Menu
Mar del Plata - 
miércoles 22 de noviembre del 2017 - T
22 noviembre 2017 - T

Daniel Temperoni Periodista

viernes, 19 de mayo, 2017 - 13:47 hs.
Realidades

En un estudio dado a conocer por la ONG Techo se señala que uno de cada 40 argentinos vive en asentamientos precarios y el 52% de ese total habita en una docena de municipios del conurbano bonaerense.


Los datos fueron disparadores directos de una cantidad de preguntas que surgieron en la radio referidas a este cuadro de situación y de cómo impacta en nuestro distrito.


Como primera referencia, el millón de habitantes de General Pueyrredon y la cantidad de  barrios que incorporan de manera permanente nuevos grupos familiares.


Esta cualidad de municipio receptor se ha extendido por décadas y ha generado una mutación del propio mapa hasta superar el centenar de barrios establecidos.


Ya forma parte de la característica urbana y suburbana, pero la demora en la llegada de los servicios públicos esenciales a ciertos puntos del territorio comunal ha eclosionado hasta transformarse en la gran asignatura pendiente de la dirigencia política.


Los recursos disponibles en el presupuesto anual alcanzan a cubrir los gastos operativos de la municipalidad y del más importante contrato que se desprende de la recolección y disposición final de residuos domiciliarios.


Los pocos puntos porcentuales restantes se direccionan a la obra pública en los barrios, cuya demanda siempre será infinitamente mayor a la respuesta posible.


Las soluciones se buscan en apoyos provinciales y nacionales, y en algún financiamiento internacional para emprendimientos superlativos.


El peso específico de General Pueyrredon en la 5º Sección Electoral, entonces, no se termina traduciendo en el panorama tangible de Mar del Plata - Batán.


Por esta razón, es que se requiere otra mirada global que permita presentar un debate distinto en favor de toda la población.


@danieltemperoni


 


 

   


Columnas anteriores
viernes, 17 de noviembre, 2017 - 13:51 hs.

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, expresó la profunda preocupación de la Iglesia por el avance del narcotráfico.


Habló de la situación en los barrios y de la amenaza que sufre la juventud, colocando al tema en el centro del debate.


Desde diversos sectores se insiste en la necesidad de reforzar las vías de acción contra este flagelo que afecta a todos los niveles de la sociedad y que requiere de una tarea multidisciplinaria para poder hacerle frente.


Esta plaga no se termina únicamente con el descubrimiento de cargamentos secuestrados o bandas desarticuladas.


Hay un gran trabajo por hacer desde la base social, con el aporte estructural de la escuela, los clubes, las sociedades de fomento, las ONG´s, las instituciones confesionales y toda otra entidad que genere respeto a los valores esenciales del ser humano.


El Estado tiene la enorme responsabilidad de coordinar este programa para que llegue a cada rincón del país, en particular a los jóvenes y niños que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad.


También debe replantearse el accionar de los centros públicos y recomponer el sostenimiento de aquellos privados que integran el sistema de atención de personas adictas para que, en conjunto, se avance en más y mejores prestaciones.


Se necesita de una gestión articulada porque los efectos son devastadores y dejan tremendas heridas a las personas, a sus familias y a la sociedad toda.


Esto incluye a los planes médicos, sobre todo los que se enfocan en la atención primaria de la salud y en particular a las políticas de los sectores más desprotegidos.


Apuntar al centro de la cuestión redundará seguramente en resultados altamente favorables para el futuro, pero lo primero es aceptar que la problemática crece de forma exponencial y exige una respuesta inmediata.


Está claro que se impone como política de Estado prioritaria.-


@danieltemperoni


 


 


 

viernes, 10 de noviembre, 2017 - 13:42 hs.

La Nación más poderosa, que acciona militarmente a su antojo y encabeza los índices de la producción mundial de armas, muestra su debilidad cuando algún lobo solitario decide salir de la cueva y generar una tragedia.


Un joven ex militar, con un arsenal a su disposición, terminó con la vida de 26 personas en el interior de una iglesia en Texas y dejó una veintena de heridos.


La legislación en la mayoría de los estados norteamericanos es tan permisiva que el armamento puede ser comprado por internet y en otros apenas se exige la presentación de un documento identificatorio como la licencia de conducir.


Es decir, prácticamente todos pueden adquirir y portar un arma de fuego.


Este panorama se da con el aval de la Asociación Nacional del Rifle que ha basado su existencia en la enmienda constitucional y ha marcado presencia de forma permanente en las dos cámaras del Congreso de los EEUU.


El debate siempre reverdece cuando alguna mente enferma asesina a mansalva a un grupo de personas, pero luego todo vuelve a su cauce normal hasta el próximo episodio violento.


Ni los más enjundiosos defensores de la paz pudieron quebrar este camino que viene de la mano de la propia historia del país del Norte y se asienta en un mercado interno que crece año tras año.


Difícilmente pueda cambiarse esta matriz que está sustentada en un negocio monumental y que permite, además, sostener rígidos códigos de justicia ante estadísticas delictivas que parecen retroalimentarse y crecer al ritmo de las ventas.


Un círculo vicioso que se da en el contexto de un sistema perverso, porque el discurso político mayoritario ni siquiera se preocupa en mantener las formas y se muestra sin pudor haciendo lobby con los fabricantes de pertrechos bélicos.


El gendarme del mundo tiene un problema endémico que avanza.


Vale preguntarse si no son capaces de controlarlo o forma parte de la estrategia para sostener su poderío global.-


@danieltemperoni


 


 

viernes, 3 de noviembre, 2017 - 13:42 hs.

A casi tres décadas y media de la recuperación democrática, el sistema de partidos políticos atraviesa una de las crisis más profundas de la historia nacional.


