jueves, septiembre 16, 2021
19.6 C
Mar del Plata
InicioOPINIÓNCambiar la ciudad por el campo: el sueño de una vida mejor

Cambiar la ciudad por el campo: el sueño de una vida mejor

Por Beto Mena:

Por donde pasa la calidad de vida? Tener el nuevo celular, un Smart TV de 50 pulgadas, disfrutar de ver una serie en streaming y pasear por un shopping? O despertar con el canto de los pájaros, recorrer tu propia huerta para recoger los alimentos con los que vas a preparar la comida y amasar tu propio pan, mientras tus hijos pueden jugar afuera en armonía con la naturaleza?

Durante décadas la gente fue dejando las pequeñas poblaciones del interior de la provincia para apiñarse en las grandes ciudades en busca de un mejor porvenir. Decenas de pueblos y parajes que supieron tener una intensa actividad al ritmo de la agricultura y la ganadería se fueron quedando vacíos, principalmente después del cierre de los ramales ferroviarios. Hoy, muchas de las oportunidades que ofrecía el cambio del campo por una gran urbe se han ido diluyendo. El crecimiento de la violencia social, los problemas económicos y la falta de trabajo son hoy temas recurrentes que ocupan gran parte de las noticias cotidianas.

Ahora, uno dejaría todo, absolutamente todo, para comenzar de nuevo persiguiendo el sueño de lograr una forma de vida que nos acerque a la felicidad?

Algunos se animan, y la historia de César Viscardi y Carina Marullo sirve como ejemplo para mostrar que vale la pena intentarlo, cuando los sueños vienen acompañados del trabajo y la perseverancia para poder cumplirlos.

En charla con “Desparramando Cultura”, César contó que junto a su esposa tenían una imprenta en Boulogne, Partido de San Isidro, en el norte del AMBA. En un viaje familiar pararon a comer en un parador sobre la Ruta 5, cerca del acceso de French, una pequeña población del partido de 9 de Julio. Después de disfrutar de las pastas que ya eran famosas en la zona, charlando con los dueños ( un matrimonio mayor ), se enteraron que estos habían decidido vender el lugar.

Con un número de teléfono escrito en un papel volvieron al ritmo acelerado del conurbano y comenzaron a soñar con un cambio fundamental en sus vidas: dejar todo lo que los había acompañado hasta ese momento y buscar una forma de vida totalmente diferente.

 

Vendieron su casa y con la ayuda de algunos familiares se instalaron junto a su pequeña hija en ese pequeño restaurante a la vera de la ruta, rodeado de verde y silencio. Y allí comenzaron a construir su lugar en el mundo :el parador “Las 5 Esquinas”. César construyó un horno de barro, Carina fue armando la huerta y entre los dos fueron diseñando el menú que de a poco se fue haciendo conocido y apreciado por camioneros, viajantes, turistas de paso y gente de los pueblos cercanos.

10 años después, y ya con otro hijo, la vida de este matrimonio fue sorteando cada uno de los obstáculos que se presentaron ( hasta esta pandemia ), pero nunca perdieron el deseo de lograr que cada visitante disfrute de la comida que solo en esos lugares se puede encontrar, con el sabor de lo casero, con las frutas y verduras que ellos mismos cosechan, con los huevos que ponen sus gallinas y hasta con el pan que los propios comensales pueden amasar antes de sentarse a la mesa. Como tienen cuatro limoneros que superaban el consumo familiar, aprendieron a hacer limonada y aquellos que paran a comer tienen una jarra gratis para acompañar los platos que ofrecen.

Empanadas caseras, carnes al disco o al horno de barro y las riquísimas pastas amasadas por Carina son algunas de las exquisiteces que se pueden degustar.

 

“Estamos en paz con la naturaleza. Nosotros la cuidamos y ellas nos da muchas cosas. El restaurante que armamos acá es el fruto de nuestra vida, nosotros quisimos plantar una vida mejor. Es el escenario que quisimos ponerle a nuestra vida. Calidad de vida, no calidad de consumo.” – dice César con el orgullo de quien ama aquello que ha podido ir construyendo con mucho empeño. “A perseguir los sueños, amigos”, se despidió este hombre de 36 años que junto a su familia parece haber encontrado una sensación muy parecida a la felicidad en este solitario lugar que desde el 1900 se levanta en medio de la inmensa llanura bonaerense.

Escuchá la nota con César Viscardi en “Desparramando Cultura”:

 

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com