22/11/2019
viernes 22 de noviembre del 2019 - T
22 noviembre 2019 - T
martes, 1 de octubre, 2019 - 09:32 hs.
Sustentable o no sustentable

La Argentina, como parte de Latinoamérica, es sin dudas una Tierra Prometida, y no se trata de analizar nuestro país por sus éxitos o sus fracasos, si no de verlo como el resto del mundo lo ve cuando hablamos de sustentabilidad.


Desde hace varios años, la virtud de Argentina como tierra a los ojos del mundo, es su riqueza natural y la virtud como pueblo, la capacidad de reinventarse para salir de las crisis. No es casualidad que tengamos los mejores emprendimientos basados no solo en la creatividad sino y fundamentalmente basados en la relación ingenio - bajos recursos. Por eso cuando de innovación se trata, podemos con ejemplos dar cátedra.


Desde Mar del Plata se trabaja arduamente en sustentabilidad y contamos con Proyectos de Extensión de la UNMDP que investigadores del CONICET llevan adelante. El problema fundamental siempre es el recurso económico, y en este sentido es cuando necesitamos conjugar las acciones de diferentes esferas para que las grandes ideas que surgen no caigan al vacío por falta de presupuesto.


Por mencionar uno de tantos casos que se están desarrollando en la ciudad, hoy quiero presentarles el Proyecto de Extensión de la UNMDP "La Permacultura como solución a los problemas de Hábitat".


En el mismo se plantea la intervención en el barrio San Jacinto de Mar del Plata, donde con los principios de la Permacultura se le dará una solución al problema de vivienda digna, promoviendo un hábitat sustentable y generando un impacto positivo en la sociedad.


Con la participación de docentes, profesionales y estudiantes de la Facultad de Arquitectura, de Ciencias de la Salud y de Economía, entre otras, se lleva adelante en conjunto con el Centro Cultural Pucará y la Cooperativa Caminantes dicho proyecto; y junto a los vecinos del barrio hacen un esfuerzo mancomunado para que esto se haga realidad.


Dentro de las actividades realizadas se encuentran los hornos de barro y las estufas rocket que a muy bajo costo llevaron la solución a los problemas de calefacción y recursos energéticos que sufrían los vecinos. Esto se puede replicar en todos los barrios que lo necesiten, porque además de económico es muy fácil de realizar y hay compromiso de enseñanza de parte de todos sus actores.


Pero como mencionamos anteriormente, la falta de presupuesto es inminente, y por eso recurrimos una vez más a la buena voluntad de la sociedad marplatense, porque sabemos que se puede y creemos que es necesario.


Contamos con vos?


@lololabazka

   


Columnas anteriores
martes, 5 de noviembre, 2019 - 10:44 hs.

Mientras que en Mar del Plata, Greenpeace hace marchas para llegar al municipio con un relevante proyecto de ordenanza para la eliminación del plástico, nosotros como ciudadanos, podemos hacer nuestra parte.


Días pasados, la ONG Greenpeace, con la junta de firmas de miles de vecinos, intentó llegar al Palacio Mmunicipal para hacer valer un proyecto de ordenanza que prohíba el plástico de un solo uso en el Partido de General Pueyrredon.


Esta no es la primera manifestación y tampoco será la última, ya que somos una ciudad turística que dependemos de la buenas condiciones sanitarias de las playas y sabemos que la imagen que vendemos debe coincidir con lo que realmente somos, y tampoco se terminaran acá los reclamos porque por ejemplo, desde las empresas gastronómicas también se está gestando la desconformidad por el accionar que promueve el municipio acerca de la separación de residuos en origen, donde por diferentes ordenanzas se les exige tener un contenedor en sus frentes para que allí vayan los desperdicios de comida, pero también los reciclables ya que los días de recolección de los mismos no coincide con el retiro del contenedor.


