09/05/2021
domingo 09 de mayo del 2021 - T
09 mayo 2021 - T
ECONOMÍA


domingo, 25 de abril, 2021 - 18:43 hs.

Invertir en vacas: una atractiva propuesta que funciona como un plazo fijo en dólares

Invertir en vacas una atractiva propuesta que funciona como un plazo fijo en dólares


Agropecuaria Surmax ofrece una alternativa de inversión con un monto mínimo inicial de 500 dólares para comprar cabezas de ganado con una renta del 12% anual.

Los directores ejecutivos de la empresa son Marcelo Fabián Manes (Presidente y CEO) y Omar De Lucca (Vice Presidente y Responsable Financiero del Grupo). En diálogo con InfoBrisas.com, De Lucca profundizó sobre el modelo de negocios que apuesta a la rentabilidad del campo argentino.

- ¿Cómo empieza el camino de Agropecuaria Surmax?

- Es una empresa que lleva tres años en el mercado. Se fundó en 2018 con la idea de hacer el ciclo completo en el negocio de la carne cumpliendo con todos los eslabones de la cadena sin dejar rentas en el camino. Se trata de un negocio que hoy es rentable, es una fuente de generación de riqueza y una de las pocas industrias que aporta dólares al país. Combinamos dos perfiles diferentes. Mi socio Marcelo es matarife abastecedor con más de 20 años de experiencia en el rubro de la carne de manera personal. En mi caso, vengo de trabajar ocho años en bancos y todo lo que es tecnología bancaria. Juntamos esas dos experiencias y decidimos fundar una empresa agropecuaria. Empezamos comprando unos animales para engorde con producción propia y venta al mercado del animal vivo. Después, a través del Fideicomiso Ganadero Surmax (nuestro vehículo financiero para captar fondos y destinarlos a la producción) empezamos a aplicarlo a través capitales de terceros, a la compra de ganado, alimento, vacunas y manejo sanitario. Así el negocio fue creciendo bastante rápido.

- ¿En qué se basó el crecimiento de la empresa?

- Tuvimos un flujo de capitales muy interesante en 2019 y 2020, lo que nos permitió avanzar con la integración y la ejecución de ese plan de negocios a largo plazo que habíamos definido. Luego incorporamos la unidad de vaca de cría con toros para hacer la producción propia de terneros y no salir a comprar al mercado. Seguimos avanzando y empezamos a plantar el propio cereal, hacer producción de maíz, trigo, soja y girasol. Fuimos por otro campo más grande en Roque Pérez, donde están los dos campos que administramos, y empezamos a hacer la producción de carne y de cereales para cumplir con el ciclo productivo completo.

- ¿Cuál fue el siguiente paso para lograr la consolidación?

- En una tercera etapa incorporamos una estructura comercial, creamos una identidad de marca, una empresa exportadora que es Argus Meats S.A., una empresa del Grupo Surmax. Logramos que Surmax le venda toda la producción de carne y cereales a Argus. A su vez, Argus la vende, por un lado, al mercado interno en cadena de carnicerías boutique y, por otro lado, exporta a China y a otros países. Tanto el novillo Premium que elabora Agropecuaria Surmax como las vacas de cría que ya han tenido varias pariciones y es un producto hoy muy demandado por China por el precio. Llegamos a tener el ciclo completo. Producción, faenamiento, procesamiento, comercialización y exportación. Cuando logramos integrarnos en la cadena de valor sin intermediarios, se logra una rentabilidad que te permite sostener un producto de inversión como el Fideicomiso Ganadero Surmax con tasas anuales en dólares muy atractivas y muy superiores a lo que ofrece el resto de los bancos.

- ¿Es necesario para invertir tener experiencia en la actividad agropecuaria?

- Para entrar a este negocio agropecuario no es necesario invertir en un campo ni obtener un campo propio. Nosotros tenemos la experiencia y el conocimiento para hacer entrar a cualquier inversor que tenga un ahorro mínimo de 500 dólares y que pueda ingresar a esta cadena de valor. Le pagamos una atractiva renta y eso tiene un doble beneficio: gana el inversor y ganamos nosotros. Generamos un beneficio mutuo.

