29/03/2020
domingo 29 de marzo del 2020 - T
29 marzo 2020 - T
viernes, 18 de octubre, 2019 - 11:07 hs.
El cambio de matriz, la semilla sustentable

En nuestro país, desde hace varios años, comenzó a sonar tímidamente el concepto de Responsabilidad Social. En un principio, cuando el punto de atención era la crisis económica, el default, el corralito, las corridas bancarias y la crisis política del “que se vayan todos", se gestaba la crisis social que acentuaba el concepto de asistencialismo, donde proliferaron comedores y merenderos que, de alguna manera, hicieron ver que esa era la forma en que los que mas tenían, debían ayudar a los que menos poseían, a los más golpeados y a los sectores más vulnerables de la sociedad.


Por supuesto que no estaba nada mal pensar que en muchos aspectos aquello era una posible solución, pero lo grave y trascendente fue pensar que el asistencialismo era la matriz de la Responsabilidad Social.


Socialmente, cuando se instala un concepto en medio de una crisis, éste queda firme y se lleva todas las medallas, generando una toma de conciencia sobre el tema en cuestión y dando por hecho que esa es la forma de actuar, la fórmula de la solución y hasta el toquecito mágico que se descubrió para la resolución del problema y que es digno de replicar y entonces se multiplica, se hace carne en el ciudadano común, lo usan los políticos para juntar voluntades y finalmente se vuelve la nota periodística infaltable en todos los medios de comunicación.


Lamento decir que no. No porque esté mal ayudar, si no porque juzgamos mal el hecho de tomar al asistencialismo como la base de la responsabilidad social.


Hoy, casi veinte años después y con un contexto parecido en muchos aspectos respecto de la crisis social política y económica, estamos tratando de cambiar esa matriz asistencialista por una de promoción humana e inversión social, donde se promueva la innovación en la gestión sustentable de las empresas como por ejemplo la calidad de vida en el trabajo, la gestión ambiental y la inclusión laboral, invitando a todos los sectores de la sociedad a caminar sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible para llegar a buen término.


Y vamos a lograrlo, mientras tanto, al igual que cuando crece una planta, por un lado recolectamos sus frutos y por el otro dejamos que se vaya en vicio para obtener sus semillas y volver a plantarlas y que se sigan reproduciendo, así estamos tratando de convertir la semilla de la Responsabilidad Social Empresaria, para tener una huerta sostenible, que podamos mantener en el tiempo sin la necesidad de volver a comprar semillas, si no autoabasteciéndonos con lo que fuimos sembrando.


Lorena Lastagaray
Las Ong y La Gente
RSE en Acción
@lololabazka

   


Columnas anteriores
martes, 25 de febrero, 2020 - 13:41 hs.

Cuando hablamos de Responsabilidad Social, Cambio Climático y Sustentabilidad, es casi inevitable tener que dividir en sectores a la sociedad, ya que según sus creencias, valores, conocimientos y la importancia que les dan a los mismos son lo que determinan el tipo de acción o no acción que generan en la comunidad.


Sectorizar no es aquí una manera de discriminar, si no que es, a modo de análisis, evaluar según la región, el genero, la edad y el conocimiento para poder después, generar estrategias que a través de ciertos parámetros se pueda atacar el problema que hoy, como humanidad nos preocupa.


Ponernos en acción también depende de eso ya que no para todos los seres humanos tiene la misma relevancia esta temática que, para algunos sectores puede ser considerada una moda, una alerta, una realidad inminente o solo un ciclo de cambios en la Era, como lo fueron la mesozoica o la glaciar.


Cuando las situaciones a resolver son tantas y tan variadas, las personas comienzan a retrotraerse en el individualismo de pensar que, siendo tan complejo el problema, un simple ser humano, solo, no puede lograr cambios y es allí donde se abandona cualquier posible acción.


La búsqueda del desarrollo sostenible no fallará debido a la falta de conocimiento, sino más bien a la falta de acción.