Así, podríamos nombrar diferentes casos dónde las Empresas, las ONG y Comunidad Educativa, promueven buenos hábitos, ejercen la Responsabilidad Social y van por el camino de la sustentabilidad, pero se encuentran con obstáculos de los gobiernos, ya sea por normativas obsoletas, por desidia o falta de interés. Y si bien desde el Estado se han generado acciones amigables con el medioambiente, aún queda mucho por hacer y sería bueno que estén a la altura de las circunstancias.


Cuando un tema llega al Estado y lo vemos como si el trabajo fuera solo del Estado y esperamos que la solución llegue desde ahí, la pregunta que debería surgir es: ¿Qué puedo hacer yo desde mi lugar para mejorar esto?


En Argentina se desechan más de 10 millones de botellas de plástico por día: llega el verano y el consumo de bebidas es superior, el clima invita a que se pase mas tiempo al aire libre, es común transitar por nuestra costa y ver como familias enteras disfrutan de una cena frente al mar en la vereda, miles de turistas se acercan a las escolleras a pasar el día no solo en las playas sino allí, pescando y todas las actividades recreativas llevan una botellita de plástico en la mano.


Por eso, la importancia de la pregunta "¿Qué puedo hacer desde mi lugar?", porque nuestras acciones son las que van a salvar el planeta, aunque no existan leyes, aunque un gobierno no ponga normas, aunque no haya una autoridad mirándonos, nosotros tenemos la solución en nuestras manos.


Las medidas son muy simples, no generan un gasto extra y darán como resultado no solo una ciudad más limpia, sino una conciencia mas desarrollada para que estas pequeñas acciones se transformen en hábitos saludables.


Empecemos hoy. No arrojemos basura fuera de los contenedores, no salgamos sin nuestra bolsa de residuos para llevarnos la basura que generamos, evitemos comprar plástico descartable, cuando lo descartemos que sea de manera adecuada, limpiemos lo que otros dejaron, reciclemos los plásticos dándole otro uso, ayudemos al que está a punto de contaminar diciéndole cómo no hacerlo, no ensuciemos, no contaminemos, tomemos conciencia que si no se logra desde el Estado, nosotros como ciudadanos, vamos a lograrlo, porque la revolución se gesta desde abajo, allí está la raíz de todo, y si las raíces son fuertes, el florecer es inminente.


Lorena Lastagaray
Las ONG y La Gente
Face:
Lolo Labazka

viernes, 18 de octubre, 2019 - 11:07 hs.

En nuestro país, desde hace varios años, comenzó a sonar tímidamente el concepto de Responsabilidad Social. En un principio, cuando el punto de atención era la crisis económica, el default, el corralito, las corridas bancarias y la crisis política del “que se vayan todos", se gestaba la crisis social que acentuaba el concepto de asistencialismo, donde proliferaron comedores y merenderos que, de alguna manera, hicieron ver que esa era la forma en que los que mas tenían, debían ayudar a los que menos poseían, a los más golpeados y a los sectores más vulnerables de la sociedad.


Por supuesto que no estaba nada mal pensar que en muchos aspectos aquello era una posible solución, pero lo grave y trascendente fue pensar que el asistencialismo era la matriz de la Responsabilidad Social.


Socialmente, cuando se instala un concepto en medio de una crisis, éste queda firme y se lleva todas las medallas, generando una toma de conciencia sobre el tema en cuestión y dando por hecho que esa es la forma de actuar, la fórmula de la solución y hasta el toquecito mágico que se descubrió para la resolución del problema y que es digno de replicar y entonces se multiplica, se hace carne en el ciudadano común, lo usan los políticos para juntar voluntades y finalmente se vuelve la nota periodística infaltable en todos los medios de comunicación.


Lamento decir que no. No porque esté mal ayudar, si no porque juzgamos mal el hecho de tomar al asistencialismo como la base de la responsabilidad social.


