Menu
Mar del Plata - 
miércoles 13 de diciembre del 2017 - T
13 diciembre 2017 - T

Daniel Temperoni Periodista

viernes, 6 de octubre, 2017 - 13:40 hs.
Autonomía municipal

El gobierno bonaerense reclamó en la Corte Suprema por la actualización que no tuvo el Fondo de Reparación Histórica del Conurbano, nacido en los ´90 para paliar los puntos de coparticipación que Buenos Aires cedió a mediados de la década del ´80.


La oportunidad se presenta propicia para que todos los partidos políticos de la provincia se sienten a discutir la demorada autonomía municipal en aquellos distritos que tienen  características específicas para obtenerla.


La Constituyente Nacional consagró este derecho en 1994, pero en paralelo la Constituyente Provincial no trató los más de 70 proyectos que se habían presentado.


Son varios los municipios que generan recursos muy por encima de lo que finalmente reciben por vía coparticipable, tanto de provincia como de nación.


General Pueyrredon, por caso, cuenta con los 1.000 millones de dólares anuales que produce la actividad pesquera, pero sin embargo hay sectores en el puerto marplatense que no alcanzan a cubrir sus propios costos.


Ocurre lo mismo con otros niveles de producción locales, cuyos beneficios se escurren en una amplia gama de impuestos que se lleva el Estado y que no se reflejan en los aportes que llegan a la comuna, ni tampoco en aquellos servicios que son nacionales y provinciales.


Por estas razones, fundamentalmente, los intendentes deben recorrer varias veces la Autovía 2 para buscar en otros despachos las respuestas que deberían salir naturalmente de Luro e Hipólito Yrigoyen.


Aprovechando que el gobierno federal anunció que se abocará a un reordenamiento fiscal, a nivel bonaerense podría reproducirse un cuadro similar que, como paso siguiente, permitiera trabajar sobre un escenario con intendencias autónomas.


La historia argentina está repleta de centralismos, ya que nuestros mandatarios casi nunca fueron proclives a la descentralización y siempre procuraron concentrar más poder.


Tenemos la chance de buscar autonomía municipal en Buenos Aires, tal como ya la tienen numerosas provincias argentinas.


La realidad es contundente y los números también.-


@danieltemperoni


 


 


 

   


Columnas anteriores
viernes, 8 de diciembre, 2017 - 13:52 hs.

La muerte de un joven que volvía a su hogar junto a un amigo, nos vuelve a conmocionar.


Fue embestido y arrastrado más de un kilómetro por un auto manejado por otro muchacho de similar edad, en estado de ebriedad, quien llegó a su casa y se acostó a dormir hasta que lo despertó la policía horas después.


También quedó con heridas una tercera persona que detuvo su bicicleta cuando vio que los dos primeros se habían caído de la moto y fue luego golpeada por el vehículo antes de que iniciara su fatal raid.


Hechos contundentes, incomprensibles, arrancados de una realidad que cuesta reconocer y que pide a gritos, desde el profundo clamor de quienes sobreviven y de los familiares de las víctimas, que no ocurran más.


Miles de personas mueren por año en estas circunstancias y otras tantas quedan con secuelas permanentes.


Sin embargo, el Congreso Nacional tardó casi 14 años en atender los reclamos planteados por las Madres del Dolor y otras organizaciones.


Esa demora la pagamos entre todos, porque mientras los proyectos durmieron en los despachos de los legisladores, los responsables de tantos siniestros viales fueron medidos con una vara poco punitiva.


Aún hoy sobreviene la duda, quedan grandes lagunas de doctrina, los jueces admiten interrogantes y terminan más beneficiados los culpables que sus propias víctimas.


En este terreno de inseguridad fáctica, abonado por la pereza legislativa y sostenido por la liviandad jurídica, nos movemos los argentinos en cada rincón de nuestro país sorteando los peligros callejeros que acechan en cada esquina.


Mientras, los que deben corregir la letra y el espíritu de las normas no encuentran el momento político para endurecer las penas, y los que tienen que sancionar están más volcados a la tesitura del accidente que del siniestro vial.


