18/01/2019
viernes 18 de enero del 2019 - T
18 enero 2019 - T

Daniel Temperoni Periodista

viernes, 11 de enero, 2019 - 10:27 hs.
Una gran oportunidad

Con la reunión realizada en la Villa Victoria, comenzó su trabajo la Comisión Bicameral que analizará el camino legislativo posible frente a la alternativa de desdoblar la elección provincial de la convocatoria nacional.


Es a partir de esta acción que se abren otras vertientes que están necesitando de debate y análisis desde hace varios años, cuando no se permitió que vieran la luz durante la Reforma Constitucional de 1994.


Sin duda que la autonomía municipal es un tema que no puede quedar por fuera de estas reuniones de diputados y senadores, aunque la convocatoria apunta en principio a las cuestiones electorales.


Pensar una provincia con municipios autónomos es apostar a cambiar el paradigma que ha guiado las relaciones políticas desde siempre.


Es importante que se aborden las distintas miradas existentes sobre la alternativa de separar los comicios bonaerenses de los nacionales y que no se obstaculice la vía de discusión para que las elecciones municipales también se hagan en otro turno.


El momento es propicio, además, para que se corrija la incorporación de los precandidatos y candidatos a consejeros escolares en la boleta de las autoridades municipales.


Teniendo en cuenta la legislación y experiencia en otras provincias en relación con la boleta única, debería ser materia de trabajo profundo en esta Comisión Bicameral para poder avanzar sobre el largo friso de papel al que está expuesto el electorado bonaerense desde hace décadas.


Un renglón ineludible es el referido a los sistemas electorales que se utilizan en la provincia, generando un abanico insostenible de ingenierías políticas que están muy lejos de la base de representatividad equitativa de los ciudadanos y prácticamente desconocidas por los electores.


La apertura del debate sobre estos temas reforzaría la política de gestión municipal, oxigenaría la relación de la provincia con las comunas y sanearía el sistema electoral vigente.


Todos los caminos conducen a la necesidad de arrojar luz a cuestiones que siempre han estado muy lejos del manejo de la ciudadanía, pero que están directamente relacionadas con sus urgencias.


Es una gran oportunidad para revitalizar la democracia participativa, siempre y cuando no se trate de una especulación electoralista.-


@danieltemperoni

   


Columnas anteriores
viernes, 18 de enero, 2019 - 10:22 hs.

Así como es imperativo que se comience a debatir otro paradigma productivo en General Pueyrredon, urge también que el manejo turístico y ambiental de la costa marplatense sea analizado desde todas las miradas posibles.


Una recorrida por los distintos puntos destacados de nuestra ribera marítima, nos permite visualizar rápidamente que no se ha tenido el cuidado necesario ni la atención mínima a través de las últimas décadas.


El hombre avanzó casi sin límites sobre las playas, construyendo todo tipo de estructuras fijas y desmontables, sin casi percibir que allí había fauna marina.


Los aislados trabajos de defensa costera permitieron que la naturaleza también continuara con su tarea de erosión permanente, tal cual lo vienen certificando anualmente los investigadores del Centro de Geología de Costas y del Cuaternario de la Universidad Nacional de Mar del Plata y del CONICET.


Sobran espacios públicos que fueron perdiendo incidencia en el uso cotidiano de residentes y turistas, quedando su adecuación para mejores tiempos económicos del municipio que nunca llegaron.


Existe, así, cierta urgencia en recuperar Parque Camet y Laguna de los Padres como sitios propicios para que la población creciente del distrito pueda disfrutar de ambientes agradables y bajo supervisión de sus respectivos planes de manejo.


La defensa del medio ambiente debe ocupar un renglón destacado en esta nueva ecuación.


La Rambla y la Pileta Cubierta requieren de una observación multidisciplinaria para luego encaminar una puesta en valor que recupere la postal histórica.


La cuestión inherente a los balnearios está pidiendo un análisis global que no deje de lado la profunda mirada sobre la ocupación excesiva y perniciosa que la sombra tarifada ha tenido en las últimas décadas sobre la playa publica, hoy casi inexistente.


Cuando se habla de reordenar y actualizar las vías de captación de más y mejor turismo para la costa atlántica, poco se dice y se hace con respecto a todos aquellos turistas que buscan otro tipo de servicios cuando disfrutan del mar y de la arena.


La fórmula tradicional fue dejando de dar sus resultados habituales y la actualidad está exigiendo de otras herramientas a la hora de planificar previamente las temporadas por venir.


Habrá que prepararse para estos desafíos y debatirlos lo más rápido posible.-


@danieltemperoni

viernes, 4 de enero, 2019 - 10:20 hs.

