31/03/2020
martes 31 de marzo del 2020 - T
31 marzo 2020 - T
viernes, 24 de enero, 2020 - 10:23 hs.
Violencia enquistada

Los hechos de violencia manifiesta que acontecen a diario en el país, llevan a reflexionar sobre el contexto social en el que se desarrollan y también acerca de las reacciones de sus protagonistas.


Como sociedad tenemos la obligación de revisar estos actos que están muy lejos de las reglas básicas sobre las que debe regirse una comunidad.


Estos márgenes gruesos de anomia se enfrentan cotidianamente con los esfuerzos mayúsculos de la mayoría de los argentinos; esos que todos los días cumplen el ritual de la supervivencia, educan y protegen a sus hijos, les dan marco convivencial y los preparan para el futuro.


Pero mientras la mayoría laboriosa se empeña en mejorar a base de trabajo y convicción, aparecen estos sujetos extrapolados del concepto general y rompen la fisonomía colectiva con actitudes violentas que terminan sacudiendo a todos.


Es ahí cuando se revisan las políticas de Estado y se analizan bajo la lupa las responsabilidades del gobierno de turno, poniendo el acento en los protocolos de prevención que siempre se muestran insuficientes.


Cada momento de crisis es acompañado por una andanada de lamentos, críticas y advertencias provenientes de los distintos sectores de la sociedad, aunque se concluya que la gestión política tiene mucho que ver con el crecimiento de los actores violentos, vía del escaso compromiso de quienes deben velar por la seguridad del conjunto y de aquellos que están obligados a legislar para que otros administren la mejor justicia.


Y así nos desayunamos con imágenes captadas por más de un celular donde aparecen patovicas golpeando hasta el desmayo a un grupo de jóvenes o un manojo de exacerbados pateando la cabeza de un ocasional contrincante, un conductor irascible que descarga su furia con una llave cruz en el parabrisas de otro vehículo o alguien que cae pesadamente al suelo tras ser empujado por motochorros.


La violencia se manifiesta en todas las formas posibles y acaba por teñir el horizonte del ciudadano hasta desmoralizarlo e infectarlo de bronca.


El individuo se vuelve desconfiado, siempre en guardia, atento a cualquier evento que pueda surgir del contacto con sus pares, quienes también terminan por adherir a esa línea de pensamiento.


Lo peor que nos puede pasar como sociedad es que estos hechos cometidos por lobos solitarios o manadas enfurecidas, nos roben los sueños grupales de una realidad superadora de la actual.


El Estado tiene enorme tarea por delante, ya que no sólo debe revisar las políticas de prevención, sino generar proyectos educativos y reformas profundas en materia de contención social.-


@danieltemperoni


 


 

   


Columnas anteriores
jueves, 20 de febrero, 2020 - 12:06 hs.
domingo, 10 de noviembre, 2019 - 10:26 hs.
miércoles, 23 de octubre, 2019 - 09:25 hs.
viernes, 28 de junio, 2019 - 13:39 hs.
viernes, 15 de febrero, 2019 - 08:02 hs.
AUDIOS - RADIO BRISAS

Paulina Martinetto en "Materia Prima"
Roberto Moldavsky en "Mapamorfi"
Maria Cristina Ramos en "Materia Prima"
Bárbara Tomadoni en "Materia Prima"


VIDEO DESTACADO