22/11/2019
viernes 22 de noviembre del 2019 - T
22 noviembre 2019 - T
Dr. Pablo M. Del Cid MP 93383


sábado, 23 de abril, 2016 - 01:34 hs.

Las adicciones y el perdón

Hace 50 años le preguntaban a un filosofo hindú como librarse del habito de fumar. Este le respondía a su interlocutor, deje de luchar contra él, compréndalo, conózcalo, muestre interés en su adicción, este plenamente consciente de ella cada vez que fume.

Medio siglo después, es la ciencia la que nuevamente nos demuestra que muchas de las enseñanzas de los maestros de antaño eran genuinas. Hoy sabemos que cualquier adicción tiene su mayor poder en los cambios neuroquímicos que genera en las neuronas y que el tabaco como otras sustancias se apoderan de los circuitos de recompensa del cerebro y los esclavizan, generando dependencia para poder experimentar placer. Si me siento bien me drogo para sentirme aún mejor, si me siento mal, me drogo para salir del bajón.

A nuestro cerebro le interesa bastante poco si la sustancia que consumimos, sea tabaco, cocaína, alcohol, marihuana o éxtasis producen daño o nos pueden llevar a la muerte. El cerebro quiere alivio, recompensa, sentirse bien lo más rápido posible porque en el estado de bienestar percibe supervivencia y ausencia de peligro y viceversa.

No tiene la capacidad, nuestro cerebro digo, de cuantificar el daño que le generan dichas sustancias u otras por el estilo. Una vez que guardó la información esta queda archivada para siempre y va a ser reutilizada cada vez que la circunstancia se repita consciente o inconscientemente. En los 15 años que llevo haciendo tratamientos para dejar de fumar he mal aconsejado a mis pacientes. Fue así porque antes creíamos que debíamos luchar contra la adicción y no sabíamos que estábamos poniendo a los pacientes en una confrontación contra sí mismos, en lo que podríamos decir era una batalla casi perdida antes de empezar. Quizás eso explique las altísimas tasas de recaídas, sobre todo tabaquismo.

Hoy sabemos que el proceso pasa por comprender lo que está pasando, por entender los mecanismos que llevan a que los adictos vivan el día a día en una serie de conductas irracionales que los llevan inevitablemente a la angustia y la depresión culposa.

La clave pasa entonces por mirar hacia adentro con ojo no crítico, sin juzgarse ni culparse, solo con la curiosidad que tienen los niños por conocer lo novedoso. Observarse atentamente con inmensa autocompasión. Nosotros como médicos debemos ayudar a los pacientes que sufren adicciones a encontrar ese camino de autoindulgencia y perdón a si mismos.

Es más fácil obviamente retar y castigar, es más fácil utilizar imperativos y amenazas sobre enfermedades terribles y mortales. La teoría de que a través del miedo se logra vencer los problemas a colonizado la práctica médica ambulatoria durante decenios. Hoy no va más. Se sabe que solo genera más angustia y estrés, con el consiguiente aumento del riesgo cardiovascular.

Los problemas en general, y las adicciones en particular, no se solucionan metiéndolos debajo de la alfombra y haciendo de cuenta que no existen o que nunca estuvieron presentes. Se solucionan confrontándolos con una actitud benevolente y constructiva por parte del paciente y del equipo tratante. El éxito en definitiva estará más ligado al realce de los valores humanos más nobles, antes que al apego a los temores más aberrantes.
   


Otras noticias
Dr. Pablo M. Del Cid MP 93383
Dr. Pablo M. Del Cid MP 93383
Dr. Pablo M. Del Cid MP 93383
Dr. Pablo M. Del Cid MP 93383
Dr. Pablo M. Del Cid MP 93383


AUDIOS - RADIO BRISAS

Marta Yáñez en "Brisas Segunda Edición"
Santhyago Ríos en "Materia Prima"
Tomás de la Riva en "Tres Segundos"
Vilma Baragiola en "Brisas Segunda Edición"




VIDEO DESTACADO