La realidad del distrito de General Pueyrredon está pidiendo cambios en el paradigma productivo, para poder dar respuestas concretas a miles de personas que buscan empleo genuino.


La tradicional potencialidad del turismo, la calidad y cantidad de lo generado por el cordón frutihortícola, la base productiva de la industria textil, el poder multiplicador de la estación portuaria y la diversidad que propone el parque industrial, no alcanzan para satisfacer la demanda laboral creciente y permanente.


A la base estadística del 11,8% de desocupación, también se superponen los comercios que cerraron durante el año pasado y las pequeñas y medianas empresas que no lograron superar las contingencias de la macroeconomía.


El panorama requiere de una mirada profunda y amplia que permita diagnosticar de forma certera, para inmediatamente empezar a aplicar aquellas políticas que se necesitan.


Una gran mesa de consenso que reúna a todos los sectores, incluyendo la representación sindical, la empresaria y la pública, aparece como la manera más inteligente de generar políticas frente a un cuadro socioeconómico más que preocupante.


Se requieren acciones rápidas que actúen sobre la raíz de la problemática del desempleo, pero a la vez que permitan tomar oxígeno a los sectores empresarios más complicados frente al panorama actual.


El municipio debería pensar en niveles de recaudación acordes con la situación general, al igual que la provincia de Buenos Aires, además de habilitar ambos todas aquellas líneas de promoción que faciliten a las empresas la ampliación de sus planteles productivos.


Existen renglones productivos que vienen creando puestos de trabajo en función de actividades muy puntuales como la tecnología y la industria del software.


Como palanca importante dirigida a la formación de recursos humanos, se destaca la apertura del Complejo Educativo Tecnológico que apunta a ampliar la base de jóvenes capacitados para cubrir la demanda de las TICs, conglomerado que ha logrado exportar por encima de los $1700 millones anuales.


Este ejemplo puede sintetizar el círculo virtuoso al que deben apuntar los sectores público y privado si realmente existe la intención de salir del tradicional circuito de recaudar sobre la base de lo producido.


Cambiar el paradigma productivo aparece como una necesidad urgente.-


@danieltemperoni

viernes, 28 de diciembre, 2018 - 10:22 hs.

Llegamos al punto del calendario en el que se expresan los mejores deseos y se intenta resumir en ellos toda esa carga positiva que surge ante los escenarios que no pudieron ser revertidos hasta el presente.


Por eso, deseo que Argentina siga siendo un país generador de alimentos para 500 millones de personas, pero que seamos capaces de ordenar las prioridades y los 44 millones de argentinos podamos cubrir todas nuestras necesidades alimentarias.


También, que logremos poner en marcha la pequeña y mediana empresa nacional y que se revierta el cuadro actual de situación donde sólo está en marcha el 45% de la capacidad instalada de esa rueda productiva que hoy es la responsable de sostener el 73% de los empleos no públicos.


Asimismo, que la exportación sea uno de los brazos más importantes de un proyecto nacional como ha sido en tantos momentos de nuestra historia.


Y que, por supuesto, el valor agregado de la capacidad argentina vuelva a ocupar los mercados internacionales que nunca debió haber abandonado.


Que nuestros niños y jóvenes sean quienes reciban la mayor atención y que las políticas de Estado apunten a sacarlos definitivamente de los márgenes de pobreza e indigencia que los vienen condenando a quedar fuera de todo sistema.


Deseo que la educación pública siga siendo la base sobre la que todos los sectores de la sociedad tienen la posibilidad de imaginar y construir un futuro mejor, formando a los recursos humanos que en todos los campos del conocimiento le dan prestigio a Argentina.


Que seamos capaces, de una vez por todas, de sanear el sistema previsional y otorgarle a los jubilados y pensionados lo que verdaderamente merecen por haber dado su esfuerzo de décadas al trabajo nacional.


Que haya más y mejor justicia, que podamos vivir en una sociedad con premios y castigos para que los buenos no sean superados por los malos.


Que los corruptos queden expuestos para que conducirse como corresponde no sea lo extraño.


Que haya seguridad y que la gente buena pueda volver a caminar las calles sin temor a los delincuentes.


Deseo, finalmente, que el trabajo sea respetado y que vuelva a transformarse en la palanca de cambio social por encima de cualquier especulación financiera.


@danieltemperoni

viernes, 21 de diciembre, 2018 - 10:35 hs.

El próximo año electoral obligará a la dirigencia política, a quienes detentan el poder y a los que quieren reemplazarlos, a poner su mejor esfuerzo en la elaboración de ideas y contenidos para poder generar trabajo y restablecer la producción en todos sus niveles.


