21/01/2018
domingo 21 de enero del 2018 - T
21 enero 2018 - T

Daniel Temperoni Periodista

viernes, 14 de abril, 2017 - 13:49 hs.
La contundencia de los hechos

Cada vez que las fuerzas naturales golpean al distrito, se desnudan profundas falencias de infraestructura que fueron sumándose con el correr del tiempo y de las gestiones.


En la anterior columna mencionamos al desaparecido Instituto Municipal de Desarrollo Urbano como el eje que se utilizó durante muchos años para hacer llegar servicios primordiales a los barrios que se iban gestionando.


Luego se sumaron la migración interna y el crecimiento vegetativo como factores desequilibrantes de una ecuación que nunca más pudo ser corregida a tiempo.


Así la ciudad y el municipio vieron de manera progresiva cómo fueron cambiando los perfiles de actividad y con ellos las nuevas vertientes de asentamiento poblacional.


El dibujo que representaba la postal turística y las industrias de base surgidas del puerto, cambiaron y lo siguen haciendo con velocidad inusitada.


También se modificaron los barrios fundacionales y se añadieron anillos de conurbano.


Todo edificado sobre el mapa original de un territorio que contiene a cuatro grandes cuencas que siguen su trazado original.


Por esa razón a las obras de infraestructura existentes deberán asociarse aquellas que están en los planos desde hace cuatro décadas o más, como la del Arroyo del Barco que está ahora en ejecución.


Es fácil imaginar que la población de General Pueyrredon llegará a números mucho más altos que los actuales en pocas décadas, tal cual sucedió en los pasados 30 años.


Este panorama no deja dudas acerca de la actitud y de la acción que tendrán que poner en práctica las actuales autoridades y todos aquellos dirigentes que tengan como meta conducir los destinos del municipio en el corto y mediano plazo.


Los antecedentes de 1980 y 1992, sumados a las contingencias sufridas por los vecinos en tantas otras oportunidades como la reciente, hacen necesario poner en práctica un plan estructural de trabajos que progresivamente le vaya dando al distrito la seguridad que hoy pone en jaque cada temporal.


La instalación del radar meteorológico también debe sumarse al repertorio de herramientas con las que debe contar la Defensa Civil.


Contra la naturaleza no hay manera de ganar, pero sí se pueden hacer obras fundamentales que alivien las situaciones de emergencia y otorguen cierta previsibilidad a la población.-


@danieltemperoni


 


 

   


Columnas anteriores
viernes, 19 de enero, 2018 - 13:48 hs.

Ninguna de las previsiones inflacionarias se cumplieron al terminar los dos últimos ejercicios económicos y no son pocos los especialistas que se adelantan a señalar que la mitad de lo pautado para 2018 estará contenido en los primeros cuatro meses del año.


El modelo está sostenido en la actualización de las tarifas sin subsidios para los usuarios, en el encolumnamiento de los precios a valor dólar de los combustibles y en tasas de referencia que seguirán beneficiando a la suba de la moneda norteamericana.


Cualquiera que intentase usar estos elementos en la ecuación del consumo de los argentinos, acostumbrados a los incrementos que manipulan los grandes grupos formadores de precios, terminará cerrando los corchetes con el resultado de siempre.


Pierden todos, pero mucho más los que menos tienen.


Tan histórico como la deuda externa, recurso actualmente usado como engrosador de las reservas del Banco Central, que al final del recorrido nos dejará con mayores obligaciones por cumplir y con menos valor en la moneda que tenemos en el bolsillo los argentinos de a pie.


¿Por qué habría de ser distinto en esta oportunidad cuando en las anteriores sufrimos grandes colapsos en nuestra economía?


Bien podría anteponerse en el debate esta globalización avasalladora que modificó los mercados y también las formas del trabajo en el mundo entero.


Pero si no terminamos de ser competitivos haciendo los grandes esfuerzos que venimos cumpliendo, mucho menos lo seremos intentando confrontar con países que ya controlaron la inflación y tienen balanzas comerciales favorables o al menos equilibradas.


Las inversiones foráneas aún están por llegar y las que se deberían apoyar en la mayor recaudación por el incremento en las tarifas no alcanzan a tibias.


Quedó claro que el alineamiento y la pertenencia a determinados círculos internacionales no asegura el flujo inversionista, a pesar de que nuestro país sigue generando alimentos para 400 millones de personas por año.


El ejemplo más contundente de cómo se manejan los proteccionismos está representado en el 72% de impuestos al biodiesel argentino en Estados Unidos.