Hoy, casi veinte años después y con un contexto parecido en muchos aspectos respecto de la crisis social política y económica, estamos tratando de cambiar esa matriz asistencialista por una de promoción humana e inversión social, donde se promueva la innovación en la gestión sustentable de las empresas como por ejemplo la calidad de vida en el trabajo, la gestión ambiental y la inclusión laboral, invitando a todos los sectores de la sociedad a caminar sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible para llegar a buen término.


Y vamos a lograrlo, mientras tanto, al igual que cuando crece una planta, por un lado recolectamos sus frutos y por el otro dejamos que se vaya en vicio para obtener sus semillas y volver a plantarlas y que se sigan reproduciendo, así estamos tratando de convertir la semilla de la Responsabilidad Social Empresaria, para tener una huerta sostenible, que podamos mantener en el tiempo sin la necesidad de volver a comprar semillas, si no autoabasteciéndonos con lo que fuimos sembrando.


Lorena Lastagaray
Las Ong y La Gente
RSE en Acción
@lololabazka

sábado, 14 de septiembre, 2019 - 10:12 hs.

Para que una agenda de desarrollo sostenible sea eficaz se necesitan alianzas entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil.


Estas alianzas inclusivas se construyen sobre la base de principios y valores, una visión compartida y objetivos comunes que otorgan prioridad a las personas y al planeta, y son necesarias a nivel mundial, regional, nacional y local.


Entre estos sectores figuran:


El Sector Público, que deberá establecer una orientación clara con respecto a la inversión en energía sostenible, la infraestructura y el transporte, así como las tecnologías de la información y las comunicaciones.


Deben reformularse los marcos de examen y vigilancia, los reglamentos y las estructuras de incentivos que facilitan esas inversiones a fin de atraer inversiones y fortalecer el desarrollo sostenible. También deben fortalecerse los mecanismos nacionales de vigilancia, en particular las instituciones superiores de auditoría y la función de fiscalización que corresponde al poder legislativo.


El Sector Privado, donde distintas compañías deben generar en principio alianzas estratégicas dentro y fuera de su zona de competencia, motivar uniones útiles entre diversos sectores y comunicar ampliamente todas sus actividades relacionadas con la Responsabilidad Social a fin de generar empatía en todos los sectores sociales.


Por último y no menos importante, si no por el contrario, como denominador común, está el Tercer Sector, que con las actividades realizadas y las alianzas que generan a partir de vínculos con los sectores anteriores, dan el cierre a un circulo virtuoso donde todos actúan en favor de concretar un mismo objetivo: ser Socialmente Responsables.


En nuestra ciudad tenemos innumerables muestras de que con alianzas, se logra aquello que de manera individual no. La UNMDP con ONGs, Empresas con ONGs, UNMDP con Empresas, Cámara Empresarial Fortalecerse con Empresas Tic, Empresas Tic con Bolsas de Trabajo y Parque Industrial MdP, Parque Industrial MdP con ONGs, Gobierno Nacional, Provincial y Municipal con ONGs y Empresas privadas, ONGs con ONGs y la lista es interminable.


Este marco de Estrategias de Alianzas Mundiales, debe replicarse a nivel local, y consideramos que se está haciendo.


Vamos por buen camino. Sumate!

sábado, 31 de agosto, 2019 - 10:20 hs.

El 23 de agosto, los titanes de la moda y el lujo, se conjugaron por la sustentabilidad. Mas de treinta empresas, entre ellas Adidas, Gap, Prada, Chanel, Armani, Gucci, Carrefour y Zara firmaron un manifiesto de compromiso con el Medioambiente conocido como Fashion Pact y que se oficializó el 23 de agosto pasado en Paris antes del G7.


La iniciativa surgió en Francia de la mano de unos de los propietarios de Gucci. La moda es responsable de usar el 20% de los recursos mundiales de agua y genera el 10% del CO2 en el mundo, mientras genera un negocio global de 1.500 billones de euros.


