lunes, julio 26, 2021
19.6 C
Mar del Plata


InicioOPINIÓNEl crucial desafío que tenemos por delante

El crucial desafío que tenemos por delante

El Observatorio de la Deuda Social de la UCA y Cáritas elaboraron un preciso informe sobre la situación social de nuestro país, para ponerle “Un rostro detrás de cada número, radiografía de la pobreza en Argentina”.

Por Daniel Temperoni

Con este título, se advirtió acerca del incremento de la pobreza multidimensional en plena pandemia durante 2020 y del puntual impacto sobre la infancia.

En principio se destacó que sin las medidas implementadas por el Estado, como el Ingreso Familiar de Emergencia y la Tarjeta Alimentar, el índice de pobreza de 44,2% se hubiera duplicado e, incluso, triplicado.

Luego quedó reflejado que hubo un “claro aumento, no sólo en los niveles de pobreza, sino también en los de indigencia”, ya que cayeron “en la pobreza familias que siempre tuvieron trabajo, pero que hoy no les alcanzan sus ingresos”.

La cruda realidad muestra que el 41,9% de la población urbana es pobre multidimensional, es decir, por ingresos y carencias, mientras que el 25% se encuentra en una insuficiencia estructural.

La tasa de indigencia se situó en 10,1% el año pasado, pero pudo haber llegado al 11,6 si no hubiese existido la Tarjeta Alimentar y hasta 18,3 sin el IFE, y de 20,2% sin ambos recursos estatales.

Estos porcentajes pudieron alcanzar 24,9% sin las herramientas mencionadas más la Asignación Universal por Hijo y de 27,9% sin todo el bloque citado más las pensiones no contributivas.

La pobreza alcanzó 44,2% en 2020, pero hubiese trepado hasta 53,1% si el Estado no hubiera puesto en marcha todas las ayudas sociales que implementó en pandemia.

Más de la mitad de los niños ingresaron en ese renglón y superaron el 75% en el conurbano bonaerense y en otros conglomerados nacionales.

Queda claro que los planes estatales son un paliativo, ayudan en la emergencia, pero sólo ralentizan los efectos profundos de la desigualdad social que ya estaba presente antes de la crisis sanitaria.

Debe darse un salto cuantitativo y cualitativo en la generación de programas de empleo y capacitación, sin olvidar que entre todos producimos alimentos para 400 millones de personas.-

Twitter: @danieltemperoni