Tal vez entendamos algún día que todo empieza por cuidarnos entre nosotros y que la inflación es producto de nuestra propia torpeza.-


@danieltemperoni


 

viernes, 12 de enero, 2018 - 13:38 hs.

Aparecieron algunas campañas oficiales y permanecieron aquellas sostenidas por ONG´s que trabajan la problemática, pero la accidentología vial sigue generando alarmantes estadísticas que se traducen en miles de argentinos muertos cada año, además de heridos y personas con secuelas permanentes.


Los controles en rutas y autopistas apuntan casi en su totalidad a operativos que se realizan en picos de temporada o fines de semana largos.


En General Pueyrredon, si bien se efectúan numerosas fiscalizaciones y permanentes exámenes de alcolohemia, el número de infractores no se reduce y se amplía la franja de reincidentes.


Significa que estas necesarias intervenciones del Estado no llegan a concientizar totalmente al universo de automovilistas que circulan por nuestro municipio.


Entonces hace falta estudiar y analizar en profundidad los múltiples aspectos que hacen a la sociologìa de quienes cometen faltas, muchas de las cuales desencadenan siniestros de tránsito con consecuencias irreparables.


Los más de 400.000 autos y 120.000 motos, el millón de habitantes y el estado de la mayoría de las 11.000 cuadras pavimentadas del distrito, es parte del diagnóstico que ya conocemos.


Hay que investigar desde varias disciplinas esos caminos que lleven a soluciones tangibles y crear herramientas que sirvan para corregir lo que esta realidad nos enrostra a todos.


Es evidente que el marco sancionatorio no alcanza para encauzar determinadas conductas que se observan a diario en las calles.


Razón más que suficiente para que el Estado revea las políticas en uso y piense seriamente en nuevas tipificaciones cuando la siniestralidad viene de la mano del consumo de alcohol y drogas, el uso de celulares, las velocidades no permitidas, el manejo imprudente y temerario, así como el estado deficiente de algunos vehículos, entre otras cuestiones que hacen la diferencia entre la vida y la muerte.


Por supuesto que la enorme tarea que está pendiente debe ser abordada por los niveles ejecutivo, legislativo y judicial, empezando por la Nación y bajando luego a provincias y municipios.-


@danieltemperoni


 

viernes, 5 de enero, 2018 - 13:57 hs.

Hubo coincidencias durante el mandato de Carlos Menem y la Argentina se endeudó de manera brutal para sostener aquella imaginativa y perversa figura del uno a uno, mientras sistemáticamente se desguazaban las empresas estatales.


Volvieron a encontrarse en la postrimería del fallido Fernando De la Rúa y todo desembocó en el fatal corralito financiero, corolario de la aventura iniciada tres lustros antes.


Por eso no llama la atención que hoy el Fondo Monetario Internacional y Domingo Felipe Cavallo avalen y aplaudan los recortes a las pensiones y jubilaciones, los achiques al Estado y la toma de deuda en moneda extranjera.


Lo llamativo del caso es que muchos políticos y economistas que se opusieron férreamente a esos mandamientos, en el presente digan y hagan todo lo contrario de lo que su conciencia e intelecto les dictaron en el pasado.


Y no se trata de un pecado de juventud, ciertamente.


En aquellos tiempos se exponían teorías y se levantaban banderas para defender el trabajo y la industria nacional; hoy, esos mismos interlocutores intentan maquillar el momento para hacerlo pasar como la oportunidad histórica que nunca tuvimos.


Es más de lo mismo, bajo otras circunstancias, con medidas graduales que apuntan a quitar todo tipo de subvenciones sociales, mientras se sostienen aquellas que están dirigidas a los grandes grupos como los que manejan el renglón de los servicios públicos.


Confirmado por el propio ministro Guillermo Dietrich, en 2018 se mantendrán los subsidios a las empresas del transporte en el orden de los 90.000 millones de pesos.


La pregunta sigue siendo la misma, la que nos hicimos cuando el dólar se tornó fuerte en los ´90 y dejó un tendal de historias personales, con miles de argentinos que fueron expulsados del mercado laboral y nunca pudieron reinsertarse.


Dónde radica el beneficio de este tipo de políticas, si nunca prospera el bendito derrame y termina siendo solución activar la máquina del dinero cuando ya nadie te presta.


Hacer girar la rueda para que todos pongan y para que algunos se lleven jugosos premios, hasta que llega la emergencia, el salvataje y el abismo.


Una historia de viejos conocidos.-


@danieltemperoni


 

viernes, 22 de diciembre, 2017 - 13:44 hs.

