26/11/2020
jueves 26 de noviembre del 2020 - T
26 noviembre 2020 - T
Pedro Mazza Conductor de El Señor del Tiempo.


sábado, 21 de noviembre, 2020 - 19:37 hs.

Del humo de las baterías al humo de los buitres de la tragedia

Del humo de las baterías al humo de los buitres de la tragedia


Antes de comenzar a escribir lo que siento y lo que pienso quiero decir que lo que da sustento a lo que van a leer es fruto de mi experiencia como marino y como integrante de la Armada Argentina y está avalado por lo que es mi único capital: la credibilidad y la honestidad intelectual que ha basado mi desempeño en todo lo que he hecho hasta hoy para vivir y que ustedes conocen.


El material:


Desde que terminó la batalla por Malvinas, Argentina comenzó a pagar las consecuencias de haber pretendido desafiar a la OTAN y también a algunos socios alcahuetes de ese imperio que tenemos por vecinos. Eso comenzó a hacer mella en el material que ya era antiguo aunque muy bien mantenido por la gente. Y también con el tiempo comenzó a influir para conseguir repuestos para las unidades más nuevas de que disponía la Armada tanto en su poder naval como aeronaval. Sin embargo el empeño y la creatividad de suboficiales y oficiales hacía que las deficiencias se disimularan al mantener las unidades operativas y en condiciones de efectuar las misiones encomendadas.


Con el tiempo el grado de deterioro fue aumentando como fue aumentando el DESINTERES de todos y cada uno de los gobiernos entre 1983 hasta la actualidad salvo honrosas excepciones o gestos de algunas administraciones.


Los Comandantes en Jefe


Ninguno estuvo a la altura de las circunstancias. Ninguno se comprometió ni con el personal ni con lo que ese personal altamente capacitado y formado tenía a cargo: el material de combate con el que se defiende una nación y se ejerce el control de su soberanía. En cambio diseñaron políticas que solo fueron efectivas para mancillar y humillar de manera constante a lo largo de casi 40 años a profesionales de primer nivel solo por cuestiones ideológicas atadas a un pasado del que ya no queda más que el rencor expresado en venganza.


El personal:


El persona... Si yo pudiera transferirles a ustedes directamente lo que siento y quiero contarles!!…Yo creo que solo instalando mi corazón y mi alma en ustedes, solo así comprenderían lo que quiero decir con letras y palabras….Es muy difícil porque es un sentimiento. Y un sentimiento es eso.
El personal que integra los cuadros de suboficiales de la Armada Argentina proviene de los lugares mas recónditos de nuestro país además de los que llegan de las grandes ciudades. Norteños, patagónicos, cuyanos, porteños, mesopotámicos se mezclan y son sometidos a todo tipo de filtros. Académicos, físicos, psicofísicos e intelectuales. De modo que cuando egresan y llegan a su destino donde se “hacen” en sea cual sea su especialidad llegan siendo un verdadero “seleccionado” y en todo ese proceso además queda impregnada la disciplina y también distintos tipos de amores. El amor por lo que hacen, El amor por el ELEMENTO que tienen a su cargo. El amor a la institución a la que pertenecen. Y el amor por su DEBER.
MIREN….los conozco. Los conozco a todos porque conozco a todos con los que compartí 10 años de mi vida y créanme: son lo mismo. SOMOS LO MISMO.


Desde el cabo segundo más moderno hasta el suboficial mayor más antiguo son y serán todos iguales. Con sus matices pero respetando una matriz.


Y van a hacer lo que tengan que hacer con el material que tengan para llevar adelante lo que se les encomienda. Si hay reclamos se respetará la vía jerárquica, se elevarán notas, pero se cumplirá con la misión sin importar las consecuencias. No son suicidas. No son improvisados. No son irresponsables. Son técnicos. Profesionales orgullosos, pero también son personas. Padres, hijos, maridos, esposas, hermanos, amigos… QUE ASUMIERON LA RESPONSABILIDAD DE HACER LO QUE NADIE MAS QUIERE HACER CONOCIENDO LOS RIESGOS.


Gente normal que se encuentra con la muerte cara a cara en distintos momentos de su carrera. Muchachos que dominan ese miedo y siguen con lo que tienen que hacer porque saben que los que estuvieron antes los miran y los que vienen atrás también. Son el eslabón que enlaza a los que ya pasaron y a los que vienen y que no se puede romper.


Al principio de este texto hablaba sobre lo que considero mi único capital: la honestidad intelectual y la credibilidad que me he ganado entre ustedes que me siguen. La pongo en juego. Está sobre la mesa de este texto.


