15/12/2018
sábado 15 de diciembre del 2018 - T
15 diciembre 2018 - T
MUNDO


miércoles, 26 de septiembre, 2018 - 09:31 hs.
Qué hacer en la Isla de Pascua

La Isla de Pascua, perteneciente a Chile y localizada en el corazón del océano Pacífico, es el destino perfecto para aquellos que buscan un lugar inusual donde sumergirse en una cultura única. Aunque la colonización de los siglos XIX y XX dañaron las raíces de esta isla, haciendo que gran parte de sus rasgos característicos se perdiesen, como por ejemplo su escritura, todavía se conservan magníficas muestras del pueblo Rapa Nui. Repleto de leyendas, bellos paisajes y espacios donde relajarse, es recomendable visitarlo detenidamente para no perderse ninguna de sus joyas.


Las estrellas de este sitio son sin ninguna duda los misteriosos moais, que parecen esperar con pose solemne la visita de los turistas. Los moais son estatuas gigantes de piedra de origen incierto, aunque se sospecha que varias podrían haber sido talladas hace 1500 años. Actualmente, se han encontrado cerca de 900 alrededor de la isla, y su significado todavía no está claro. La teoría más extendida dice que los polinesios que habitaban la zona los construyeron para representar a sus antepasados, con el objetivo de que tuviesen una influenciapositiva sobre sus sucesores.


Otra visita obligatoria en la isla es el volcán Rano Raraku, uno de los principales donde se elaboraron algunos moais. Su característica forma ovalada y la vegetación verde que le rodea te trasladarán a una historia de fantasía. Extinto y con más de 350 mil años, este volcán era conocido anteriormente como MaungaEo (cerro perfumado), debido al excelente aroma que desprendían sus flores años atrás. Una historia explica que el volcán está vigilado por dos espíritus, los cuales decidieron establecerse en la zona por dicha fragancia.


Después de caminar por estos puntos, el mejor lugar para relajarse es la playa Anakena, un espacio paradisiaco en el que se puede tomar el sol sobre la fina arena o darse un baño en sus transparentes y apacibles aguas. Una opción para acabar el día es dirigirse a Tahai para ver una impresionante puesta de sol. Allí se puede disfrutar de los cálidos tonos del cielo mientras la sombra de los moais se hace cada vez más grande, haciendo que su presencia sea más impactante.


En definitiva, la Isla de Pascua es un terreno repleto de posibilidades. Cada uno de sus senderos termina en un punto interesante, por lo que perderse entre su vegetación es una gran experiencia.

   


Otras noticias


AUDIOS - RADIO BRISAS

Marcelo Villegas en "Brisas Primera Edición"
Hernán Mourelle en "Brisas Segunda Edición"
Hugo Alconada Mon en "Brisas Primera Edición"
Eduardo Duhalde en "Brisas Primera Edición"




VIDEO DESTACADO