Todo parece confabularse a la hora de cambiar el paradigma sobre esta problemática que le arranca la vida a 25 personas por día.


Cuando las sociedades no actúan de forma civilizada contra los males que las afectan, se acercan peligrosamente a la barbarie.-


@danieltemperoni


 

viernes, 1 de diciembre, 2017 - 13:51 hs.

La utilización indiscriminada de internet y de las redes sociales, profundiza el dolor de aquellos que viven situaciones dramáticas ante la difusión de mensajes que muchas veces dejan al descubierto prácticas rayanas con la inmoralidad.


Este capítulo de la conectividad abre un desafío para que los legisladores se atrevan a proponer una norma que imponga responsabilidad a la hora de manifestarse.


No pasa por cercenar el derecho a expresarse, sino comenzar a andar el camino de la madurez y hacerse cargo de lo que se dice y se publica en este poderoso mundo digital.


Son innumerables los ejemplos de argentinos que atraviesan cuadros dolorosos y deben exigir al máximo sus estados de ánimo para intentar defenderse de testimonios que agravian o lesionan en pocos caracteres.


A veces ni siquiera se trata de personas físicas, sino de una arquitectura de recursos informáticos que esconden hasta el verdadero objetivo de la cizaña que embaten contra un individuo o grupo determinado.


Así se va haciendo mucho más fácil y perverso este sendero con protección casi absoluta para quienes lo usan en desmedro de otros, sin que se advierta que su avance significa el retroceso ostensible del respeto y las buenas costumbres, como mínimo.


Los políticos generan enormes campañas publicitarias de bajo costo a través de internet y de las redes sociales.


Y usan estas herramientas más allá de los plazos de veda electoral, precisamente porque carecen de una norma que las ordene en este sentido.


Argumento suficiente, entonces, para que los responsables de legislar pongan su mayor empeño en encuadrar lo que hoy está adoleciendo del más mínimo atisbo de compromiso.


Si no se hace, es poco creíble recibir como respuesta que no se sabe por dónde empezar.


Mucho menos que se desconocen sus alcances.-


@danieltemperoni


 


 

viernes, 24 de noviembre, 2017 - 13:52 hs.

El diputado provincial Javier Mignaquy, del Frente Renovador, propuso sancionar a quienes fumen mientras conducen automóviles en la provincia de Buenos Aires, teniendo en cuenta que la distracción por esta práctica es motivo de numerosos siniestros de tránsito.


En los considerandos del proyecto de ley, hizo hincapié en que los descuidos por fumar y usar el celular encabezan la lamentable estadística de siniestralidad.


Según la Asociación Luchemos por la Vida, refirió el legislador, los fumadores tienen el doble de accidentes de tránsito que aquellos que no fuman.


Así como se tomó esta práctica como eje para reformar el Código de Tránsito bonaerense, resultaría muy beneficioso analizar la incidencia que potentes parlantes usados a muy alto volumen tienen sobre los sentidos de los conductores.


Además de generar ruido que perjudica a terceros, sin duda aquellos que tienen esa costumbre se ven afectados en el manejo correcto del automóvil y pierden empatía con el medio que los rodea, sin mencionar que están ausentes de cualquier señal auditiva de alerta.


También las automotrices deberían trabajar en paralelo para adecuar los vehículos y hacer que en las consolas de manejo se tenga una correcta visualización de los detalles sin perder de vista el ángulo de trayectoria.


Es propicia la incorporación de abundante tecnología, pero estar atento y procesar cada uno de los datos conlleva milésimas de segundo que obligan al chofer a distraer su atención de la delicada y esencial tarea de manejar.


Las cuestiones mencionadas y otras derivadas de los avances en materia de comunicación y conectividad, obligan a la actualización de las leyes en vigencia y de la propia tarea del legislador que es el encargado de poner en recuadro lo que está modificando la realidad.


