19/05/2019
domingo 19 de mayo del 2019 - T
19 mayo 2019 - T

Daniel Temperoni Periodista

viernes, 10 de mayo, 2019 - 10:37 hs.
Políticas de Estado

Más allá de los objetivos y oportunidad del llamado del gobierno para dialogar con la oposición, queda claro que Argentina está necesitando de fuertes polìticas de Estado que apunten a solucionar los gravísimos problemas estructurales que atosigan el presente y comprometen el futuro.


Los altos índices de pobreza e indigencia que alcanzan a un tercio de la población y, fundamentalmente, a la mitad de los niños y jòvenes hasta 17 años, exigen de la dirigencia política en su totalidad que se expongan públicamente cuáles son sus ideas y programas para actuar de inmediato sobre esta enorme deuda interna.


Requieren de respuestas gravitantes e indubitables, contundentes y exentas de cualquier mezquindad electoral.


El acuerdo alcanzado por el gobierno con el FMI impactará en las futuras gestiones, por lo que se entiende necesario que haya claridad de conceptos en este sentido por parte de los que conducen y de todos aquellos que pujan por hacerlo.


Es inevitable que esto ocurra antes de las elecciones, porque la ciudadanía debe saber por anticipado cómo se actuará de acuerdo a los posibles escenarios que puedan surgir de las PASO y de las generales, e inclusive de una eventual segunda vuelta.


La misma previsibilidad que siempre se pregona para los inversores tiene que aplicar hoy para los propios ciudadanos, ya que las bases que puedan acordarse en este lapso previo a los comicios deberán ser intocables más allá de un resultado electoral.


Todos coinciden en que hay que movilizar el mercado interno, engrosar las exportaciones y bajar los impuestos, pero la realidad indica que los caminos que se toman para viabilizar estas acciones pueden variar según la óptica de los observadores.


Incluso, no ha sido extraño en la política argentina que quienes llegaron al poder hicieron lo contrario de lo que pregonaron en sus campañas  proselitistas.


Por esa razón fundamental, urge que se clarifiquen las posturas partidarias y de los propios precandidatos para que el contrato que le propongan a la gente sea cristalino y duradero.


Numerosas deudas sobreviven en el campo de lo económico, social y político, y resultaría oportuno y necesario que se trazaran las directrices después de un debate amplio e inclusivo.


Los derechos de los argentinos están contenidos en la Constitución Nacional; la necesaria mirada de la política debe ser hacia esas bases fundamentales y avanzar en las soluciones siempre bajo la fórmula del respeto hacia la gente que representan.-


@danieltemperoni


 

   


Columnas anteriores
viernes, 17 de mayo, 2019 - 10:23 hs.

El Papa convocó a economistas y estudiantes de la materia, en Asís, entre el 26 y 28 de marzo próximo.


La convocatoria tiene como objetivo hacer un “pacto” para cambiar el rumbo de la economía actual y “dar un alma a la economía del mañana”.


“¡Sí, necesitamos “re-animar” la economía! ¿Y qué ciudad es más adecuada para esto que Asís, que desde hace siglos es símbolo y mensaje de un humanismo de fraternidad? Si Juan Pablo II la eligió como ícono de una cultura de paz, a mí también me parece un lugar inspirador de una nueva economía”, aseveró el Sumo Pontífice en la carta mediante la cual hizo público el llamado.


Agregó que “aquí, de hecho, Francisco se despojó de toda mundanalidad para elegir a Dios como la estrella polar de su vida, haciéndose pobre con los pobres, hermano universal. De su elección de pobreza brotó también una visión de la economía que sigue siendo muy actual. Puede dar esperanza a nuestro mañana, en beneficio no sólo de los más pobres, sino de toda la humanidad. Es necesaria, efectivamente, para las suertes de todo el planeta, nuestra casa común, “nuestra hermana la madre tierra”, como la llama Francisco en su Cántico del Hermano Sol”.


Francisco sostuvo que “en la Carta Encíclica Laudato si’ subrayé que hoy más que nunca, todo está íntimamente conectado y que la protección del medio ambiente no puede separarse de la justicia para los pobres y de la solución de los problemas estructurales de la economía mundial”.


“Por lo tanto -dijo-, es necesario corregir los modelos de crecimiento que son incapaces de garantizar el respeto del medio ambiente, la acogida de la vida, el cuidado de la familia, la equidad social. la dignidad de los trabajadores, los derechos de las generaciones futuras”.


Destinado a los jóvenes, el mensaje apuntó que “vuestras universidades, vuestras empresas, vuestras organizaciones son canteras de esperanza para construir otras formas de entender la economía y el progreso, para combatir la cultura del descarte, para dar voz a los que no la tienen, para proponer nuevos estilos de vida. Mientras nuestro sistema económico y social produzca una sola víctima y haya una sola persona descartada, no habrá una fiesta de fraternidad universal”.