Los sostenes fundamentales del sistema de representación ciudadana, cada uno a su medida, se enfrentan a los nuevos tiempos con herramientas del pasado.


Las estructuras tradicionales rechinan ante los frentes, alianzas y candidaturas ocasionales.


Muchos políticos parecen estar atareados en ver cómo se preparan para no quedar fuera de las opciones, pero no visualizan el verdadero problema que se descubre detrás de figuras con poco respaldo ideológico y formativo.


Mientras en el mundo se refuerzan los contenidos y se debaten las nuevas líneas de acción, particularmente a través de fundaciones o escuelas dirigenciales, por estas latitudes subyugan los gurúes de la imagen y marcan el ritmo los especialistas en redes sociales.


Venimos de una campaña en la que resultó bastante difícil encontrar propuestas programáticas, donde abundó la presencia de funcionarios y en la que se martilló sin respiro al ciudadano con una catarata de mensajes.


Se cuentan con los dedos de una mano a quienes hoy tienen un poder de convocatoria y movilización tangible, porque la realidad es contundente y no perdona a los saltadores de vallas, a los improvisados y a los que no resisten el peso de los archivos.


Seguramente en la renovación de los espacios legislativos nacionales, provinciales y municipales, veremos sentarse juntos a aquellos que se defenestraron durante la larga marcha proselitista hacia las tan ansiadas bancas.


Cuando se reinicie el debate por las ideas, será momento de evaluar si la cantidad de respaldo obtenido se condice con la calidad puesta al servicio del pueblo.


También, resultará oportuno que las fuerzas políticas ensayen procesos de autocrítica y prioricen la defensa del ciudadano por encima de la subsistencia partidaria.


La democracia argentina se asienta sobre el sistema de partidos políticos y es por eso que se requiere de su presencia fortalecida.-


@danieltemperoni


 


 

viernes, 27 de octubre, 2017 - 13:45 hs.

Todos los que resultaron electos en los pasados comicios, tienen por delante la responsabilidad de legislar sobre la figura de la víctima y de sus familiares.


Ya sea en el ámbito de la justicia de Garantías como en la de Ejecución Penal, no deben quedar dudas acerca de los márgenes de cumplimiento de la prisión preventiva y de las condenas asignadas por los diferentes tribunales.


Es necesario avanzar hacia una normativa que despeje zonas oscuras y construya un criterio uniforme en los jueces.


También se requiere estructurar un acompañamiento del Estado hacia todas aquellas personas que resulten damnificadas en forma directa o indirecta, a partir de la denuncia de un hecho o la comisión de un delito.


Son numerosos los reclamos que se plantean diariamente en todo el país y eso exige una respuesta eficaz por parte del Poder Ejecutivo, una labor profunda del Legislativo y el compromiso del Judicial.


Idéntico proceder y tarea se espera de los gobiernos provinciales, siendo imprescindible también que los municipios demuestren su acción comprometida con los vecinos afectados.


Se organizan marchas desde el dolor porque la ciudadanía no visualiza ese respaldo desde lo estatal que urge el individuo perjudicado y su entorno familiar.


En cada estamento de gobierno hay suficiente experiencia como para volcarla en un protocolo integral que termine con la enorme desprotección que sufren quienes tienen el derecho de ser cuidados por el Estado.


Se deben encontrar los mecanismos idóneos para que los argentinos que sufrieron un daño no revivan a cada paso la tortuosa sensación de desamparo.


Este es el camino que se espera del trabajo legislativo.


Para eso se propusieron como candidatos.-


@danieltemperoni


 


 


 

viernes, 20 de octubre, 2017 - 13:49 hs.

Al menos 315 personas muertas y más de 350 heridas de distinta consideración fue el saldo del peor atentado registrado en la historia de Somalia.


Un país en el que más de 6 millones de personas necesitan ayuda humanitaria, se estremeció con el nivel de locura y destrucción que provocaron dos detonaciones casi simultáneas registradas en la capital Mogadiscio.


En el otro mundo, el que se maneja a través de las grandes usinas oficiosas de los países centrales, apenas se movió la aguja del impacto informativo.


Nuevamente la noticia que llegó desde un punto lejano al que habitualmente se toman las decisiones que luego terminan por generar estas tragedias, pasó casi disimulada porque ocurrió en la cara oculta del globo terráqueo.


Y otra vez ningún organismo internacional condenó la acción, no se generaron reuniones de emergencia, ni tampoco nadie se dio por enterado en el Consejo de Seguridad de la ONU, muy activo cuando algo pasa cerca de sus fronteras de interés.


Está bien claro cuáles son las prioridades y quiénes pertenecen al equipo de primera, dejando siempre para mejor momento la atención de aquellos hechos que por su contundencia merecen ser tratados, contenidos y ayudados de manera inmediata.


De la misma forma en que se avasallan derechos universales por parte de las naciones poderosas, la negación de la barbarie es igual de tremenda en sus efectos y consecuencias, tanto directas como colaterales.


La degradación del contexto internacional merece ser analizado y debatido por encima de los márgenes que se permiten actualmente en Naciones Unidas, donde ya no existe pudor y dejaron de esconderse las escalas en que han sido divididos los países integrantes.


Asusta que a ningún líder asuste que la muerte de seres humanos repercuta más o menos según la sociedad de la que se trate.


También genera mucho temor saber que este estado de indefensión global se convalida todos los días en un mundo hiperconectado, en el que habíamos depositado grandes expectativas.-


@danieltemperoni


 


 

AUDIOS - RADIO BRISAS

Jorge Villarreal, papá de tripulante del submarino, en "Plan Luz"
Juan Curuchet en "Brisas Segunda Edición"
Julio Bocca en "Plan Luz"
Alejandro Caldarelli en "Plan Luz"


VIDEO DESTACADO