Destino de país signado por la deuda externa y la imposibilidad de incluir como corresponde a todos sus habitantes.


Estos son los dos grandes problemas que nunca pudo resolver la Argentina y que describen crudamente el síndrome de la frazada corta.


A veces les toca a las economías regionales, otras a los trabajadores, también a los ahorros bancarios, a las pymes, y hoy a los chicos, a los jubilados y a los pensionados.


Desde que Bernardino Rivadavia iniciara el tremendo rito satánico de endeudar al país en beneficio propio y de los consejeros británicos que poblaron el Banco de Descuentos en 1822, al generar el primer empréstito con la Baring Brothers en 1824 que terminó de pagarse en 1947, el camino siempre fue más o menos el mismo.


Las riquezas de los argentinos se fueron y se siguen yendo en el pago de ese volúmen de bonos y compromisos que van tomando los gobiernos de turno, precisamente avalados en las cuentas en rojo que dejaron sus predecesores.


El gobierno nacional, las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; todos piden plata al exterior y patean la pelota para adelante.


En este caso, menos San Luis, se pusieron de acuerdo y levantaron los juicios contra el Estado a cambio de una transferencia de 110.000 millones de pesos que saldrá de los fondos previsionales.


Solución para el pacto fiscal en ciernes y para la tan mentada coparticipación federal, pero menos dinero para nuestros mayores y pronóstico de juicios vía el artículo 14 bis de la Constitución Nacional.


Una vez más la política del parche y apelando al pozo enflaquecido de la seguridad social como en otras tantas oportunidades.


En lugar de buscar la forma de sanear las cuentas provinciales, bajar la presión impositiva, incentivar las economías de cada región, otorgar créditos para pequeñas y medianas empresas e industrias de las cuales dependen el 70% de los puestos laborales y hacer, por ende, que el sistema de previsión solidario sea sustentable, lo importante termina siendo que los gobernadores no pasen apuros a la hora de usar la chequera.


Por supuesto que también se sigue tomando deuda externa, ya que al 30 de septiembre último debíamos U$S 216.351 millones.


Así de simple, triste y contundente.-


@danieltemperoni

viernes, 15 de diciembre, 2017 - 13:41 hs.

En febrero de 2008, Julio Aro se propuso hacer realidad una idea que desafiaba a los más altos poderes nacionales e internacionales.


Estaba tan llena de sentido común que con sólo escucharla llegaba hasta el corazón de cualquier ser humano bien nacido.


De los 230 compatriotas sepultados en el cementerio de Darwin en nuestras Islas Malvinas, 121 cruces tenían a sus pies las placas con la frase “Soldado argentino sólo conocido por Dios”.


Su proyecto estaba sustentado en lograr que se identificara a cada uno de ellos y que las familias supieran en qué tumba descansaban sus héroes.


Vale recordar que los ingleses, terminado el conflicto del Atlántico Sur, pidieron al gobierno de facto que les enviaran personal para la identificación de los cuerpos antes de la inhumación que se concretó en los primeros meses de 1983, pero eso nunca ocurrió.


Los primeros contactos de quien preside la Fundación No Me Olvides, fueron con los miembros del Equipo Argentino de Antropología Forense, una organización científica, no gubernamental y sin fines de lucro que se formó en 1984.


Fueron casi nueve años de gestiones, negativas, cabildeos políticos, encuentros con ex combatientes británicos y miles de kilómetros recorridos por el país explicando y convenciendo a los familiares para que se extrajeran una pequeña muestra de sangre.


Finalmente, los antropólogos forenses trabajaron este año de manera incansable en Malvinas coordinados por la Cruz Roja Internacional, con el acuerdo previo de los gobiernos de Argentina y del Reino Unido, para obtener el ADN de los soldados NN.


En el laboratorio se cotejaron todas las muestras y de esa confrontación se lograron resultados positivos en 88.


Ahora cada una de esas familias sabe dónde descansan sus héroes, mientras que las 33 conclusiones restantes aguardan en un banco de datos para ser comparadas en el futuro.


Fue mucha la gente que hizo posible este camino, pero todo comenzó con aquella idea plagada de sentido común y de amor por el prójimo que Aro dijo en voz alta por primera vez bajo el sol abrasador del verano marplatense.


Sencillamente, Julio lo hizo.-


@danieltemperoni


 

AUDIOS - RADIO BRISAS

Gonzalo Heredia en "Brisas Segunda Edición"
Brian Rosso en "Plan Luz"
Enrique Pinti en "La Tapa"
Fausto Spotorno en "Plan Luz"


VIDEO DESTACADO