- ¿En qué plazos se puede generar esa ganancia?

- Son inversiones de corto plazo. La inversión promedio en el Fideicomiso Ganadero Surmax ronda entre los 3.000 y 4.000 dólares arrancando desde 500. Y la inversión es a un año de plazo mínimo en capital con pago semestral de intereses. Lo que hacemos es transformar esta inversión en un plazo fijo en dólares o un plazo fijo vacuno, como me gusta decir a mí. Tiene una capitalización semestral con la posibilidad de que el inversor reinvierta las utilidades y vaya construyendo una especie de jubilación futura porque a medida que se va capitalizando, el interés va creciendo. Y la empresa administra todo el negocio de lo que es compra y venta de ganado, elige los momentos para comprar, para vender, se ocupa de la alimentación del animal y del manejo sanitario. Es un esquema simplificado para un inversor. Hace un plazo fijo en dólares a un año de plazo con pago semestral de intereses y llegado el año, si se quiere ir, le devolvemos el capital y, si quiere renovar, se vuelve a hacer otro contrato por un año más con su inversión. Se ingresa con un contrato marco del Fideicomiso Ganadero Surmax. Si se quiere retirar, se le abona lo que se le debe en concepto de capital e intereses y ahí terminó su período de inversor

- ¿Cómo se puede saber sobre el avance de la inversión?

- El inversor tiene posibilidades de ir haciendo un seguimiento de cómo va el proceso de su inversión. Como política de la empresa dedicamos mucho tiempo y le damos mucho valor a la comunicación con nuestra cadena de inversores. Ejecutamos un doble canal de comunicación. Por un lado, está la agencia publicitaria que informa a los inversores mensualmente a través de una campaña de marketing sobre todas las novedades de la empresa. Cómo marchan los negocios, la producción y el stock de animales. Por otro lado, internamente elaboramos un newsletter bimestral donde no solamente incluimos información de lo que es el mercado, perspectivas y tendencias, historia y demás, sino también incluimos un apartado muy interesante reflejado en gráficos con los hitos estratégicos del Grupo Surmax desde que comenzamos. Eso está muy bueno porque permite resaltar en un pequeño informe visual cuáles fueron los pasos que fue dando la empresa y cómo va creciendo. También incorporamos los hechos pasados, le contamos al inversor lo que venimos haciendo en el último mes y, en otro apartado, lo que vamos a hacer. Le informamos al inversor cuáles son nuestros próximos pasos como empresa, en qué estamos invirtiendo el dinero y cuáles son las inversiones en infraestructura que estamos realizando. Hoy tenemos un flujo importante de inversores. En este negocio, cuando el fondeo te acompaña de la manera en la que nos acompaña, nos permite pensar un poco más a plazo en las inversiones en infraestructura. Por ejemplo, ahora acabamos de cerrar la compra de un matadero propio para poder multiplicar los cupos exportables como así también una planta procesadora propia. Eso implica que además de no pagar costo por matanza o por procesamiento podemos empezar a exportar cuero, vender las achuras y seguir integrándonos en la cadena de valor evitando que hoy los grandes mataderos nos quiten parte del animal que le damos para faenar y que la ganancia se la queden ellos. También estamos apuntando a la compra de otros campos, maquinaria agrícola y el desarrollo de una plataforma de inversiones virtuales propias que pronto va a estar operativa.

- Siempre hay riesgos, ¿qué garantías tiene el inversor?

