13/10/2019
domingo 13 de octubre del 2019 - T
13 octubre 2019 - T

Daniel Temperoni Periodista

viernes, 27 de septiembre, 2019 - 10:23 hs.
Vivir con lo nuestro

Está ampliamente demostrado que la ecuación de pedir prestado nunca le cayó bien a la estructura económica de Argentina.


Desde el fondo de la historia se siguen repitiendo los ejemplos en torno a esta afirmación.


Ocurre que el entramado malicioso de los que nos prestan siempre apunta a que las cuentas no tengan el oxígeno suficiente como para poder corregirse desde adentro.


“Argentina es ese hombre que gasta y regula excesivamente de manera crónica hasta que se ve obligado a ir al Fondo Monetario Internacional para una nueva ronda de tratamiento” lanzó Anne Krueger, quien ocupó la subgerencia del FMI durante la crisis de 2001.


Advirtió que “los candidatos deben comprometerse a reformas serias, o el médico puede decidir desconectarlo”.


Fue un paso más allá y afirmó que “el presidente de Argentina, Mauricio Macri, sabía que había heredado una economía enferma cuando asumió en 2015, pero falló en tomar su medicina. Como resultado, el país ahora no tiene más remedio que enfrentar un período de doloroso ajuste estructural”.


Volvió al recuerdo de su gestión y dijo que “en 2001, el país sufrió una crisis importante y tuvo que pedir prestado al exterior para cubrir los gastos del gobierno. Con un déficit en cuenta corriente superior al 5% del PBI y su moneda vinculada al dólar estadounidense, sus políticas estructurales demostraron ser insostenibles, necesitaba apoyo del FMI sólo para cubrir sus gastos del momento y no le quedaban recursos para saldar las deudas”.


Añadió que el país ingresó a un programa de préstamos del FMI, “pero su reestructuración de la deuda fue desordenada y las políticas para abordar sus problemas estructurales subyacentes se llevaron a cabo a medias o ni siquiera se emprendieron”.


Lógicamente, sugirió que “la crisis de Argentina exige la continuación de medidas fiscales, monetarias y cambiarias descriptas en el programa del FMI”.


Con tarifas y precios de combustibles dolarizados, con una presión impositiva que supera al resto de los países de la región, con un endeudamiento de U$D 190.000 millones en la actual gestión y una deuda externa global que alcanza al 97% del PBI, el único consejo que se le ocurre a Krueger es continuar por la senda del achique económico.


Tal vez el futuro nos proponga vivir con lo nuestro y empezar a defender la producción nacional y el trabajo de los argentinos.-


@danieltemperoni


 

   


Columnas anteriores
viernes, 11 de octubre, 2019 - 10:19 hs.

No resiste análisis aquella frase que suele escucharse en la aldea cuando de problemática de tránsito se habla.


“Lo que pasa es que Mar del Plata recibe permanentemente gente de distintos puntos del país y es difícil conseguir que nos pongamos de acuerdo con este tema”.


Hay repetidos ejemplos en todo el país donde han confluìdo familias enteras y se han integrado a otras sociedades sin que esto haya influìdo negativamente en sus conductas sociales.


Cuando se lanzó la idea de la separación de residuos en orìgen, este latiguillo volvió a escucharse de forma repetida y como advertencia de que esta comunidad no podría incorporarse al objetivo general.


Con respecto al tránsito, aún se levantan voces que insisten en que no somos capaces de cambiar nuestros hábitos individuales.


Por eso sigue la doble y triple fila, el uso de celulares a la hora de conducir, la inconducta de cruzar la calle por donde se le ocurra al peatón, olvidar que la máxima en calles es de 40 y de 60 km/h en avenidas, no atender a las advertencias de los semáforos y otras tantas maniobras ilícitas.


Los operativos de alcoholemia han reducido bastante los números estadísticos, aunque todavía se advierte que hay muchos conductores que salen a la calle sin importarles absolutamente nada la seguridad del prójimo.


Todavía son altas las cifras y aún resta incorporar a los controles los que refieren a narcolemia, ya que en otras ciudades han revelado que son numerosas las personas que conducen bajo los efectos de sustancias no permitidas.


El estado de las calles conspira contra la normal fluidez del tránsito y debe ser una de las directrices que las futuras gestiones tienen que poner en la lista de las prioridades a encarar de inmediato.


Que la mitad de las vías de circulación del municipio no estén en condiciones de transitabilidad, demuestra que esta cuestión necesita un programa específico e integral que atienda las necesidades de los numerosos barrios afectados.


Las sociedades pueden cambiar sus costumbres si se lo proponen.