El llamado del Papa es más que claro y contundente, reafirmando sus propios conceptos sobre la economía global y el capitalismo, además de insistir en la necesidad imperiosa de que en cualquier ecuación posible esté la persona humana como eje central de la acción.


No se olvida de mencionar que aquellos que se están formando serán determinantes en el futuro inmediato para cambiar el paradigma económico mundial.-


@danieltemperoni


 

viernes, 3 de mayo, 2019 - 10:21 hs.

La realidad de los partidos políticos argentinos exhibe una evidente atomización que se ha venido profundizando en los últimos años, con los consiguientes retrasos en la actualización de contenidos y propuestas frente a las demandas del electorado.


Todo conlleva un panorama de desinterés y alejamiento por parte de la población políticamente activa, ya que los reclamos se acumulan y la reacción de los dirigentes es casi nula e imperceptible.


Están muy atentos a cómo se mueven sus propias intenciones de voto y parecen demasiado extasiados en ese plano como para correr la vara hacia lo alto y mirar dónde está puesto el listón en esta democracia que ya transitó 35 años desde su recuperación en 1983.


Se necesitan fuerzas políticas activas, renovadas, fortalecidas, presentes y perdurables en su acción y pensamiento más allá de un posible frente o de una conveniente alianza que pueda observarse desgastada la misma noche del escrutinio o a poco de verse desdibujada una gestión.


Se requiere una inteligente mirada sobre los actuales sistemas electorales para que la representatividad alcance el equilibrio necesario que hoy no tienen.


También está faltando un repaso exhaustivo sobre las conductas de la dirigencia ante los grandes temas que hoy atraviesan a la gente de a pie, de manera fundamental aquellos que hacen a la sensibilidad social y a la subsistencia propiamente dicha.


Los partidos políticos están frente a una crisis que les otorga la enorme posibilidad de demostrar que son capaces de volver a sus propias raíces, abriendo sus puertas a los jóvenes para que puedan prepararse y enfrentar los nuevos desafíos que proponga la democracia.


También deberían recrear los programas electorales que fueron quedando en el camino merced a la aparición de candidatos con alta exposición pública pero sin peso específico.


Es la única manera de fortalecer el frente interno y buscar los consensos necesarios a nivel nacional que permitan imaginar un país con un puñado de certezas por las que podamos transitar en las próximas décadas.


Para esto es imprescindible que cada agrupación aporte al debate general desde su propia ideología y convicción, pero abriendo la perspectiva desde la que se logre el diseño de políticas de Estado que transformen la realidad.


La democracia urge que las fuerzas políticas trabajen en su propia reconstrucción interna.-


@danieltemperoni


 

viernes, 26 de abril, 2019 - 10:28 hs.

El manejo de la macroeconomía ha generado que los argentinos no sepamos el verdadero valor de los productos que producimos y consumimos a diario, llevando a que la microeconomía se transforme en una pesadilla.


Los grandes formadores de precios con posiciòn dominante en el mercado han distorsionado la naturaleza de los costos y antepusieron su apetito voraz a las necesidades básicas de los consumidores.


De esta manera, cualquier movimiento imperceptible del dólar o algún signo de inquietud con respecto a la moneda norteamericana, termina impactando en las góndolas y engrosando los índices de inflación.


Por las dudas, como siempre aconteció en Argentina, las variaciones en la política monetaria han sido utilizadas por estos grupos económicos para hacer grandes diferencias de dinero a su favor.


Forman parte de los que nunca pierden, pase lo que pase en el país.


Ante esta nueva situación planteada con los precios congelados de 64 productos de la canasta básica, la responsabilidad del Estado pasa por asegurar que el acuerdo se cumpla según lo establecido, pero también debe revisar la trazabilidad del resto de lo expuesto en la góndolas para determinar si se cometen atropellos.


Las diversas metodologías utilizadas por supermercados e hipermercados, proponiendo descuentos sustanciales y ofertas antojadizas, desnudan la verdadera trama utilizada para enmarañar mucho más la economía del consumidor y aportan en grado sustantivo a la volatilidad de los precios.


En esa nube de imprecisiones, entonces, navega diariamente el argentino que gana en pesos y debe comprar defendiendo su dinero.


También enfrenta esa misma situación el pequeño y mediano empresario, el productor agropecuario, el comerciante y todos aquellos hacedores de actividad económica genuina que aportan a la generación de empleo en el país.


Estos son los renglones de la sociedad que soportan los vaivenes de la macroeconomía y sienten en carne propia los efectos devastadores de cada ciclo inflacionario, por lo cual cualquier política económica que pretenda cambiar este plafón de crisis, inexorablemente tendrá que pensar en incluir a estos motores sociales.


Por ahora, sólo ensayan defensa ante un escenario donde la confusión entre precio y valor no es inocente.-


@danieltemperoni


 

viernes, 19 de abril, 2019 - 10:21 hs.

