23/10/2020
viernes 23 de octubre del 2020 - T
23 octubre 2020 - T
POLÍTICA


sábado, 26 de septiembre, 2020 - 10:09 hs.

Polémica en el HCD: "El kirchnerismo mostró las cartas y ganó el truco con un cuatro de copas"

Polémica en el HCD El kirchnerismo mostró las cartas y ganó el truco con un cuatro de copas


Parecía un libreto preparado para que se luciera el kirchnerismo. Entre la tibieza inentendible del oficialismo y los errores de parte de la oposición el FdT logró todos sus objetivos.


Horacio Taccone (AM) pisó el palito y lo hizo dos veces. La primera fue cuando en la reunión de Labor Deliberativa creyó en la palabra de Marcos Gutierrez (FdT) que le aseguró un voto positivo a su proyecto a cambio de una actitud similar con el que su sector había presentado para la creación de los corredores gastronómicos.


No pasaría mucho tiempo antes que el concejal, tal vez llevado por su inexperiencia o por que aún no ha entendido el disvalioso orden de prioridades de la vida política, explotó en el recinto ante el incumplimiento de aquel compromiso y lanzó una desafortunada frase que dio paso a dos largas horas de reproches, puestas en escena y falsos enojos que tuvieron un único sentido: dejar las cosas como estaban y cerrar el paso a cualquier posibilidad de ampliar el beneficio al sector gastronómico al cual el proyecto kirchnerista acababa de utilizar con la única intención de condicionar, y de ser posible desgastar, al intendente.


Gutierrez sabe jugar bien el juego que más le gusta al kirchnerismo y que seguramente le indican desde provincia y nación. Como ocurriese con el falso compromiso asumido por Cristina Fernández según el cual en las sesiones virtuales del Senado solo iban a debatirse cuestiones referidas a la pandemia -lo que una vez reunido el cuerpo fue atropellado por la reforma judicial, el traslado de tres jueces afectados a las causas que la tiene como protagonista y varias más que convirtieron al cuerpo en un instrumento de sus propios intereses y necesidades- el presidente del bloque del Frente de Todos no dudó en asumir con Taccone un compromiso que sabía que no iba a cumplir.


Así como la semana anterior no dudó en abandonar la Comisión de Reactivación Económica, privando a la ciudad de un instrumento ágil e idóneo que parecía el más adecuado al momento en que vivimos, no iba ahora a tener prurito alguno en aceptar acuerdos que luego, una vez conseguido el objetivo buscado, serían lanzados al cesto de los papeles.


Y en su avance sin freno -sostenido en la tibieza de un oficialismo que a nueve meses de sentarse en sus bancas no ha encontrado la forma de marcar el paso en el Concejo, marcar agenda y cerrar acuerdos sólidos que le permitan construir una mayoría confiable- se permitió atacar a la concejal Mercedes Morro por su ausencia en la sesión, acusándola de «castigar» a los gastronómicos por razones que tampoco atinó a explicar. A esa hora la edil estaba en aislamiento por el diagnóstico de COVID-19 positivo de un contacto estrecho y a la espera del resultado de sus propios análisis. Una verdadera bajeza que pinta de cuerpo entero al personaje y a su visión de la política.


De cualquier manera la reacción de Taccone fue reprochable y desmesurada. El recinto debe quedar al margen de las explosiones personales y el debate, por alzado que sea, necesita mantenerse dentro de límites y carriles civilizados. Su explosión de disgusto, sus palabras y su insistencia en remarcar la violación a un acuerdo previo por parte de Gutierrez sumió al recinto en una discusión kafkiana acerca de sanciones, intenciones solapadas y alusiones a una convivencia en la que ciertamente nadie parecía creer demasiado.


Y en medio de semejante escenario, hecho a la medida de las intenciones del kirchnerismo que demostró habilidad para conseguir sus objetivos, quedó en claro una circunstancia que puede ser determinante en el tiempo que viene: Nicolás Lauría, llegado a Juntos x el Cambio de la mano del Partido Fe del dirigente sindical ruralista «Momo» Venegas, ya funciona como un concejal más del Frente de Todos y es parte de las estrategias de ese sector político. Su salto formal es solo cuestión de tiempo y, como Ariel «Cholo» Ciano, terminará siendo apéndice de las estrategias políticas del peronismo aunque nunca sea reconocido como propia tropa y, tal cual le ocurre al ex presidente del cuerpo y funcionario del gobierno de Gustavo Pulti, se convierta en dúctil actor de reparto en una puesta para la que ni siquiera es consultado.


Poco a poco va cambiando la relación de fuerzas y las dubitativas intervenciones del jefe de la bancada oficialista Alejandro Carrancio no dejan de ponerlo en evidencia. Sus buenas intenciones en la búsqueda del diálogo chocan con la indiferencia de la oposición y la tibieza insoslayable de una UCR que no termina de asumir plenamente su condición de aliado. Y no muestra muñeca ni enjundia para reformar la realidad que los demás le imponen.


Cristina Coria se pasó toda la caliente sesión acercando aportes reglamentaristas, Vilma Baragiola levantó la voz para dar tono a una posición generalista y de escaso compromiso con lo que realmente estaba pasando y el presidente del HCD, Ariel Martínez Bordaisco, puesto a atajador de penales, pareció por momentos dejarse llevar por el ritmo y el temario que otros le imponían. Muy poco para un partido centenario que la sabe larga de esto de manejar una sesión, apoyar o retacear el acompañamiento.


Para el intendente ha llegado el momento de barajar y dar de nuevo. Debe ajustar la organización de su apoyo político, tejer alianzas sólidas y permanentes y abandonar el tono displicente con el que el PRO ha sabido tratar a «la política y los políticos». Aquella ingenua frase de Gustavo Béliz, quien se ganó el apodo de “zapatitos blancos” porque “no quería meterse en el barro de la política” demostró no ser el camino más adecuado para esquivar un mundo de zancadillas, trampas y traiciones.


Montenegro está solo, sin espadas propias de un volumen suficiente para encarar lo que viene, y si no apura su propia organización interna caerá preso de las intenciones del Frente de Todos que tiene un solo objetivo por delante: hacerle imposible la gobernabilidad.


La tensa sesión de ayer puso en superficie la voracidad de algunos, la ingenuidad de otros y la incapacidad de quienes debían sostener la integridad del Ejecutivo.


O simplemente...hacer política.


Adrián Freijo
Periodista - Director de Libre Expresión
Twitter: @adrianfreijo


Columna de opinión previamente publicada en el sitio Libre Expresión


 

   


Compartir
Otras noticias


AUDIOS - RADIO BRISAS

Verónica Magario en "Brisas Segunda Edición"
Mercedes Giuffré en "Plan Luz"
Daniel Gollán en "Embón Registrado"
Gabriel Felizia en "Brisas Segunda Edición"




VIDEO DESTACADO