El Estado tiene la obligación de actuar en consecuencia cuando se irrespetan las leyes y se pone en peligro la vida de los demás.-


@danieltemperoni

viernes, 20 de septiembre, 2019 - 10:21 hs.

La distancia entre los valores que reciben los productores y los que pagan los consumidores argentinos se ensancha conforme pasan los años.


Esa brecha entre la góndola y el orígen de los productos agropecuarios creció 8,3% en agosto, merced al impulso de verduras como la papa, la cebolla y el zapallito, y frutas como la naranja y la mandarina.


Los datos surgen del Índice de Precios en Origen y Destino que realiza la Confederación Argentina de la Mediana Empresa.


De acuerdo a este IPOD, el consumidor pagó 5,6 veces más de lo que finalmente cobró el productor en su campo el mes pasado, en tanto fue de 5,15 en julio.


Este índice agrícola creció en agosto hasta 10,6%, aumentando su distancia a 6,05 veces y estableciéndose en valores cercanos a 2018.


Durante el mes pasado se registraron 12 productos donde las brechas crecieron y 13 en las que descendieron.


Siempre en promedio, los precios de origen aumentaron 8,83% en el último mes, mientras que en comercios minoristas crecieron 11,58% y 8,52% en hipermercados.


Lo ocurrido en particular con la mandarina deja al descubierto la realidad de las producciones regionales; fue el principal producto que empujó la brecha con un aumento del 144% que se dio porque los productores resignaron 57,3% en sus precios de origen ante la caída del consumo, aunque los valores al público crecieron 4,1%.


El trabajo lo efectúa el sector de Economías Regionales de la CAME, tomando en cuenta los precios de origen de las principales zonas de producción, los que surgen online de los supermercados más importantes y los que se originan en más de 700 verdulerías y mercados.


Lo que se desprende de este análisis mensual y consuetudinario, revela el proceso por el cual los alimentos atraviesan variables de intermediación que repercuten siempre en el bolsillo de los productores y de los consumidores.


Siempre hay explicaciones a la orden del día para terminar convalidando precios que no se corresponden con la sana economía del origen y del destino.


La política contiene permanentemente en sus palabras a las economías regionales como los motores de cualquier proceso económico.


Sin embargo, los números demuestran que la intermediación y la logística se quedan con la parte del león y son los actores intocables del circuito.-


@danieltemperoni

viernes, 13 de septiembre, 2019 - 10:24 hs.

El país viene sufriendo una sangría de fondos que se impone analizar como una de las mayores falencias de la macroeconomía y que termina afectando a todos.


Un informe realizado por la Universidad Nacional de Avellaneda, señaló que en promedio se fugaron aproximadamente U$D 40.000 por minuto entre enero de 2016 y julio de 2019.


En esa ventana de tiempo la compra de dólares por parte del sector no financiero totalizó U$D 73.160 millones por encima de lo desembolsado por el Fondo Monetario Internacional.


El Observatorio de Políticas Públicas de la UNDAV, determinó que esta fuga de capitales se produjo merced a la desregulación financiera.


En fríos números, el informe indicó que en esta gestión se fueron del país en promedio unos U$D 20.500 millones por año, U$D 1.700 millones por mes, U$D 57 millones por día, U$D 2.400.000 millones por hora y U$D 39.600 por minuto.


En el análisis de la Universidad Nacional de Avellaneda se incluyó un dato no menor, ratificando que las empresas multinacionales sacaron del país en ese período U$D 7.270 millones.


Con respecto al promedio de la Inversión Extranjera Directa entre enero de 2016 y julio de 2019, superó en U$D 27.000 millones al período 2012/2015.


En relación con la compra de dólares, se indicó que el número creció desde 2016 con más de 600.000 personas, 1.400.000 en 2018 y 1.500.000 en lo que va del año.


La mayor demanda de dólares en un mercado libre, motivó que la moneda norteamericana se ubicara por debajo de los $16 en enero de 2016 y trepara por encima de los $60 hace pocos días atrás.


La suba fue de 205%.


Los números demuestran que Argentina necesita de una estrategia para superar este drenaje imparable de fondos, ya que cada año que arranca exige como mínimo una existencia de U$D 30.000 millones para que el país funcione.


Cualquier proyecto de reactivación productiva debe contener un mercado que apueste a la expectativa de crecimiento sostenido.


Para eso se requiere de una propuesta que retenga inversiones y que procure mantener una fuerte relación entre los depósitos y el flujo de créditos proactivos.


 No hay pase mágico, no hay fórmulas extrañas; sólo apostar a un país en serio.-


@danieltemperoni


 

viernes, 6 de septiembre, 2019 - 10:27 hs.

