se esfuerzan y respetan las leyes establecidas.


Este renglón de connacionales, muchos de los cuales rozan la frontera de la corrupción, han sido responsables directos de la degradación y de la pérdida de conciencia social en aquellos valores que hacen la diferencia a la hora de medir la respuesta de una sociedad.


Mientras la inmensa mayoría del país se dedicó a respetar estrictamente los alcances del aislamiento social obligatorio, a los efectos de impedir el avance de contagios con Covid-19, miles de personas imaginaron que podrían aplicar esa lógica de romper las reglas y salieron a la calle con la creencia de que su egocentrismo podría hacerlos intocables.


Ahora deberán pensar seriamente en enfrentar las consecuencias de causas penales federales por haber incurrido en delitos que están expresados en el Código Penal y en la Ley de Desabastecimiento.


En el artículo 202 se establece una pena de 3 a 15 años de cárcel para aquellos que propaguen una enfermedad peligrosa y contagiosa, mientras en el 203 se disponen multas de 5.000 a 100.000 pesos cuando la propagación fuera cometida por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o por inobservancia de los deberes a su cargo.


El artículo 205 expresa que será reprimido con prisión de 6 meses a dos años el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia.


Millones de argentinos repudian la actitud de este grupo antisocial y dan cátedra de ciudadanía respetando las leyes, aplaudiendo cada noche desde sus ventanas al personal sanitario y reconociendo a todos aquellos que siguen cumpliendo con su tarea para que la rueda productiva de alimentos, medicamentos y servicios esenciales no se detenga.


Pasada la emergencia, estamos ante la gran oportunidad de generar cambios profundos que apunten a diseñar una sociedad solidaria, inclusiva y respetuosa de sus semejantes.-


@danieltemperoni


 

viernes, 6 de marzo, 2020 - 13:29 hs.

Con la sanción definitiva en el Senado de la Nación, la denominada de ley de góndolas aguarda ahora su reglamentación para ser aplicada en supermercados e hipermercados de todo el país.


Venía siendo reclamada por vastos sectores de la producción de alimentos que hoy no se encuentran presentes en los anaqueles de las grandes superficies comerciales.


Sencillamente, en ellas reinan desde hace mucho tiempo y casi en soledad los productos que generan la media docena de grandes formadores de precios.


En muchos casos se han transformado en los dueños de esos espacios por la presión que ejerce su posición dominante en el mercado.


Hacen que otros niveles productivos jamás alcancen la verdadera competencia y transforman sus caprichos en los precios de referencia de los alimentos de primera necesidad.


Desde APYME se indicó que “una vez aplicada la norma habrá una nueva oportunidad para las pequeñas y medianas empresas”, ya que “tras largos años de caída en sus ventas y cierre masivo de pymes, ahora tendrán un lugar preponderante en bocas de expendio masivo, abriendo una ventana de oportunidad para acercar nuestros productos a los consumidores”.


La ley aprobada establece que los supermercados e hipermercados tendrán que garantizar que un 25% de la góndola exhiba producción de micro y pequeñas empresas nacionales, más un 5% de productos generados por la agricultura familiar, campesina e indígena, y sectores de la economía popular.


Asimismo, dispone que las islas exhibidoras contiguas a las cajas deberán presentar un 50% del espacio destinado a alimentos y bienes de primera necesidad elaborados por microempresas, pymes, cooperativas y mutuales. 


Esta normativa aprobada por unanimidad en el Senado, deberá implementarse en un plazo de 60 días.


Su aplicación en todo el territorio nacional debería producir una democratización en las ventas de las grandes superficies comerciales, que hasta el momento sólo están reservadas para los verdaderos monopolios de la alimentación.


El mecanismo de la competencia que también tendría que incorporarse con esta ley, redundaría en beneficio directo de los consumidores al poder optar por productos de igual calidad pero a menor precio.-


@danieltemperoni


 

viernes, 28 de febrero, 2020 - 10:20 hs.