Esto es especialmente evidente en el caso del cambio climático. La Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible nos ha dado una hoja de ruta para pasar del conocimiento a la acción en la forma de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).


Los ODS han demostrado ser beneficiosos, pero también plantean desafíos complejos y exigentes. No ha sucedido lo suficiente todavía para implementarlos. Las acciones concretas son raras. Todavía faltan vías efectivas, y la gente sale a las calles para protestar porque los políticos no responden con urgencia.


Ante un desafío tan ambicioso, lo mas importante es estar informando, tener capacidad de análisis y tomar acciones individuales, mientras en las altas esferas se pergeñan grandes soluciones globales para que luego nos lleven a buen puerto.


Es por eso que desde nuestro lugar, cada uno puede ser agente de cambios. ¿Somos consumidores? Seámoslo de manera consciente. ¿Somos usuarios? Marquémosle el rumbo a las empresas.


Seguramente esto suena a premio y castigo, pero yo prefiero verlo como una manera simple de exigir y marcarles la cancha a los que tienen el poder y toman las grandes decisiones.


Definitivamente la tendencia está marcada: Si los cambios no se hacen desde arriba hacia abajo, habrá que hacerlos desde abajo hacia arriba.


¡Así que cambiemos nosotros y seamos ese cambio que queremos ver en el mundo!


Lorena Lastagaray
@lolo Labazka

domingo, 9 de febrero, 2020 - 14:52 hs.

El campo de la sostenibilidad está en constantes actualizaciones, cada día descubrimos nuevas tendencias, nuevos enfoques y nuevas personas haciendo algo para que podamos vivir en un planeta sostenible.


El nuevo concepto que se incorpora desde el 2013, aunque llevemos muchos años de retraso, es el ESG. Pero en América Latina aún es novedoso, aunque desde el 2017 viene avanzando en Argentina. El ESG, por sus siglas en inglés Ambientalismo, sociedad y gobernanza, se resume en 4 aspectos críticos:


1. Fondo de inversiones o accionistas.
2. El informe financiero por el que la gobernanza toma sus decisiones a nivel transparencia.
3. Los informes integrados de los diferentes reportes a través de las normas a las que se accede (GRI, ISO etc).
4. La cotización en bolsas de valores a través de un Bono Verde para un proyecto de impacto socio ambiental a través de organismos multilaterales.


Esto abre una serie de posibilidades para los profesionales de la sostenibilidad que deberán prepararse para este nuevo enfoque, ayudando a las empresas a utilizar los criterios ESG.


La responsabilidad social representa el esfuerzo que realiza una compañía para obtener un impacto positivo. Es más una forma de asunto regulación, con la que la mayoría de las empresas informa anualmente cómo y por qué está haciendo cosas en favor de la comunidad y los ODS.


Desde el lado de la ESG, se miden estas actividades para llegar a una evaluación precisa respondiendo al cambio climático, el trato a sus trabajadores, la generación de confianza y el fomento de la innovación y la administración de las cadenas de suministro. Siendo así una pieza clave para el buen desarrollo de las empresas que pretenden estar en el camino de la responsabilidad social.


Los conceptos han avanzado, todavía tenemos una gran cantidad de empresas que ni siquiera han incursionado en la responsabilidad social, pero los estudiosos del tema ya están cambiando los paradigmas y están tomando a la ESG como un concepto superior que ayuda a la responsabilidad
social de las empresas.


Pensaste en consultar con los profesionales que saben para ver como pueden ayudarte?


El mundo cambia y éxito de tu empresa hoy mas que nunca, está íntimamente ligado a las acciones que realices en favor de la Comunicad y el Medioambiente.


Lorena Lastagaray
@lolo Labazka

martes, 7 de enero, 2020 - 14:30 hs.

Todo lo que una empresa pueda hacer en Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es algo que vuelve a la sociedad.


Por supuesto que cada acción es importante y mas importante es que los actores de esta sociedad, ONGs, empresas y Estado actúen mancomunadamente.


