jueves, octubre 21, 2021
19.6 C
Mar del Plata
InicioOPINIÓNLa pobreza estructural es el rostro descarnado de nuestra sociedad

La pobreza estructural es el rostro descarnado de nuestra sociedad

Detrás de los números siempre hay personas y las últimas estadísticas sobre pobreza e indigencia en el país muestran el rostro más descarnado de la realidad.

Por Daniel Temperoni
Por Daniel Temperoni

El 40,6% de los habitantes de nuestra Nación son pobres, es decir, el 31,2% de los hogares, y el 10,7% son indigentes, el 8,2% de las familias.

Estos datos surgen del primer semestre de 2021, según el último trabajo del Instituto Nacional de Estadística y Censos.

En este contexto, General Pueyrredon no es la excepción y nunca lo ha sido.

A lo largo de los años este enorme conglomerado social se viene ubicando en el podio de la desocupación y, por ende, está incluido siempre dentro de los bolsones de pobreza e indigencia.

El 35% de los marplatenses y batanenses son pobres y el 13,2% son indigentes, por más fuerte y contundente que suene la sola mención de los números.

Cerca de 400.000 hombres, mujeres y niños no cuentan con las necesidades básicas satisfechas y se hallan en una situación de desamparo casi total.

Las cifras que emanan de lo estadístico marcan que descendió algunos peldaños la pobreza y subió otros la indigencia, pero el núcleo duro se mantiene y atraviesa a varias generaciones de vecinos y vecinas.

Nuestro distrito se ubicó como el segundo conglomerado con menos personas en situación de pobreza después de Bahía Blanca en la región pampeana.

Sin embargo, no se puede soslayar que el 48,2% de los residentes en General Pueyrredon están viviendo en una situación muy precaria que no sólo abarca el renglón alimentario, sino que se extiende a factores habitacionales, sanitarios y educativos.

Esta línea del tiempo nos exige reaccionar con más y mejores herramientas para dar respuestas inmediatas y de largo aliento.

La palabra que más se viene repitiendo a lo largo de los años es “empleo” y siempre están presentes las bondades de las cuales goza Mar del Plata-Batán, pero hasta el momento ha resultado muy difícil conciliar lo urgente con lo importante.

Instrumentos como el Consejo Económico y Social o la Mesa del Asociativismo, permiten imaginar acciones coordinadas entre los sectores de la producción, el trabajo y la política institucional.

El presente marca el desafío de incluir a todos, aunque sólo el futuro dirá si fuimos capaces de concretarlo como sociedad.

Twitter: @danieltemperoni

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com