El crecimiento exponencial del parque automotor y las elevadas estadísticas de siniestralidad, exigen un trabajo permanente en este sentido que, muchas veces, no está a la altura de las necesidades de la sociedad.-


@danieltemperoni


 


 


 

viernes, 17 de noviembre, 2017 - 13:51 hs.

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, expresó la profunda preocupación de la Iglesia por el avance del narcotráfico.


Habló de la situación en los barrios y de la amenaza que sufre la juventud, colocando al tema en el centro del debate.


Desde diversos sectores se insiste en la necesidad de reforzar las vías de acción contra este flagelo que afecta a todos los niveles de la sociedad y que requiere de una tarea multidisciplinaria para poder hacerle frente.


Esta plaga no se termina únicamente con el descubrimiento de cargamentos secuestrados o bandas desarticuladas.


Hay un gran trabajo por hacer desde la base social, con el aporte estructural de la escuela, los clubes, las sociedades de fomento, las ONG´s, las instituciones confesionales y toda otra entidad que genere respeto a los valores esenciales del ser humano.


El Estado tiene la enorme responsabilidad de coordinar este programa para que llegue a cada rincón del país, en particular a los jóvenes y niños que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad.


También debe replantearse el accionar de los centros públicos y recomponer el sostenimiento de aquellos privados que integran el sistema de atención de personas adictas para que, en conjunto, se avance en más y mejores prestaciones.


Se necesita de una gestión articulada porque los efectos son devastadores y dejan tremendas heridas a las personas, a sus familias y a la sociedad toda.


Esto incluye a los planes médicos, sobre todo los que se enfocan en la atención primaria de la salud y en particular a las políticas de los sectores más desprotegidos.


Apuntar al centro de la cuestión redundará seguramente en resultados altamente favorables para el futuro, pero lo primero es aceptar que la problemática crece de forma exponencial y exige una respuesta inmediata.


Está claro que se impone como política de Estado prioritaria.-


@danieltemperoni


 


 


 

viernes, 10 de noviembre, 2017 - 13:42 hs.

La Nación más poderosa, que acciona militarmente a su antojo y encabeza los índices de la producción mundial de armas, muestra su debilidad cuando algún lobo solitario decide salir de la cueva y generar una tragedia.


Un joven ex militar, con un arsenal a su disposición, terminó con la vida de 26 personas en el interior de una iglesia en Texas y dejó una veintena de heridos.


La legislación en la mayoría de los estados norteamericanos es tan permisiva que el armamento puede ser comprado por internet y en otros apenas se exige la presentación de un documento identificatorio como la licencia de conducir.


Es decir, prácticamente todos pueden adquirir y portar un arma de fuego.


Este panorama se da con el aval de la Asociación Nacional del Rifle que ha basado su existencia en la enmienda constitucional y ha marcado presencia de forma permanente en las dos cámaras del Congreso de los EEUU.


El debate siempre reverdece cuando alguna mente enferma asesina a mansalva a un grupo de personas, pero luego todo vuelve a su cauce normal hasta el próximo episodio violento.


Ni los más enjundiosos defensores de la paz pudieron quebrar este camino que viene de la mano de la propia historia del país del Norte y se asienta en un mercado interno que crece año tras año.


Difícilmente pueda cambiarse esta matriz que está sustentada en un negocio monumental y que permite, además, sostener rígidos códigos de justicia ante estadísticas delictivas que parecen retroalimentarse y crecer al ritmo de las ventas.


Un círculo vicioso que se da en el contexto de un sistema perverso, porque el discurso político mayoritario ni siquiera se preocupa en mantener las formas y se muestra sin pudor haciendo lobby con los fabricantes de pertrechos bélicos.


El gendarme del mundo tiene un problema endémico que avanza.


Vale preguntarse si no son capaces de controlarlo o forma parte de la estrategia para sostener su poderío global.-


@danieltemperoni


 


 

AUDIOS - RADIO BRISAS

Eugenio Semino en "Brisas Primera Edición"
Daniel Arroyo en "Brisas Primera Edición"
Claudio Zuchovicki en "Plan Luz"
Fernando Bornoroni en "Plan Luz"


VIDEO DESTACADO