martes, octubre 26, 2021
19.6 C
Mar del Plata
InicioSOCIEDADEmigró a Italia para tramitar su ciudadanía europea y lo logró en...

Emigró a Italia para tramitar su ciudadanía europea y lo logró en tres meses

Es periodista deportiva, curiosa e inquieta. Dejó su trabajo en Fox Sports para apostar a un crecimiento profesional en Europa. Se fue a Italia para agilizar el trámite de ciudadanía y empezar de cero.

Melisa Gurevich se animó a hacer lo que muchos sueñan y nunca concretan. Con gran determinación y creyendo en su intuición, decidió en plena pandemia acogerse al retiro voluntario que le ofrecieron sus empleadores y empezó a organizar su desembarco en tierras europeas.

Ella misma reconoce que supo leer algunas señales que parecían indicarle el camino de la inmigración como única salida a un estancamiento profesional que comenzaba a inquietar demasiado. Esa sensación se profundizó a punto tal de darse cuenta de que ya iba a trabajar sin ganas.

Y eso que su tarea en el canal de deportes Fox Sports sería codiciada por cualquier estudiante de periodismo que quisiera insertarse en el mundo laboral a través de las “grandes ligas”. Pero después de siete años de ser parte de la empresa Torneos como productora del noticiero y a cargo de diversas funciones, Melisa tuvo la certeza de que era un ciclo cumplido con un gran caudal de aprendizaje, pero etapa concluida al final.

Las puertas del mundo se podían abrir gracias a la ciudadanía italiana a través de sus antepasados. Y así comenzó la búsqueda de sus orígenes que la llevaron a bucear en la historia de sus parientes italianos, en especial, de su abuelo Lorenzo. Aunque su tío ya había avanzado bastante con los papeles requeridos, la demora en la obtención del bendito turno en Buenos Aires, la llevó a lanzarse directamente a Italia para obtener su pasaporte allá directamente.

Armó su propia carpeta con la documentación y viajó a Torino junto con su hermana con un solo objetivo bien concreto: conseguir el pasaporte italiano. Claro que entrar en medio del coronavirus no fue sencillo. Más allá del raid aéreo desde Buenos Aires pasando por Brasil, Francia y Croacia hasta llegar a Trieste por tierra, las chicas tuvieron que pagar un curso de italiano por un valor de 300 euros por dos semanas para poder tener el acceso permitido al país en tiempos de pandemia.

La gran apuesta de largar todo para emigrar e invertir en semejante movida dio sus frutos de inmediato. En menos de cuatro meses, el trámite de ciudadanía italiana estaba resuelto y está más que claro que, con esos papeles en mano, el abanico de posibilidades laborales se abre notoriamente. Pero no todo es tan sencillo en la vida de una inmigrante reciente con un camino profesional a cuestas y la ilusión de progresar en el exterior.

A la espera de encontrar un puesto acorde a sus aspiraciones como periodista deportiva, decidió ponerse a trabajar en lo que surja. Así fue que empezó a tirar currículums en todos lados hasta que la llamaron de un bar para incorporarla de camarera por un par de meses. Después llegó la chance de trabajar en un hotel de lunes a lunes entre 10 y 12 horas por día para seguir sumando ingresos. Y ahora cumple tareas en un restaurante peruano.

Mientras disfruta del gran desafío de probarse a sí misma en su incipiente pero intensa experiencia de inmigrante, Melisa abraza firmemente su convicción de saber que tomó el camino correcto. Sabe que es tiempo de sembrar y que pronto llegará esa oportunidad que fue a buscar. Pero sobre todo respira aliviada al pensar que tuvo el valor de tomar el riesgo y que no se quedó en su zona de confort analizando “qué hubiera pasado si…”

Escuchá la nota con Melisa Gurevich en Un Lugar en el Mundo con Florencia Cordero por Radio Brisas

 

 

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com