- Tenemos cubiertos todos los puntos principales que hacen a los riesgos. Cuando el inversor adhiere al Fideicomiso Ganadero Surmax hay una cláusula en el contrato que habla de la prenda del ganado propio en favor del inversor. Una cosa es el ganado que yo compro a través del fideicomiso y otra cosa es el ganado que tengo como agropecuario. Eso va en garantía a favor del inversor para cubrir la tasa de mortalidad que está estadísticamente comprobada que oscila entre el 1 y 2% como máximo. Eso lo cubre la empresa por contrato. Después agregamos una cláusula de devolución del capital y de los intereses en dólares estadounidenses para darle seguridad al inversor de que no va a perder poder adquisitivo. También tenemos a través de nuestro broker de seguros contratada una póliza integral en el campo no solamente que tenga asegurado el ganado sino que tenga asegurado los cereales con lo que valen hoy los comodities, llámese soja, maíz o trigo. Y también se asegura el campo contra sequía que podría afectar por un lado el cereal y por otro lado la alimentación del animal, además del seguro contra granizo. El animal puede sufrir un golpe o le puede pasar algo y se muere. Esa póliza lo cubre. La empresa hoy patrimonialmente tiene bienes con los que puede responder. Tiene campo, tiene maquinaria agrícola, rodados, un inmueble en propiedad. Esto tiene mucho que ver con un negocio bancario. Los bancos median entre los plazos fijos y los préstamos. Nosotros intermediamos entre las inversiones a fideicomiso y los activos que tengo en el ganado en proceso de engorde, los cereales, la maquinaria y demás. Trato siempre de estar calzado. Generar una renta para pagarle al inversor, para cubrir mis gastos operativos y para ganar como empresa.

- En su caso personal, ¿cómo surgió el vínculo con el sector agropecuario viniendo del mundo de las finanzas?

- Estuve cuatro años en un banco de primera línea y otros cuatro años en un banco mayorista en la mesa de dinero, estudié administración y después hice mi Maestría en Finanzas con orientación al negocio bancario. El padre de la ex novia de mi hermano es mi socio hoy. Así lo conocí. Él me contó a qué se dedicaba en ese momento. Yo no sabía qué era una vaca. Para mí, la vaca y un novillo eran lo mismo. Así era mi nivel de desconocimiento en ese momento, pero pude aportar mi mirada financiera para poder integrarla al campo y a todo lo que es la exportación de carne. Hoy nuestro grupo económico está muy fuerte exportando. Esto quiere decir que entre el 70 y 75% de las ventas del grupo son exportaciones. Fui aprendiendo de a poco. Como empresa empezamos bien desde abajo, siempre con perfil bajo, haciendo las cosas bien, teniendo una historia intachable en todo lo que es el aspecto crediticio, honrando en tiempo y forma todos nuestros compromisos financieros asumidos, tanto con inversores como con los bancos. Tenemos las mejores referencias como empresa para invertir y esto es algo importante que suelo remarcar. Hay que mirar mucho a la hora de invertir qué industria salió bien parada después de la pandemia. Todo lo que es industria cárnica se potenció mucho con la pandemia. A nosotros el año pasado nos sucedió que cuando anunciaron una cuarentena qué fue interminable pensábamos que nos fundíamos. Y sin embargo fue todo lo contrario. Empezamos a crecer exponencialmente. Y algo muy importante: Argus Meats, nuestra empresa exportadora, que viene haciendo las cosas bien, presentó todos sus papeles al gobierno y consiguió la aprobación para estar en el registro de exportadores el famoso ROE. Muy pocas empresas exportadoras pasaron esos controles. El beneficio es ganar más cupo para exportar porque están saliendo muchas empresas del mercado. Este gobierno las está sacando del juego, volteando o anulando su matrícula para exportar. Nosotros pasamos esos controles. Entonces ante la demanda de China -que es imparable y viene con todo- van a quedar muy pocos jugadores en el mercado que van a poder exportar. Es una oportunidad para nosotros pero también es un desafío tener una estructura sólida para poder cumplir con esa demanda de China.

- ¿En qué se traduce esa inversión mínima inicial de 500 dólares?

