09/12/2019
lunes 09 de diciembre del 2019 - T
09 diciembre 2019 - T
jueves, 26 de julio, 2018 - 11:28 hs.
El consumidor entre las promos cash y las cuotas

Devaluación feroz. Inflación. Salarios viejos y precios que crecen. Tasas de interés por las nubes. Expectativas que no son optimistas. Datos que ya conocés. Pero la vida, o más precisamente, el consumo sigue formando parte de tus decisiones. Y en el entorno actual se presentan oportunidades y por qué no, riesgos. Mensajes que tenés que “decodificar” para que el resultado de tus gastos sea saludable.


Hoy es habitual que te encuentres como invitaciones a comprar, ya sea por liquidaciones por cierre, por fin de temporada (aún cuando no terminó…), promociones por pago cash y por qué no, descuentos más cuotas. Se pueden presentar separadas o combinadas. Todo el menú está disponible en tiempos de bolsillos flacos.


Me voy a enfocar en algunos tips que pueden serte de utilidad para comprender y mejorar tu comportamiento a la hora de decidir qué y cómo comprar. Entender que puede esconderse en lo más frecuente que vas a enfrentar:


Promos cash: Esta es una de las variantes que más estamos observando. ¿Qué es cash en la teoría y qué en la práctica? Desde lo formal, hoy los comercios deberían cobrar el mismo precio si abonás en efectivo, tarjeta de débito o de crédito en un pago. Sin embargo, la realidad no implica que esto funcione así. Cash es billete. Contante y sonante. En muchos casos, la compra no estará acompañada de la emisión de la factura, y posiblemente, no pagará los impuestos respectivos.


Algunos lo atribuyen a la presión impositiva que pesa sobre nuestras espaldas. Comercios que lo hacen por un mix de conveniencia – supervivencia. Esto sin embargo no debe hacerte perder de vista cuál es el precio de base sobre el que se aplica el descuento. NO debés dejarte seducir solamente por el % de descuento, ya que habitualmente los precios pueden estar previamente inflados. Y un dato no menor: si no te llevás un comprobante formal de la compra, y tenés necesidad de hacer un reclamo/devolución, aparecerán problemas adicionales, como acreditar la operación. Por eso no sería recomendable para cualquier tipo de producto o servicio.


Promos de descuento con Tarjetas: Esto puede estar limitado a los tenedores de plásticos que emite un banco en particular. De nuevo, un de % muy atractivo que opera como “gancho” que obliga sin embargo, a revisar la letra chica de oferta. Esto puede significar que la misma NO aplica a todos los rubros de tus compras y fundamentalmente, que suelen tener topes (montos máximos de descuento) que si superás determinado valor en tu operación, en términos prácticos, recibirás un descuento menor. Tenés que ser muy selectivo, casi “quirúrgico” en lo que ponés en el changuito, por llamarlo así. O aceptar que el descuento real que vas a recibir sea efectivamente menor, que puede no ser tan malo. ¿Sos de revisar tu resumen de cuenta bancario o de tu tarjeta de crédito? Ahí se acreditará el reintegro de tu compra. Comparalo con tu ticket y sacá tus cuentas.


Cuotas sin interés: ¿Existen? Nos acostumbramos durante mucho tiempo a pensar que esto era una realidad, pero no podía ser cierto. Precios Transparentes hizo un aporte para diferenciar el precio en un pago respecto del que hacés en cuotas. Esto obliga a mirar letra chica nuevamente. Y entender que cuando por ejemplo, compras un electrodoméstico y lo financias en cuotas fijas, vas a pagar esa heladera/televisor y también unos intereses. Y van a ir a parar a tu tarjeta de crédito. Y ahí se pueden potenciar si no tenés capacidad de pago para cubrir el total de vencimiento mensual de la misma. Combo explosivo. Si somos más precisos, debemos hablar del Costo Financiero Total (CFT) y no ya sólo de la Tasa de Interés de la operación. Tu esfuerzo está vinculado expresamente al CFT.


A modo de cierre, es bueno manejar algunos números que definen el entorno en el que se está moviendo hoy el consumidor argentino:


El programa Ahora 12 (un emblema del crédito para impulsar la industria nacional), tiene un CFT del 44.86%. Es uno de los más moderados.


El CFT para préstamos personales, se ubica entre el 60% y el 100%. Y refinanciar el saldo de tu tarjeta de crédito con costos incluso superiores.


Capítulo aparte se está dando en el sector automotriz. Muchos argentinos ingresaron en planes de ahorro para ir pagando su precio en cuotas. Hoy las mismas se actualizan al ritmo de la inflación/devaluación, y simultáneamente, brotan ofertas con precios más bajos por el parate de ventas. Como si fueran mundos diferentes.


La inflación proyectada a fin de año, cercana al 30%. Y salarios a la zaga. Y que siempre, se actualizan luego que los precios subieron. Poder de compra en baja y capacidad de cancelar deudas ídem.


Esto nos obliga a aumentar la selectividad de nuestras compras, revisar qué canales son más ventajosos, chequando los precios de cada uno. Ser consciente de la heterogeneidad del mercado de bienes y servicios, donde la regla es que los precios de productos idénticos, pueden ser distintos, según el lugar donde lo compres, el día, el medio de pago, etc. Moderar las conductas compulsivas y repensar tus hábitos, dándole un espacio mayor a la racionalidad. ¿Realmente lo necesito?


Hoy los argentinos (en general) dejamos de “cuotear”. Pisamos el freno y bajamos el nivel de nuestros compromisos. En un 72% hacemos frente a nuestras compras en un solo pago. Con débito o crédito. Más cercano a nuestras reales posibilidades y nuestros presupuestos


¿Instinto de supervivencia o Educación Financiera?


Vos tenés la respuesta.

   


Columnas anteriores
domingo, 10 de noviembre, 2019 - 10:26 hs.
miércoles, 23 de octubre, 2019 - 09:25 hs.
viernes, 28 de junio, 2019 - 13:39 hs.
viernes, 15 de febrero, 2019 - 08:02 hs.
miércoles, 5 de diciembre, 2018 - 08:13 hs.
AUDIOS - RADIO BRISAS

Marisa del Papa y Clara Obligado en "Tres Segundos"
Marta Yáñez en "Brisas Segunda Edición"
Santhyago Ríos en "Materia Prima"
Tomás de la Riva en "Tres Segundos"


VIDEO DESTACADO