Si bien por separado cada empresa realiza acciones enmarcadas en la Responsabilidad Social, entendieron que unidos tendrán mejores y mas rápidos resultados y en éste sentido se comprometieron a eliminar las bolsas de plástico por completo para el año 2.020, a restaurar y proteger ecosistemas en los que intervengan y a cuidar los océanos mediante etiquetas de sugerencias a los consumidores en el cuidado de sus prendas, sabiendo que con cada lavado generamos microplásticos que van a parar al mar.


Por otro lado, en nuestra ciudad contamos con muchas empresas que ya entendieron que la unión hace la fuerza y directivos de corporaciones de distintos rubros han participado de la experiencia de unirse en favor de la sustentabilidad.


Desde la Facultad de Ingeniería y con la dirección del Lic. Juan Pablo Gramático, se creó un Protocolo basado en la Norma ISO 26.000, que sirve de herramienta de autoevaluación para aquellas empresas que piensan en la comunidad y quieren saber en que nivel están y como ser más Responsables Socialmente.


También en Mar del Plata, la Cámara Empresarial Fortalecerse se mantiene trabajando arduamente en la temática para que no solo Empresas privadas, sino también el gobierno municipal hagan posible una Ciudad Sustentable.


La pregunta no podía faltar. Sabiendo estos datos y teniendo las herramientas, tu Empresa ya se sumó?


Estamos generando conciencia para vivir en un lugar mejor. No lo dudes!


Lorena Lastagaray
Las Ong y La Gente
RSE en Acción

martes, 20 de agosto, 2019 - 14:13 hs.

Algunas preguntas que surgen cuando se habla de Responsabilidad Social, son fácilmente respondidas usando el sentido común, hoy en día, el menos común de los sentidos.


Si analizamos cada acción según las consecuencias, es muy sencillo descubrir el por qué de aquellas incógnitas que aparecen cuando transitamos el camino de la sustentabilidad.


Hace unos pocos años, no se nos ocurría ni como ciudadanos comunes ni como empresa, pensar en el triple impacto que generan nuestras acciones y muchos menos pensar en soluciones viables para subsanarlos.


Hoy en día ya se hace casi imposible, aunque muchos no lo tengan en cuenta, desarrollar un emprendimiento sin antes evaluar estos tres elementos que son básicos para el desarrollo responsable de nuestros proyectos.


Es un concepto de éxito corporativo diferente. El eje de la estrategia ya no pasa sólo por la búsqueda de rentabilidad, sino por un desarrollo donde el rédito se genere sin comprometer los recursos. Es un modelo basado en tres conceptos: valor económico, mirada social e impacto ambiental.


Hoy sabemos y se practica en la medida de lo posible y según el nivel de conciencia de cada persona el famoso Ganar - Ganar. Un eje que a puesto a las empresas que lo llevan a cabo, al nivel mas elevado que se pueda alcanzar, ya que se han vuelto las favoritas de los consumidores y el ejemplo a seguir de sus competidores.


En Mar del Plata contamos con varias empresas que ya están transitando este camino y son básicamente las que mas éxito han tenido, pero como todo lo nuevo, sus prácticas están sujetas a sufrir modificaciones para mejorar, y aunque todo se basa en Normativas Certificadas, cada empresa es un mundo, y como tal, perfectible en el campo de acción.


Mas allá que las empresas que aún no practican la Responsabilidad Social Empresaria, en algún momento no muy lejano quizás comiencen a hacerlo.


Estoy convencida que este vuelco necesario no vendrá de la mano de la racionalidad, si no del entusiasmo que se genera al pensar que como responsable de una corporación tenemos en nuestras manos cuidar el mundo en el que vivimos, por cierto, único hasta el momento.


Lorena Lastagaray
Las Ong y La Gente
RSE en Acción

AUDIOS - RADIO BRISAS

Marta Yáñez en "Brisas Segunda Edición"
Santhyago Ríos en "Materia Prima"
Tomás de la Riva en "Tres Segundos"
Vilma Baragiola en "Brisas Segunda Edición"


VIDEO DESTACADO