- Con esos 500 dólares nos alcanza para comprar un ternero, cubrir el costo del alimento en su ciclo de vida y todo lo que son vacunas y gastos de administración del fideicomiso. Todo eso lo englobamos en un monto de 500 dólares que lo asignamos a una cabeza de ganado. Lo que hacemos en el campo es algo que se llama caravanas. Las caravanas son números de serie que a través de una tecnología (en la cual nosotros invertimos en su momento bastante dinero) permite hacer la trazabilidad del animal de punta a punta a través de un sistema electrónico. En las orejas del ternerito le pongo una etiqueta de color amarillo o verde que tiene una combinación letras y números. Le pasó un escáner al animal cuando ingresa al campo -previa vacunación- y mes a mes voy haciendo controles a través de muestreos estadísticos. Todo eso lo exporto a una computadora que me va diciendo cómo viene ganando el animal kilos de carne, cómo es el ratio de conversión entre kilo de maíz que le doy y kilo de carne que me gana, si tiene alguna enfermedad o si tengo que accionar ante el cuerpo de veterinarios que trabajan. Todo eso lo administramos nosotros como empresa agropecuaria a través de esta tecnología de caravanas electrónicas. Conceptualmente englobamos esos 500 dólares en una cabeza de ganado.

- ¿Cuáles son las principales dudas de aquellos interesados en invertir en vacas?

- Nosotros estamos con una campaña publicitaria activa muy fuerte y cada vez estamos haciéndonos más conocidos y con muy buenas referencias en plataformas de inversión virtuales y demás. Lo primero que te pregunta la gente es cómo funciona el sistema. O sea, si te doy un dinero quiero saber cómo lo cobro. Muchos quieren probar. Sin mayor conocimiento, la gente dice: ´Quiero comprar una vaca´. Y nosotros tratamos de reforzar el concepto o la explicación de lo que hacemos. Le contamos mucho al inversor sobre nuestra estructura vertical integrada. El inversor apunta más que nada a una inversión financiera y quiere un esquema simplificado. Quiere saber cuánto se lleva, cuánto pone y cuándo lo retira. Ve que somos sólidos en el manejo del negocio entonces el inversor confía.

- ¿Existe la opción de hacer la inversión completamente online?

- Nosotros le damos al inversor la posibilidad de hacer la operación online o de manera presencial en nuestra oficina comercial de Palermo. Tenemos inversores de todo tipo. Los que prefieren el negocio cara a cara, siempre y cuando estén en el ámbito de Capital Federal y Gran Buenos Aires, se pueden acercar y conocernos personalmente, firmar los contratos en formato físico y hacer una operación en efectivo, pero también tenemos implementada la versión digital con transferencia bancaria. El fideicomiso tiene sus cuentas habilitadas en el banco y firma un contrato digital. También hacia ese esquema estamos trabajando a futuro con el desarrollo de la plataforma de inversiones virtuales propias que va a permitir que la gente se sienta como un empresario agropecuario. La gente que tiene más de 40 años recordará lo que es el juego del Estanciero. La idea es que sea todo a través de la virtualidad de una plataforma. Y todo está sustentado con activos reales. Esto no es como el bitcoin o las criptomonedas que son inversiones muy volátiles y que no tiene sustentabilidad en activos. Esto es diferente. Esto es el campo argentino. Está históricamente comprobado que el campo deja plata, es el motor productivo principal del país y es una de las pocas fuentes de ingreso de dólares del gobierno hoy para recaudar. Nosotros el año pasado tomamos una decisión fuerte. Decidimos invertir en 500 toneladas de soja que valía 260 dólares en primavera y hoy está casi en 600 dólares a 10 días de levantar la cosecha. El maíz también ha subido muchísimo. Todo lo que son cereales está dando muy buenos márgenes de rentabilidad con lo cual estamos con muy buenas perspectivas.

Para saber más detalles sobre Agropecuaria Surmax se puede consultar la página web www.agrosurmax.com o escribir vía WhatsApp al +54 9 11 4528 4621 para contactarse con uno de los asesores financieros de la empresa.

   


Compartir
Otras noticias


AUDIOS - RADIO BRISAS

Rogelio Frigerio en "Brisas Primera Edición"
Santiago O´Donnell en
Verónica Magario en "Brisas Segunda Edición"
Mercedes Giuffré en "Plan Luz"




VIDEO DESTACADO