Los indicadores macroeconómicos ponen a 2018 como el año de mayor devaluación del peso con un crecimiento del dólar de casi un 100%.


Sólo un tercio de las pequeñas y medianas empresas logran rentabilidad, mientras las restantes siguen perdiendo frente a la oleada de productos importados.


Las economías regionales necesitan recibir aire fresco para volver a ser la palanca productiva que nivele y lleve empleo a cada rincón del país.


De la misma manera en que el Estado se ve desbordado por el gasto, el ciudadano de a pie se encuentra presionado por los aumentos en la canasta básica, la dolarización de las tarifas de servicios públicos y el incremento de tasas e impuestos.


Entonces, desde los niveles de gobierno deben elaborarse las mejores estrategias de corto, mediano y largo plazo, para que esas políticas comiencen a ser las variables de cambio efectivas de una realidad que se viene fagocitando expectativas y esperanzas, individuales y colectivas.


Es lógico que las distintas vertientes de pensamiento busquen los acuerdos electorales que se practican en todo proceso democrático, pero luego tienen la obligación de debatir y ofrecer sus mejores propuestas programáticas a la ciudadanía.


Para que no sean sólo algunas caras conocidas las que pulsen a la opinión pública, sino la consecuencia de trabajos multidisciplinarios que abarquen toda la problemática económica y social de los argentinos.


Por encima de la carrera electoral, deberían poder alcanzarse una serie de puntos básicos entre las fuerzas políticas que apunten al mejoramiento de la calidad de vida de la población y generen un marco de previsibilidad para los próximos años.


Esta asignatura pendiente de los dirigentes ha significado un verdadero retroceso en los 35 años de democracia recuperada y, en algunas circunstancias, ha provocado mayores brechas de pensamiento entre los gobernantes y las verdaderas necesidades de la gente.


Un país con recursos naturales y generación de alimentos para 500 millones de personas, debe asegurar una cobertura plena para todos sus habitantes, como mínimo.


Para que esto sea realidad, los mandantes tienen que cambiar el paradigma.-


@danieltemperoni

viernes, 14 de diciembre, 2018 - 10:35 hs.

A 35 años de haber recuperado la democracia, los argentinos estamos en condiciones de mirar hacia atrás y replantearnos la forma en que debemos encarar el futuro en función de aquellos grandes temas que aún tenemos en el debe como país.


Hoy la pobreza y la indigencia superan el 33%, el 48% de los niños entre 0 y 17 años son pobres y la educación pública afronta un proceso de desinversión que podría desembocar en una crisis irreversible.


Es decir, las bases de recuperación social se ven seriamente encorsetadas por las contingencias económicas y no alcanzan para intentar salir de situaciones muy profundas que se dan en amplios sectores de la sociedad.


No obstante, la producción nacional genera alimentos para 500 millones de personas, aún cuando hoy la industria dice estar al 45% de la capacidad instalada.


Eso significa que las futuras gestiones deberán apostar a políticas que lleguen a cada uno de los hogares que hoy no pueden salir a flote y hacer que los 44 millones de argentinos coman todos los días como corresponde y alcancen aquellos niveles de seguridad, justicia, educación, salud, vivienda y desarrollo social tal como lo asegura la Constitución Nacional.


Para eso se necesitan urgentes medidas de apoyo para las miles de pequeñas y medianas empresas que sostienen al 73% de los puestos de trabajo no estatales.


También urge que se diseñen soluciones que apunten a defender la producción nacional frente a las importaciones desenfrenadas que han impactado fuertemente sobre todo el frente industrial argentino.


Asimismo, se necesita un acuerdo de la Nación con las provincias en torno a un nuevo plano de la coparticipación federal que asegure el sostenimiento permanente a las economías regionales.


Esto debe bajar luego a los municipios, para que se ordene el enmarañado cuadro impositivo que hoy hace tabla rasa con empresas y contribuyentes por igual, poniendo a nuestro país al tope de la presión fiscal a nivel regional.


No hay fórmulas mágicas ni dirigentes iluminados.


Frente a un mundo donde las grandes potencias exhiben un proteccionismo a ultranza pero reclaman que los más débiles abran sus fronteras, hay que empezar por defender lo nuestro y terminar de entender que la soberanía es el principio del camino de recuperación que nunca debimos abandonar.-


@danieltemperoni

AUDIOS - RADIO BRISAS

Marcelo Villegas en "Brisas Primera Edición"
Hernán Mourelle en "Brisas Segunda Edición"
Hugo Alconada Mon en "Brisas Primera Edición"
Eduardo Duhalde en "Brisas Primera Edición"


VIDEO DESTACADO