Una vez más, como ocurrió con la serie de satélites de comunicaciones ARSAT y con el de observación terrestre SAOCOM 1A, Argentina sigue escribiendo su propia historia en el selecto grupo de ocho naciones que poseen y desarrollan esta tecnología de avanzada.


El SAOCOM 1B cerrará el primer grupo de este tipo de una constelación satelital que contará con cuatro unidades similares, concebidas en el marco del Plan Nacional Espacial y desarrollados por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, junto con INVAP Sociedad de Estado, la firma pública VENG, la Comisión Nacional de Energía Atómica y el Laboratorio GEMA de la Universidad Nacional de La Plata.


También colaboraron en el proyecto más de 80 empresas tecnológicas, además de instituciones que integran el sistema científico nacional y la Agencia Espacial Italiana.


El nuevo satélite fue trasladado por vía aérea desde el aeropuerto de Bariloche hasta las instalaciones de la empresa SpaceX en Cabo Cañaveral, desde donde será lanzado al espacio el 30 de marzo.


La puesta en órbita del SAOCOM 1B será clave para la producción agrícola, permitiendo medir la humedad del suelo y posibilitando la emisión de alertas sobre potenciales inundaciones.


Los técnicos y científicos encargados del proyecto pudieron verificar en tierra cada una de las secciones operativas desarrolladas íntegramente por empresas y laboratorios del país..


Es un ejemplo contundente del nivel alcanzado por la ciencia y la tecnología nacional que debe ser entendido, fundamentalmente, como un acto de soberanía.-


@danieltemperoni


 

viernes, 21 de febrero, 2020 - 10:26 hs.

El mensaje del Papa Francisco volvió a escucharse fuerte en el mundo en oportunidad de conocerse el documento “Querida Amazonia”.


A través de sus 111 puntos, recorre impresiones acerca de la reunión de obispos dedicada a la región que se concretó en octubre pasado.


"Sueño con una Amazonia que luche por los derechos de los más pobres, de los pueblos originarios, de los últimos, donde su voz sea escuchada y su dignidad sea promovida", dijo el Sumo Pontífice en su cuarta exhortación.


Aunque no hace referencias explícitas a temas controversiales como la posible ordenación de hombres casados, también convocó a la Iglesia a dejarse "enriquecer e interpelar" por la lectura del documento conclusivo del Sínodo sobre la Amazonía que en 2019 incluyó este pedido de los participantes para ciertas zonas puntuales.


Denunció a "los intereses colonizadores que expandieron y expanden, legal e ilegalmente, la extracción de madera y la minería, y que han ido expulsando y acorralando a los pueblos indígenas".


"A los emprendimientos, nacionales o internacionales, que dañan la Amazonia y no respetan el derecho de los pueblos originarios al territorio y a su demarcación, a la autodeterminación y al consentimiento previo, hay que ponerles los nombres que les corresponde: injusticia y crimen", afirmó en el documento.


Aseguró que “cuando algunas empresas sedientas de rédito fácil se apropian de los territorios y llegan a privatizar hasta el agua potable, o cuando las autoridades dan vía libre a las madereras, a proyectos mineros o petroleros y a otras actividades que arrasan las selvas y contaminan el ambiente, se transforman indebidamente las relaciones económicas y se convierten en un instrumento que mata".


El Papa dijo que  "no podemos permitir que la globalización se convierta en un nuevo tipo de colonialismo" y remarcó que "el equilibrio planetario depende también de la salud de la Amazonia".


Ya en 2015 la voz de Francisco reclamó fuerte sobre el planeta y los recursos naturales en su Encíclica Laudato si´.


Una vez más, Jorge Bergoglio encabezó el reclamo mundial ante la voracidad de las multinacionales y la tibia reacción de los gobiernos frente a esta problemática mundial.-


@danieltemperoni


 




AUDIOS - RADIO BRISAS

Paulina Martinetto en "Materia Prima"
Roberto Moldavsky en "Mapamorfi"
Maria Cristina Ramos en "Materia Prima"
Bárbara Tomadoni en "Materia Prima"


VIDEO DESTACADO