La cruda realidad del distrito exige que toda la dirigencia accione positivamente con sus mejores ideas, para comenzar a saldar las enormes deudas sociales que se han ido profundizando en los últimos años.


Se trata de reunir voluntades para definir aquellas políticas que puedan trascender a las próximas gestiones, incluyendo la generación de empleo, la profundización de herramientas educativas, la distribución de soluciones alimentarias y el fortalecimiento de planes sanitarios para toda la población.


El incentivo para la puesta en marcha de programas de infraestructura en los barrios y la discusión inteligente de los cambios que requiere el transporte público de pasajeros, también deben ser incorporados a esta lista de prioridades que ya no pueden seguir esperando decisiones aisladas.


La seguridad tiene que ser rediseñada en función del crecimiento poblacional y de la diversidad que muestran las populosas barriadas marplatenses.


El paradigma productivo exige un replanteo sin abandonar los sostenes tradicionales, pero incluyendo a todas aquellas industrias y servicios que requieren de nuevas logísticas.


El municipio soporta suficientes obligaciones que le son propias y que hacen del presupuesto un verdadero dolor de cabeza anual, recayendo ese peso en la inexorable presión sobre el valor de las tasas municipales que terminamos pagando todos los vecinos.


Por tal razón, también los políticos de General Pueyrredon deben abrir la discusión acerca de cómo se seguirán gestionando los recursos económicos y financieros del municipio, aprovechando los niveles de coparticipación y diseñando los primeros pasos que lleven a un planteo de autonomía municipal.


Para lograrlo, la dirigencia necesita advertir que el producto bruto interno que se genera en el distrito supera en varias veces al propio presupuesto y que los niveles autonómicos le otorgarían a la comuna la posibilidad de contar con mayores recursos genuinos para llevar adelante las políticas que la sociedad está reclamando.


Esto ordenaría la secuencia de recuperación de la recaudación por tasas, los aportes coparticipables y el crecimiento exponencial de los cupos para obras públicas.


Se trata de cambiar la dinámica actual que no alcanza hoy a cubrir las necesidades básicas y propias de la municipalidad en función de los servicios que brinda a los vecinos, por una sinergia más inteligente y proactiva que defienda la producción de recursos propios.


Se necesitan voluntades políticas, exentas de miradas cortas y partidarias.-


@danieltemperoni


 

viernes, 12 de abril, 2019 - 10:24 hs.

La viralización de un video donde se pudo observar la pelea de dos conductores, uno de ellos taxista, tras un incidente de tránsito, hizo reinstalar el debate sobre el avance de la violencia en la sociedad argentina.


No hay manera de justificar ninguna de las acciones que pudieron apreciarse en esas imágenes.


Sí permiten abrir distintos renglones de análisis desde las perspectivas individual y colectiva.


Hoy se viven situaciones de injusticia y frustración que vienen acumulándose desde hace años, las que finalmente repercuten en los diversos ambientes sociales a través de manifestaciones solitarias o grupales.


La repetición de hechos inaceptables también esmerilan la sensibilidad y se complotan con otras formas de manifestación que antaño ni siquiera hubiesen intentado comenzar a forjarse en el inconsciente colectivo.


Así la cadena de rasgos violentos e irracionales se va apoderando de la escena diaria y autoinmunizándose con la propia carga de la prueba objetiva.


Cuánto más se reitera un contrasentido, gana en territorio y prepotencia.


Desde la mirada individual podría decirse que todos los intentos por frenar esta oleada aparecen como insuficientes, máxime si de parte del Estado no se observan acciones concretas que fluyan en el sentido correctivo y ejemplificador.


Lo peor que puede ocurrir, tras el hecho, es dejarlo encapsulado como si se tratase de un evento producto de las tensiones y totalmente ajeno al entorno social en donde se desarrolló.


De esta forma, se termina aceptando que estas agresiones forman parte de la vida diaria de todos los argentinos y que no hay límites para imaginar hasta donde se puede llegar en este peligroso camino.


Cada una de estas acciones debe ser evaluada como parte de un todo mucho más complejo en sí mismo, donde la persona es la herramienta ejecutora de la agresión y también la receptora del daño.


Es la sociedad en su conjunto la que debe repudiar todo tipo de violencia y exigir del Estado la aplicación incondicional de las leyes, haciéndole observar sus deméritos cuando esta proviene de actitudes de los propios mandatarios.


@danieltemperoni


 

AUDIOS - RADIO BRISAS

Inaugurarán monumento a héroes de Malvinas en el barrio 2 de Abril
Mirta Tundis en "Brisas Segunda Edición"
La escuela prov Nº 62 Juan N. Guerra celebra sus 100 años
Sergio Siciliano en "Brisas Primera Edición"


VIDEO DESTACADO