Conocemos a diarios actividades que realizan diferentes empresas de la ciudad, en favor de la RSE. También estamos al tanto de lo que el Estado realiza y día a día comunicamos las actividades de las ONGs que se concretan por sus esfuerzos particulares vinculados con estado y empresas.


El punto de pensamiento hoy es simplemente, después de poner en juego y a la vista todo lo que se hace, sostenerlo en el tiempo y formar alianzas para que perdure con mayor solidez.


Uno de los factores mas importantes en esta trama invisible que se ha creado en la sociedad es indudablemente la confianza. La confianza es la que va a garantizarnos como sociedad, mantener fuertes los hilos de esta trama y para que haya confianza es necesario que los actores sean responsables y cumplan cada uno con su parte.


Desde los Medios de Comunicación también hacemos lo propio y desde este medio en particular nos comprometemos a contarte todo lo que investiguemos en relación a los temas que nos ocupan y nos hacemos responsables de informarte de todo lo bueno que esté pasando al respecto. Y como es lógico, también seremos críticos incansables al momento de evaluar todo aquello que no se esté haciendo como corresponde y trataremos que se mejore para que juntos hagamos una ciudad mejor, un país mas confiable y una sociedad que deje huellas de las que nos sintamos orgullosos.


Vos, hoy, ya hiciste tu parte?


Lorena Lastagaray
@lolo Labazka

miércoles, 4 de diciembre, 2019 - 12:10 hs.

Asociación Conciencia es una entidad apartidaria y sin fines de lucro que funciona desde el año 1982, con el objetivo de promover la participación ciudadana y fortalecer los valores democráticos y republicanos, a la vez que el compromiso de los ciudadanos en la transformación de una sociedad más justa e igualitaria.


Con sede en Capital Federal, posee presencia territorial en 20 provincias del país, y cuenta con 2464 voluntarios que participan en programas centrados en cuatro ejes fundamentales que estructuran los proyectos de la organización: empleabilidad, comunidad, sustentabilidad y participación.


Con respecto a las acciones llevadas adelante por el equipo de Conciencia en los distintos Programas socioeducativos, Federico Castello, referente local de la organización, expresó que “éstas instancias representan un momento propicio para detenerse a reflexionar acerca de la labor diaria que desarrollamos a través de la implementación de nuestros programas orientados a la inclusión educativa y sociolaboral de jóvenes y adolescentes, principalmente de la periferia de nuestra ciudad, donde se acentúan las situaciones de vulnerabilidad”.


En nuestra ciudad, la tarea de Asociación Conciencia está íntimamente ligada a la Responsabilidad Social. Todos sus programas son acompañados en gran medida por diferentes empresas marplatenses.


Durante el desarrollo de los Programas se acompañó a un total de 1622 jóvenes estudiantes de escuelas secundarias, emprendedores o a quienes formaban parte de proyectos inclusivos como el ENVIÓN o la ONG Palestra. Entre las acciones y actividades desarrolladas se realizaron cursos y jornadas de empleabilidad y de habilidades emprendedoras, talleres en habilidades socioemocionales, visitas a la Universidad, capacitaciones orientadas al emprendedurismo como de costos y marketing digital, ferias comerciales y la entrega de 112 capitales semillas de un total de 140 emprendedores activos, mientras se gestionaron vínculos con diversas instituciones y empresas como Globant, Accenture, Farestaie, Open Sport, Manpower y Uthgra Sasso, entre otras.


Este trabajo con Jóvenes y adolescentes abarcó los barrios de la zona sur y sudoeste de la ciudad, como el Puerto, Los Acantilados, Las Heras, Pueyrredón, Bosque Grande, Parque Palermo, Parque Hermoso, el Martillo, Playa Serena, Parque Independencia, Nuevo Golf, Cerrito Sur y Centro. En paralelo, se trabajó en tres ejes: con chicos y chicas de sexto año de las escuelas secundarias, con jóvenes de instituciones educativas y sociales, y emprendedores de esas mismas zonas de influencia.


