lunes, julio 26, 2021
19.6 C
Mar del Plata


InicioOPINIÓNLa libertad de opinar, pero con responsabilidad

La libertad de opinar, pero con responsabilidad

Por Pedro Mazza / Conductor de “El Señor del Tiempo” – Qué linda es la libertad. Uno de mis derechos favoritos es el de ser libre.

Y esto que hoy es algo totalmente natural y que forma parte de lo cotidiano, casi “automático” como respirar…(quién tiene que obligarse o acordarse que tiene que respirar?! Nadie….es espontáneo) es un derecho que no se ejerce de la misma manera en todo el mundo.

Hay países que no permiten un pensamiento o una opinión distinta a la que sale como versión oficial de las cosas.

Con la democracia llegó la libertad de expresión y gracias a ese derecho todos los ciudadanos tenemos la posibilidad de decir lo que pensamos, lo que sentimos, lo que anhelamos. Y también podemos expresarnos en contra de lo que consideramos injusto o abusivo.

El tema es que como todo remedio (contra la censura en este caso) vino con un prospecto que pocos leyeron. Los viejos ya lo sabíamos porque era lo primero que aprendíamos antes de salir libremente al mundo: si querés ser libre, primero tenés que ser responsable. Con esa idea nos educamos, crecimos y nos desarrollamos.

No podés, no tenés derecho a ser libre si primero no sos responsable.

Y una de las formas de mostrar esa responsabilidad es ser respetuoso a la hora de escribir, opinar, hablar. No ofender, no mentir, no tergiversar, no calumniar, no injuriar.

Para eso es indispensable admitir que habrá otros puntos de vista, otras opiniones y que esas voces también tienen y merecen un lugar. El único requisito es cumplir con las premisas señaladas anteriormente.

Por todo lo dicho espero no se enojen porque hablo de cuestiones que tienen que ver con lo político, con lo económico, con lo que nos pasa como sociedad.

Probablemente esto me separe un poco del rol por el cual ustedes me conocen, pero antes de pronosticador ya era un átomo más de este organismo al que llamamos sociedad. Y ustedes serán los primeros en señalarme que estoy evadiendo la responsabilidad de la que he hablado cuando me exceda.

Todos formamos parte de este ambiente y en algún momento podemos tener algo para decir.

Agradezcamos a Dios la posibilidad que esta democracia nos da para decirlo, mientras seamos concientes de la responsabilidad que esta libertad nos demanda.