En 1824 fue Bernardino Rivadavia quien nos endeudó con la Baring Brothers mediante un empréstito por 1 millón de libras esterlinas que iban a distribuirse en las obras del puerto de Buenos Aires y en la creación de nuevas ciudades.


Esa deuda original terminó de pagarse recién en 1904, pero durante todo ese tiempo el país fue sumando otros endeudamientos para poder sostener su ritmo de gasto político y extender plazos de pago originales.


Mientras se empezaba a generar una trama peligrosa para el futuro de los argentinos, Rivadavia se fue a trabajar con sus amigos londinenses con quienes había pergeñado el crédito.


El resto de las remesas de dinero que le siguieron a aquel envío original, fueron pagadas finalmente en 1952.


El gobierno militar de 1956 solicitó y recibió del FMI el primer crédito que ese organismo otorgó en su historia y que literalmente fue cancelado en 2005.


La actual administración reinició la cadena con un stand by de 44.000 millones de dólares y un adicional de 13.000.


En total, desde el 10 de diciembre de 2015, el país se ha endeudado por un total de 190.000 millones de dólares.


Lo que sigue indica que el próximo gobierno argentino deberá responder entre 2020 y 2023, sólo por intereses y servicios de la deuda, por un total de 149.000 millones de dólares.


Argentina tiene comprometido su Producto Bruto Interno en un 97% con respecto a sus deudas contraídas en el exterior, lo que demuestra lo altamente peligrosa que resulta esta ecuación para el presente y el futuro del país.


Vivimos en un territorio que contiene mucha riqueza, pero en el que 4 de cada 10 argentinos no come todos los días y la mitad de nuestros niños son pobres.


Si los miles de millones de dólares que hemos pagado a través de la historia hubiesen sido puestos en la inversión productiva y tecnológica, la realidad sin duda sería muy distinta.


Se necesitan políticas de Estado activas que conlleven un compromiso con los que producen y generan trabajo genuino.


Es imperioso romper con las consecuencias nefastas de la historia.-


@danieltemperoni

viernes, 30 de agosto, 2019 - 10:30 hs.

El mundo puso la mirada sobre la Amazonia por los miles de focos de incendio que se han registrado en lo que va del año, pero este pulmón verde se viene degradando ostensiblemente desde la década del ´70.


El mayor porcentaje corresponde a Brasil y Perú, pero también comparten este ecosistema Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Guyana Francesa, Surinam y Venezuela.


Antes de 1970 se contabilizaban 4.100.000 km2 de selva virgen, pero esa cifra ha bajado hoy a menos de 3.300.000 km2.


Esta perla de la naturaleza fue declarada una de las siete maravillas naturales del planeta en 2011.


Durante el actual gobierno en Brasil se incrementaron fuertemente los incendios, pero la lectura infantil de Jair Bolsonaro terminó su recorrido de responsabilidad en las ONG´s ambientalistas a las que les recortó los subsidios estatales.


“Nuestra casa arde. Literalmente. El Amazonas, el pulmón de nuestro planeta que produce el 20% de nuestro oxígeno, está ardiendo. Es una crisis internacional”, señaló el presidente francés Emmanuel Macron previo a la reunión del G7 que se concretó en Biarritz.


Ese grupo de países coincidieron en el encuentro en que “hay una verdadera convergencia para decir que estamos todos de acuerdo en ayudar lo más rápido a los países afectados por estos incendios”, según palabras de Macron, y enviaron U$D 20 millones de ayuda.


El Papa aseguró que la Amazonia “es un pulmón forestal vital” para todos y reclamó que los incendios “sean controlados lo antes posible”.


Francisco se reunió en mayo con el jefe indígena Raoni cuando alertó en Europa sobre la deforestación que hoy preocupa al mundo.


El Sumo Pontìfice ya había dado su voz de alerta en “Laudato si”, denunciando la explotación de la selva amazónica por parte de “enormes intereses económicos internacionales”.


El manejo discrecional e irresponsable de los recursos naturales y la escasa injerencia que tienen los gobiernos frente a los grupos financieros, conforman un escenario altamente peligroso para la continuidad sustentable de la casa de todos.


Urge que los ciudadanos levanten la voz ante el enorme negocio que viene significando la destrucción sistemática de los ecosistemas en función de obtener mayor ganancia monetaria.-


@danieltemperoni

AUDIOS - RADIO BRISAS

Tomás de la Riva en "Tres Segundos"
Vilma Baragiola en "Brisas Segunda Edición"
Inaugurarán monumento a héroes de Malvinas en el barrio 2 de Abril
Mirta Tundis en "Brisas Segunda Edición"


VIDEO DESTACADO