Miren… a esta gente les surgió un grave problema dentro de una unidad naval de combate preparada para operar debajo de la superficie, lo cual los obligó a salir del cobijo de esa profundidad en medio de un temporal de viento y de mar que en ese momento se expresaba en olas del tamaño de un edificio de tres pisos. Repito: en una unidad preparada para estar debajo del agua no en superficie y menos en medio de semejante temporal.


Los detalles de la tragedia serán motivo de pericias, pero no de juicios más allá de que estos están en marcha. Estas actuaciones no buscan la verdad. Si buscaran eso estarían desfilando todos los ministros de defensa desde 1983 hasta hoy. Todos los altos mandos desde 1983 hasta hoy que permitieron que la humillación sobre las personas y los materiales desembocara en esta tragedia. No buscan esclarecer lo que pasó, simplemente porque jamás les importó lo que pasaba en este ámbito de la vida de nuestro país. Había señales: se hundían barcos emblema como la ARA Santísima Trinidad, solo, dentro de la dársena de Puerto Belgrano….Por ahí se prendía fuego algún rompehielos pero no se hundía. Caían los aviones de combate pero como moría “solo” un piloto quedaba ahí… tapado por todos.


Tuvo que ocurrir esta tragedia para desnudar el estado del material y de la gente. No quieren la verdad. Quieren culpables y los culpables han sido todos los que por inacción u omisión jamás se preocuparon por cómo se llevan adelante ciertas misiones.


Si quisieran la verdad escucharían con respeto y con ganas de aprender a aquellos que les pueden enseñar algo para lo cual no están preparados porque tienen tantos prejuicios ideológicos que ni siquiera se animan a mirar de qué se trata. Hablo de periodistas, de políticos, de jueces, de abogados y también hablo de algunos altos mandos de la fuerza.


Ministros de Defensa como Nilda Garré o como el actual Agustín Rossi cuyo odio hacia todo lo militar es de público conocimiento porque ellos lo han demostrado y manifestado (ni que hablar de Oscar Aguad quien jamás entendió cómo navega un submarino) deberían pedir perdón y llamarse a silencio porque entre los tres, sumados, no alcanzan ni por asomo los niveles de catadura moral, de honestidad, de valentía o de amor a la patria que tuvieron los 44 tripulantes del submarino ARA SAN JUAN.


El humo de las baterías…producto del incendio sin foco ígneo pudo haber desatado esa tragedia…No se. Lo que se es que el humo que están esparciendo los buitres que rondan desde el periodismo, desde el derecho y desde la política, sobre familiares, compañeros y amigos de estos muchachos puede ser tan letal como el de las baterías.


La inteligencia sobre los familiares, el supuesto ocultamiento por parte de la Armada de la posición del barco… Todo eso es una gran cortina de humo desde una posición política que busca sensibilizar a la gente en contra de otra posición política. No hay nada más que eso Pongo las manos en el fuego sin dudar. Sin titubear por todos y cada uno de los suboficiales y oficiales integrantes de la Armada Argentina que estuvieron en el operativo SAR desde que se perdió contacto con el SUBMARINO hasta que el mismo se localizó.


Repudio a todos los que desde el desinterés primero y desde el desconocimiento después con una manifiesta mala fe acusaron o elucubraron teorías sin tener la más mínima idea de lo que se trata la tarea profesional dentro de una unidad operativa de la Armada.


¡RESPETO SEÑORES !
EN ESA TUMBA AZUL DESCANSAN LOS RESTOS DE 44 ARGENTINOS QUE SI HOY SE LEVANTARAN VOLVERÍAN A HACER CON LA MISMA PASIÓN AQUELLO PARA LO QUE SE PREPARARON TODA SU CARRERA. SIN QUEJAS, SIN GREMIOS, SIN PRETENSIONES ECONÓMICAS MAS QUE LAS QUE LE CORRESPONDEN. USTEDES SE METIERON DEBAJO DE LA CAMA DURANTE 8 MESES POR UN VIRUS QUE SE ELIMINA... LAVANDOSE LAS MANOS.


Pedro Mazza

   


Compartir
Otras noticias
Pedro Mazza Conductor de El Señor del Tiempo.
Pedro Mazza Conductor de El Señor del Tiempo.
Pedro Mazza Conductor de El Señor del Tiempo.


AUDIOS - RADIO BRISAS

Rogelio Frigerio en "Brisas Primera Edición"
Santiago O´Donnell en "Embón Registrado"
Verónica Magario en "Brisas Segunda Edición"
Mercedes Giuffré en "Plan Luz"




VIDEO DESTACADO