Desde un aspecto cualitativo, es importante destacar los resultados y el impacto real de éste tipo de programas. De 96 jóvenes acompañados por el programa Vincular, 36 de ellos lograron titular en sus estudios secundarios, 14 se inscribieron en mesas de examen después de un extenso período de alejamiento de la institución educativa y 13 chicos se inscribieron en centros de educación superior, mientras que algunos jóvenes con problemáticas graves de vulnerabilidad socioeconómica pudieron retomar sus estudios. A su vez, se acompañó en forma personalizada a más de 140 adolescentes de escuelas secundarias en la planificación de sus estudios, búsqueda laboral, y orientación vocacional, entre otros.


Por otra parte, en torno a las vinculaciones, durante estos dos años se trabajó de manera articulada con la ONG Palestra, CEFIL, CILSA, Jóvenes Solidarios, Sociedad de Fomento Los Acantilados, CDI Pueyrredón, Programa Autonomía Joven, Casa de la Mujer de la Dirección de Políticas de Género del municipio de General Pueyrredón, Envión Dorrego, Comunidades Eclesiales de base de la zona Sur y Centros de Formación Profesional Municipales N 3, 4 y 5.


Esto es solo una muestra de lo que se puede hacer en Mar del Plata y está claro que se puede lograr.


Tu empresa, es socialmente responsable?


Lorena Lastagaray
Las ONG y La Gente
Face: 
Lolo Labazka

viernes, 22 de noviembre, 2019 - 14:50 hs.

Es cierto que en Mar del Plata existen gran cantidad de empresas y muchas tienen políticas de Responsabilidad Social Empresaria, pero más cierto es que hay muchas otras que aún no y si la tienen, no la difunden por varios motivos.


El más común, es que sus programas de RSE ni siquiera son programas, porque solo entran en la categoría de acciones aisladas que no se comprometen con la realidad de la ciudad. Serían acciones Greenwashing, por usar un neologismo para aquellas actividades superficiales que a primera vista son sustentables pero que en realidad no cumplen con tales expectativas.


Considerando un 16% de desempleo en la ciudad y un 40,2 % de asalariados no registrados (datos de www.mardelplataentretodos.org ), lo grave ya no pasa por la tasa de desempleo, si no por la falta de responsabilidad de aquellas empresas que aún tienen a sus empleados bajo un régimen informal.


Cierto es también que el dato de desempleo es una cuestión alarmante en Mar del Plata, pero nos ocupa hoy saber porqué tantas empresas aún tienen la modalidad de no cumplir las reglas cuando muchas de ellas figuran en público haciendo alguna acción relacionada con la RSE.


Leyendo algunos artículos de diferentes partes del mundo, encontré la respuesta en una fábula por cierto muy actual y que quiero compartir con ustedes.


"Un día estaban en un bar, un cerdo y una gallina charlando de todo como hacen los amigos entre copas. La gallina de pronto le dice al cerdo: - Amigo!!! ¿Qué te parece si montamos una empresa? - Genial gallina, respondió el cerdo. ¿Y cómo se llamaría?, a lo que la gallina le dijo: - Huevos fritos con jamón!!! El cerdo le respondió: - De ninguna manera gallina, porque mientras yo me comprometo con toda la carne al asador, vos solo ponés algo que luego podés reponer".


Y eso es lo que pasa con unas y otras empresas aquí. Mientras unas eligen políticas genuinas de RSE, otras solo comprometen parte de sus actividades sin considerar si esas acciones son realmente beneficiosas para la sociedad o solo son un maquillaje para estar dentro de la movida sustentable que parece estar de moda.


Por eso la pregunta de todas las semanas hoy se basa en la fábula. ¿Tu empresa es cerdo o gallina?


Lorena Lastagaray
Las ONG y La Gente
Face: Lolo Labazka

AUDIOS - RADIO BRISAS

Paulina Martinetto en "Materia Prima"
Roberto Moldavsky en "Mapamorfi"
Maria Cristina Ramos en "Materia Prima"
Bárbara Tomadoni en "Materia Prima"


VIDEO DESTACADO