16/01/2021
sábado 16 de enero del 2021 - T
16 enero 2021 - T
ESPECTÁCULOS


domingo, 27 de diciembre, 2020 - 18:27 hs.

El Equilibrista, un viaje de imaginación hacia nuestra propia identidad

El Equilibrista, un viaje de imaginación hacia nuestra propia identidad


El talentoso actor Mauricio Dayub compartió sus sensaciones en Radio Brisas tras haber reestrenado este sábado su multipremiada obra El Equilibrista en el Teatro Mar del Plata.


Valorando el privilegio de ser parte de un hecho artístico celebrando el reencuentro entre los artistas y el público, Mauricio Dayub compartió una profunda charla con Florencia Cordero en el programa Un Lugar en el Mundo de Radio Brisas sobre la temática de El Equilibrista que propone un viaje de imaginación hacía nuestra propia historia a través de los lazos familiares.   


Todavía movilizado por el regreso a las tablas, describió el impacto de volver a levantar el telón. “Hay una sensación de solidaridad afectuosa. La viví primero en el reencuentro con el equipo técnico y toda la gente del teatro. Y después recibiendo al público, manteniendo la distancia social, tomando la temperatura, poniendo alcohol en las manos, sugiriendo que el barbijo esté puesto toda la función. Es algo muy especial porque es algo que durante más de ocho meses no pudimos hacer porque estaba prohibido”, remarcó Dayub para poner en contexto la carga emotiva de volver al ruedo.


Y reforzó su mirada sobre la apertura de las salas al afirmar que “se vive distinto el teatro porque hay una emoción particular para disfrutarlo a full. Tal vez porque nos dimos cuenta lo importante que era al no tenerlo”.


Entusiasmado por volver a presentar su unipersonal, el reconocido actor rememoró que El Equilibrista nació “escuchando el corazón” y recordó que inicialmente no fue pensado como un éxito que podría alcanzar masividad. “Por las características emotivas que tiene -también divertidas- hay un fuerte contenido emocional en el espectáculo y por alguna razón me fui convenciendo de que iba a ser un espectáculo para pocos. Y se terminó demostrando lo contrario. Había una necesidad de resignificar cosas fundamentales y verdaderas y no tanto lo que impone el mercado, lo que tiene brillo, con éxito y lo que más se consume”, analizó.



Parte de la historia que se narra tiene que ver con una vivencia personal muy fuerte que le dio origen argumental a la propuesta. “La semilla que generó El Equilibrista fue algo que había vivido con 29 años y nunca imaginé que lo iba a llevar al escenario y compartir con el público. Había descubierto otra familia en Italia que se suponía que no existía y un montón de detalles, características y sensaciones que cambiaron la vida de mi madre, de mis tíos y mis hermanos. Volver a saber quiénes éramos y no de la manera inventada que había logrado trasladar mi abuela para protegerse tal vez de un dolor o una decepción que había padecido”, contó Dayub emocionado como si narrara la historia por primera vez.


Y avanzó sin pausa: “La historia la llevaba adentro. No era algo que venía pergeñando poner arriba del escenario. Tuve que escribir la historia porque la sabía porque la había vivido. Cuando se la conté a los autores nos quedamos mudos frente a tanta inmensidad, tanta profundidad, tanto océano atravesado, todo ese dolor de los abuelos, de lo que callaban, el deseo de una madre, de una hermana de proteger otra y perderla para siempre”.


Esa mirada tan íntima y personal hacia el pasado de sus ancestros le hizo pensar que tenía entre manos una historia que no podría llegar demasiado lejos. En ese sentido, expresó: “No creía que estaba contando algo original que podía ser masivo. Lo estaba haciendo por mí y porque lo necesitaba. Empecé haciendo una función por semana y terminé pasando a una sala de 1000 localidades en Buenos Aires con una sensación hermosa de compartir algo tan mío, tan propio, tan chiquito, que pasara a ser parte de la gente”.


La frase de su abuelo árabe que tanto lo marcó y que decía que “el mundo es de los que se animan a perder el equilibrio” le da inicio a la historia que se narra desde el escenario. El recuerdo de aquella cita real lleva inevitablemente a aquellos especiales momentos compartidos entre abuelo y nieto. “Yo me acercaba y él empezaba a hablarme de su pueblo. Compartía cosas conmigo y se hacía preguntas. No entendía la desunión de la gente. Y me fueron quedando muchas cosas de los abuelos, de los grandes, de la experiencia. Mi carácter está muy forjado por eso. Esta cosa moderada que suelo tener muy a mano tiene que ver con esa experiencia que da la edad”, evocó.


Y profundizó de manera brillante sobre el lenguaje que eligió para poner en escena El Equilibrista con la idea de darle especial protagonismo a la imaginación: “Tenía un deseo de cómo contar esta historia. Estaba con la idea de que el teatro se había adulterado con los años. Yo quería contar una parte para que el espectador completara la historia. Y me sentí muy feliz cuando la gente me empezó a decir que a través del vestido de mi abuela veían a su propia abuela. En la escena final sube de algún modo toda la familia, la mía. Y el público le va poniendo la cara de sus propios familiares. Y eso no se olvida. Lo que el público no olvida es lo que logró imaginar durante la función. Ese era uno de los objetivos que me había propuesto. Por eso trabajé con objetos, aprendí a tocar un instrumento, a hacer equilibrio arriba de la cinta. Para producir imágenes que llevaran al público a imaginar. Su propia familia, su propia sangre. Y que cada uno resignifique su propia vida y la redignifique también”.


En su interesante diálogo con Un Lugar en el Mundo, Mauricio Dayub recordó además sus comienzos como actor cuando se animó a dejar Entre Ríos, su provincia natal, para desembarcar en Buenos Aires sin conocer a nadie y reflexionó sobre esa estrategia de “arriesgar para ganar” que lo llevó a perder el equilibrio y confiar en sí mismo para apostar a sus propias búsquedas.


Escuchá la nota de Mauricio Dayub con Florencia Cordero en Radio Brisas:





   


Compartir
Otras noticias


AUDIOS - RADIO BRISAS

Rogelio Frigerio en "Brisas Primera Edición"
Santiago O´Donnell en "Embón Registrado"
Verónica Magario en "Brisas Segunda Edición"
Mercedes Giuffré en "Plan Luz"




VIDEO DESTACADO